Daniel Craig: El Agente 007 jamás baja la guardia y tampoco el hombre que lo interpreta…


Daniel Craig: El Agente 007 jamás baja la guardia y tampoco el hombre que lo interpreta… Hasta ahora


POR Staff Rolling Stone México  



Daniel Craig: El Agente 007 jamás baja la guardia y tampoco el hombre que lo interpreta... Hasta ahora

Por: Erik Hedegaard

Aquí viene por fin Daniel Craig, sumergiéndose en los ambientes nebulosos de un turbio hotel en Manhattan, con lentes oscuros, luciendo bastante deportista con sus pants blancos y su delgadísima camiseta con cuello en V, manga corta y ceñida a los músculos, acomodándose en las sombras más profundas del salón, tomando asiento, quitándose las gafas, pidiendo una cerveza, comentando superfluamente acerca de lo que ha hecho desde la conclusión del rodaje de la última película de James Bond, Skyfall (“He estado bebiendo a gusto. Y reconectándome con mi familia y conmigo”), pronunciando algunas palabras acerca la película (“Es muy buena. Tiene una cierta ligereza, una especie de guiño porque, después de todo, se trata de una película de James Bond”) y diciendo unas cuantas palabras acerca del contrato que le compele a la realización de otras dos películas de Bond (“He intentado zafarme de esto desde que empezamos con el numerito, pero no me dejan ir y yo accedí a filmar dos más, pero primero veamos cómo le va a ésta, porque los negocios son los negocios, y si todo se va a la mierda, tengo un contrato con el que alguna otra persona podría limpiarse felizmente el culo”). Mira su cerveza. No hay más cerveza. Pide otra.

Hoy, el actor se le ve suelto y agradable, incluso amistoso, por lo menos ocasionalmente; Craig está muy dispuesto a hablar, un tipo de hombre que Craig, de 44 años, es en realidad. Casino Royale fue estrenada en 2006 y Craig se convirtió instantáneamente en una sensación internacional. Pero antes sólo era conocido en Inglaterra, en donde había protagonizado una serie televisiva muy famosa, así como numerosas cintas pedantes y “de arte”, como la retorcida película de gángsters Layer Cake (2004), le mejor película estilo Guy Ritchie –pero sin Guy Ritchie– de todos los tiempos. En Estados Unidos, sus películas no llenaban salas (Road to Perdition) o constituían errores garrafales (Lara Croft: Tomb Raider), y en realidad los radares mediáticos no lo detectaban.

Pero luego fue contratado para ser el sexto James Bond en la película número 21 de la saga, una decisión de la gente de casting que en un principio enfureció y dejó perplejos a los fans de la serie (su color de pelo no es el correcto, es de baja estatura, al parecer no sabe manejar autos con caja de velocidades, es poco hombre ya que en ocasiones se marea en los barcos, etcétera). Al final, por supuesto, fue considerado el mejor 007 desde Sean Connery y muy superior a sus ahora minimizados pares, George Lazenby, Roger Moore, Timothy Dalton y Pierce Brosnan.

Se le elogió por su “virilidad moderna y acuciante” y por ser “el Bond más complicado de todos”, por ser “el primero que realmente sangra”, por encarnar a un “matón muy hermoso” y por los nuevos y brutales niveles de violencia no graciosa que ha sabido aportar en el set o que ha tenido que soportar, sobre todo durante esa escena donde la ultra-sádica Ilsa, Mujer Lobo de la SS, lo tortura golpeándole los testículos, que seguramente recularon hasta lo más profundo de sus intestinos. La segunda cinta de Craig-como-Bond, Quantum of Solace, no fue tan exitosa (sobre todo porque la huelga de los guionistas impidió que el equipo comenzara a fi lmar con un guión terminado), pero también generó ganancias ($576 millones de dólares, cantidad que debe ser comparada con los $599 millones de la producción anterior; en palabras de Craig: “Hicimos lo que debíamos hacer”) y si te gusta la oscuridad, no tienes más que sumergirte en este filme, con un Bond furioso que obsesivamente intenta vengar la muerte de su novia, Vesper Lynd, y al carajo con la M de Judi Densch y las oportunidades para colocar
los pintorescos panoramas del pasado.

BANNER CONTENIDO 3-115



comments powered by Disqus