Bienvenidos los personajes complicados


El director David O. Russell nos habla de la cinta Escándalo Americano


POR Staff Rolling Stone México  



El director David O. Russell nos habla de la cinta Escándalo Americano

La película Escándalo Americano utiliza un episodio sensacionalista para escudriñar en la soledad de un grupo de desadaptados

Por @Óscar Uriel

David O. Russell insiste que no produce recreaciones históricas en el cine, que simplemente realiza películas de entretenimiento.

Esto ante los constantes cuestionamientos sobre si su más reciente cinta titulada Escándalo Americano es una traslación fiel a la pantalla grande del provocador episodio Abscam (operativo ejecutado por el FBI a finales de los setenta y principios de los ochenta, el cual pretendía desenmascarar actos de corrupción en exclusivos círculos de políticos).

Acudimos a la ciudad de Nueva York con el objetivo de charlar con el polémico director que, con Escándalo Americano, cierra un tríptico cinematográfico iniciado con El Peleador para después continuar con Los juegos del destino.

“Son películas en las que los personajes son seres que no están satisfechos con el rumbo que han tomado sus respectivas vidas. Son personas carismáticas, pero también sumamente entrañables. Pasan prácticamente toda una película, no sólo el tercer acto, tratando de averiguar quiénes son en realidad y cómo pueden conectar con sus sentimientos de nueva cuenta. El Peleador y Escándalo americano están basadas en casos reales, Los juegos del destino en una novela. Ninguna de las cintas está apegada al material original puesto que a mí me interesa explorar ciertas temáticas en especial”, amplía el temperamental realizador que esta fría mañana de diciembre pareciera estar en la mejor disposición de compartir con los medios de comunicación su experiencia de rodar este filme en particular.

Escándalo Americano está situada en la década de los setenta o, como Christian Bale la ha descrito, “una fiesta de Halloween que duró diez años”. Sin embargo, para O. Russell el relato no es anecdotario ni sobre el tumultuoso período, sino acerca de este grupo de personajes en particular quienes han sabido abrazar la vida en un momento determinado a pesar de los obstáculos que han tenido que enfrentar.

En el centro de esta anécdota se encuentra la historia de amor protagonizada por Irving Rosenfeld (Christian Bale) y Sidney Prosser (Amy Adams), dos embaucadores que se han encontrado por un acto fortuito, por lo que el director insiste que Escándalo Americano resulta su película más romántica a la fecha.

“La relación pasional hace que estos dos personajes sientan un poder especial, ese vigor que produce el estar enamorado. Cuando vives una situación así, te conviertes en algo similar a lo superior de la suma de las partes, algo divino te sucede. Para mí, la primera parte de esta película trata sobre comunicar el cómo estas dos personas se enamoran, lo especial que se convierten el uno para el otro, el cómo la vida se transforma de repente en algo hermoso. Nos enamoramos súbitamente de la pasión por vivir y después vienen los problemas…tienen que reinventarse para sobrevivir, pero entonces ¿qué sucederá con su relación? Escándalo Americano no va sobre el espionaje del FBI, en absoluto, va sobre las relaciones humanas”.



comments powered by Disqus