Danny Boyle habla de la cinta ‘En Trance’


Danny Boyle nos habla de su nuevo thriller psicológico ‘En Trance’.


POR Staff Rolling Stone México  



Danny Boyle nos habla de su nuevo thriller psicológico 'En Trance'.

Platicamos con Danny Boyle sobre su nuevo thriller psicológico, En Trance, protagonizada por James McAvoy, Rosario Dawson y Vincent Cassel.

Por Alberto Trigo

Cuánto cambió En Trance desde el momento en que decidiste inicialmente que esto es lo que querías hacer y la película terminada?
Siempre es difícil evaluar ese proceso. Otras personas son mejores para analizarlo. En un nivel de día a día, como siempre lo estás cambiando, no lo notas. De alguna manera no puedes ver lo que estaba ahí. Por ejemplo, recientemente platicaba con Rosario (Dawson), que la vio nuevamente en la premier, y me estaba comentando cuánto había cambiado. No puedo juzgar eso. Aun cuando está basada en un guión original, definitivamente es la versión de la historia de John [Hodge]. Es como una historia que le debe una deuda a Joe Ahearne. Pero es muy diferente en la forma en que emergió. Hay un par de cosas que quedaron igual, como el personaje femenino central, que fue una de las razones por las que se nos antojó hacer la película en primer lugar. Pero da giros y cambia mucho a partir de eso. Es difícil notarlo, es difícil desentrañar lo que estaba antes ahí de lo que es ahora. Realmente no puedo verlo. Siempre es algo extraño. Es como dice la gente, como cuando descubren que le ofreciste un papel primero a otro actor y preguntan: “¿Cómo hubiera sido si Hugh Grant hubiera salido?”, y no lo sabes. Nunca puedes hacer eso. Nunca puedes imaginarla con nadie más que con el actor que sí contrataste porque se convierte en ese personaje y ya no te puedes imaginar a nadie más interpretando ese papel.

¿Alguna vez observas al público viendo tus películas?
Cuando tienes la oportunidad de hacer eso es en las proyecciones de prueba. Sé que muchos realizadores odian las proyecciones de prueba, pero yo las disfruto. Digo, la película aún no está terminada, pero no hay otro momento en que tengas la pureza de respuesta cuando la gente literalmente no sabe nada. Digo, ni siquiera tú estás completamente convencido aún de sobre qué trata la película,  porque no la has terminado. Amo esas proyecciones. Después de eso, lo que hablan de ella pueden resultar algo doloroso, puede ponerse algo difícil especialmente con el estudio si no recibe comentarios suficientemente buenos. Pero encuentro que el proceso, el ritmo de ver una película con un público me ayuda inmensamente. Algo que he aprendido sobre mis películas es que la cinta estalla al principio. No pide disculpas y se va con todo hacia ti al principio, no tienes que hacer ningún esfuerzo. Me encantan esos tipos de inicios. El cine debe de ser comunal. Esa especie de experiencia comunal de ver una película juntos.

¿Qué te parecen los espectadores estadounidenses, que siempre quieren saber todo lo que está pasando, a diferencia de En Trance donde las cosas son más ambiguas?
Recuerdo que había algunas personas en las proyecciones de prueba que eran asombrosas, la forma en la que hablaban de la película después. Y les gustó por esa razón. Tenemos una tendencia en Europa a pensar que en Estados Unidos son tontos. Son espectadores muy sofisticados. A veces les gusta un tipo particular de película, pero en realidad son muy sofisticados. Aman el cine en una forma que nosotros no. Digo, los franceses sí e India sí, los países que conozco y los estadounidenses también pero de una forma que nosotros no y otros países europeos tampoco. Ciertamente Gran Bretaña no. Creo que no lo tenemos en la sangre igual que ellos. Así es que siempre soy muy cuidadoso cuando la gente piensa fácilmente que en Estados Unidos son tontos y dicen: “Estos gringos tontos que están arruinando tu película”. Son un público muy sofisticado, con una sensibilidad ligeramente diferente. Les gusta más el sentimentalismo, son mucho más accesibles al sentimentalismo, mucho más positivos en lo que respecta al sentimentalismo y a las montañas rusas emocionales. Son mucho más, mucho más libres y dejan que eso sea mucho más accesible. Creo que ése es un sentimiento nacional que tienen hacia sus películas, y que a nosotros nos asusta más, supongo. Pero nuevamente, no creo que el público general de Gran Bretaña sea así. Creo que es la intelectualidad.

¿Aún hay géneros que te gustaría explorar?
Tiendes a hablar de géneros cuando estás haciendo publicidad aun cuando realmente no piensas en eso… Por ejemplo, en este momento estamos trabajando en dos películas de época, que no es un género que hemos elegido. Es un género, pero realmente no lo hemos escogido. Nunca antes he hecho una, así que pensarías que deliberadamente nos fuimos hacia eso. No es eso, simplemente emergen. Digo, aún me encantaría hacer un musical, habiendo dicho todo lo anterior. El problema con eso es que de verdad necesitas dejarlo emerger. Hemos hecho una película que podría haber sido un musical, que fue Millions. Debería haber sido un musical y hablamos al respecto, Frank Cottrell Boyce, el escritor, y yo, hablamos al respecto, y en ese momento no teníamos la seguridad para lograr salirnos con la nuestra. Ese tipo de película, que es dos niños encantadores que cantarían. Y no cuestionarías por qué están cantando y luego eso dejaría a los adultos cantar y todo mundo estaría contento. Y luego puedes bailar. En cuanto cantas, puedes bailar. Y no hay problema, no hay barrera. Pero tienes que dejar que ese vehículo emerja, no puedes crear ese vehículo porque éste es un musical original, no es una adaptación de una obra teatral o la nueva versión de otro musical. Es intentar hacer una historia musical original con música original.

¿Ya se comprometieron todos los actores de Trainspotting en hacer la segunda parte?
Bueno, no se comprometerán hasta que tengamos un libreto, y hacen bien.  Es una especie de umbral de calidad en el que emitirán su juicio y así debe de ser. No creo que nadie quiera hacerlo para decepcionar a la gente con una segunda parte.



comments powered by Disqus