Damien Chazelle y su romance con el jazz


El director estadounidense busca obtener su primer premio Óscar de la mano de la cinta, ‘La La Land’.


POR Julio Cruz Montoya  



lalaland

Hace 36 años nació el cineasta, Damien Chazelle, la actual sensación del séptimo arte gracias a la cinta, La La Land, la cual fue dirigida y escrita por él. Esta película se encuentra nominada a 14 óscares. Previamente, Chazelle dirigió Whiplash en 2014 y Guy and Madeline on a Park Bench en 2009.

Existen algunas similitudes en las tres películas que ha encabezado el estadounidense. La primera es que estás cintas han sido dirigidas y escritas por él, la segunda es que centran en la obsesión por el éxito y la tercera (y quizás la más peculiar) es que todas utilizan al jazz como un elemento sentimental y ambiental.

¿Por qué es tan importante el jazz para Damien Chazelle? La respuesta a esta pregunta se encuentra en su juventud, época en la cual él descubrió su amor por ese género. Esto sucedió principalmente en la preparatoria cuando el cineasta comenzó a tocar la batería y su inclinación musical se enfocó en dicho estilo y fue en ese momento cuando él desarrollo la mayor parte de sus destrezas musicales. Posteriormente, Chazelle se topó con el síndrome del músico frustrado al percatarse que su carrera como cineasta lo haría alejarse de la música. El estadounidense ha declarado que sí era un buen baterista, pero no contaba con el tiempo para poder desarrollar su máximo potencial. Claramente esta experiencia ha marcado varios guiones que ha escrito.

Esta tendencia comenzó con Guy and Madeline on a Park Bench, su primer largometraje como director. Esta cinta es un drama musical filmado a blanco y negro, el cual relata con poco dialogo y mucha música la historia amorosa entre los protagonistas y como ellos intentan superar su ruptura. Esto sucede a través de un sin fin de matices emocionales expuestos por medio del jazz, el cual es utilizado como un instrumento de amor y desamor a lo largo de la película.

Pasarían 5 años para volver a ver una cinta de Chazelle en la pantalla grande y se trató de Whiplash, un filme que posicionó al estadounidense como una de las promesas más interesantes del cine.

El argumento de esta cinta se centra en un talentoso baterista dispuesto a sacrificarlo todo por convertirse en una leyenda del jazz. El personaje principal asiste a una de las escuelas de música más prestigiosas de Estados Unidos, en donde es guiado por uno de los mejores y más exigentes profesores de la institución. Nuevamente la trama se fundamenta en la vida de Damien, ya que durante su aventura musical él vivo algo parecido. En esta cinta se repite la tendencia de la obsesión por triunfo y la música jazz. Esta película obtuvo cinco nominaciones al Óscar y ganó 3 estatuillas, incluyendo la de mejor actor de reparto.

Siete años después de haber estrenado su primera película, Damien Chazelle, continua usando el jazz como un hilo conductor de amor que vuelve a jugar un papel preponderante ahora en la película, La La Land, donde la trama se centra en una historia romántica, en la cual predomina la pasión por el éxito y la transmisión de sentimientos por medio del jazz. Este largometraje esta nominado a 14 premios de la Academia.

Por si fuera poco en 2013, Chazelle, escribió el guión de la cinta Grand Piano, la cual, de nueva cuenta y como es el estilo del estadounidense contó con la música como la esencia principal de la cinta.

No es casualidad que todas las películas de Damien Chazelle utilicen el jazz como un elemento fundamental en la trama y hasta este momento su naciente carrera se ha caracteriza por el romance entre él y dicho estilo: “Yo amo el jazz. Yo crecí tocando este género en la batería, así que no es sorpresa que esa sea la música con la que más me identifico”. Meses atrás el cinematógrafo obtuvo el DGA, galardón que lo coloca como el preferido para obtener el Óscar en la misma categoría.

BANNER BAJA NUESTRA APP 165



comments powered by Disqus