‘El Santos contra La Tetona Mendoza’ Los personajes de Jis y Trino son más grandes


‘El Santos contra La Tetona Mendoza’ Los personajes de Jis y Trino son más grandes.


POR Staff Rolling Stone México  



'El Santos contra La Tetona Mendoza' Los personajes de Jis y Trino son más grandes.

Por: Juan José Reyes

La historieta surgió en un momento de gran efervescencia política, con la sociedad mexicana polarizada y preocupada por criticar las consecuencias de las políticas seguidas por el gobierno, por la doble moral, la desigualdad y otros temas más; a estos personajes –creados por José Ignacio Solórzano (Jis) & José Trinidad Camacho (Trino)– le dieron un cigarrillo de mota para poder aguantar y los dotaron de un humor particularmente ácido.

En los últimos años, tanto El Santos como La Tetona y sus compañeros de aventuras, El Cabo, los zombies de Sahuayo y el Peyote Asesino –acérrimo enemigo del enmascarado pacheco dentro y fuera del encordado, así como su rival de amores– permanecieron en aparente olvido. Pero nada de eso, simplemente estaban asimilando el cambiante contexto nacional, sin dejar de meterse sus “chubis” ni de comer peyote, es decir, se estaban recargando.

En los últimos 10 años, Jis y Trino continuaron trabajando en sus personajes, hasta que llegó la oportunidad de concretar la versión fílmica, para lo cual se sumaron al proyecto Alejandro Lozano como director, mientras que los actores Daniel Giménez Cacho, José María Yazpik y Regina Orozco prestaron sus voces para los personajes principales. Para esta adaptación, los escritores echaron mano de las anécdotas ya conocidas, pero otorgaron total libertad a la actualización de lo que ocurre a su alrededor; además de incluir homenajes a clásicos del cine, que van de La Naranja Mecánica a Matrix, sin faltar la crítica política y social, así como el humor re-pacheco.

Jis comentó que “esperamos que los jóvenes que tuvieron la oportunidad de leernos en el periódico donde aparecía El Santos –lo que provocó que en su momento nos asociaran a una posición de izquierda– valoren a los personajes que son reflejo de la sociedad; eso es lo que más nos interesa hacer, la filiación política que tenemos es lo de menos. Por eso la película nos permitió crecer en el contenido, los personajes, las situaciones y entonces crear un reflejo de nuestra realidad”.

La relación de ambos moneros se ha prolongado por más de dos décadas, tiempo en el que han atravesado por diversas etapas en su relación con los personajes que crearon; reconocen de manera juguetona que, por momentos, adquieren la personalidad de alguno de ellos, “pero sobre todo”, dice Jis, “conservamos el buen humor de todos. En ocasiones, las críticas y el rechazo han sido fuertes, ni siquiera recordamos por qué dejó de salir El Santos en el periódico, pero luego anduvimos en varias publicaciones, grandes, pequeñas, conocidas, otras francamente underground, en Guadalajara, Monterrey y el Distrito Federal”.

Para Trino, esa etapa representó la oportunidad de replantearse la relación con los personajes y con la visión que les dio origen, “porque hemos estado siempre rodeados de mitos, malas interpretaciones y todo lo que te puedas imaginar, desde cómo fue que nos conocimos –hay dos versiones, una que es imposible de creer que fue por accidente, y otra más como de ensueño, que ocurrió todo de manera mágica. Todo tiene algo de cierto, y eso es lo divertido. Cuando los productores nos propusieron hacer la película nos sentimos muy entusiasmados, porque de esta manera muchas cosas se van a aclarar, como nuestra filiación política. No somos de izquierda, aunque somos críticos con la sociedad; con las cosas que sucedían en el país hace 20 años y ahora, es imposible no serlo, sobre todo si tenemos la oportunidad de contar con un espacio de difusión grande. También está el hecho de que lo central en El Santos es su sentido del humor muy mexicano y su ‘pacheques’”.

Jis se apura a decir, “y en exclusiva para Rolling Stone ¿eh? Sí somos bien pachecos (risas) Ese es de los mitos más divertidos que tenemos”.



comments powered by Disqus