La Otra Cartelera – ‘La Cumbre Escarlata’ + ‘Sicario’


Dos atractivos e interesantes estrenos este fin de semana, la más reciente película de Guillermo del Toro y un excelente thriller de acción con Emily Blunt y Benicio del Toro.


POR Arturo Aguilar  



La Cumbre Escarlata (Crimson Peak)

La Cumbre Escarlata es una curiosa quimera fílmica formada por muchas de las pasiones y obsesiones temáticas de su creador, Guillermo de Toro.

Tratar de encasillarla en algún género –o llegar con alguna predisposición sobre ‘qué es lo que Del Toro debe hacer en una película con las características que hemos visto en un par de trailers’- es un error que conduce a una inevitable decepción.

Al inicio de la película, Edith (Mia Wasikowska) presenta a un editor una novela que busca publicar. El editor dice, ‘es una novela de fantasmas’, a lo que Edith replica, ‘no, es una novela con fantasmas’.

Lo mismo aplica a la más reciente película de Guillermo del Toro. No es una película de fantasmas, sino con fantasmas. No es una película de terror, sino una película que hace guiños y homenajes al género del terror sin entrar en él (en particular al cine de terror gótico de la Hammer, compañía que produjo en los 60, los clásicos Drácula, Frankenstein, La Momia). Crimson Peak es también una novela gótica romántica (en la tradición literaria de las hermanas Bronte: de Cumbres Borrascosas a Jane Eyre) en plenitud, un thriller hitchockiano lleno de suspenso (de nuevo, homenajes directos a cintas como Rebecca), una cinta de fantasía, una experiencia visual tanto por el diseño de producción y la eterna coreografía visual de la cámara a lo largo de toda la cinta, un filme donde los fantasmas son representaciones de nuestro pasado y nuestros secretos (algo que podemos encontrar en la filmografía de Del Toro desde sus inicios), y más.

La Cumbre Escarlata es la suma de todos los delirios y obsesiones artísticas de Del Toro materializada en quimera fílmica con diferentes partes.

Es la película que Del Toro quiso hacer para el adolescente gótico que vive en él. Es la película que el estudio con el que trabaja le permitió hacer para tenerlo contento después de los éxitos económicos que representaron Hellboy 2 y Titanes del Pacífico a nivel mundial.

Además de quererlo para seguir adelante con la franquicia Pacific Rim (cuyo potencial económico a nivel industria es muy alto), es casi seguro que Universal Pictures lo quiera a cargo de alguna de sus películas de monstruos, cuando en unos años lancen con toda pompa y circunstancia nuevas versiones de los clásicos antes mencionados: Drácula, Frankenstein, La Momia, etc. Una de las dinámicas más socorridas por los estudios de Hollywood para mantener cierta fidelidad por parte del talento artístico de sus películas es darle luz verde a estos proyectos mucho más personales, difíciles de explicar y vender al público masivo que prefiere un cine de fórmula en el que sabe exactamente qué va a pasar en cada momento (acción, terror, comedia romántica).

Esto explica tanto el desdén del público en la taquilla como de una importante parte de la crítica hacia el filme.

Dejando a un lado eso, La Cumbre Escarlata sigue siendo una película atractiva y sugerente, que vale la pena disfrutar y apreciar en una pantalla grande, deleitarse con secuencias como la del vals y con los movimientos de la cámara durante toda la cinta.

Un paseo por los gustos de Del Toro que si se entiende como tal, puede disfrutarse mucho. Pero por ahora, en mi lista personal, El Laberinto del Fauno seguirá como su película más lograda.

Tierra de Nadie (Sicario)

Kate Macer (Emily Blunt), es una agente del FBI encargada de ciertas misiones extremas en la lucha contra grupos delictivos, quien es reclutada por una unidad élite del gobierno encargada de tareas especiales en la llamada ‘guerra contra las drogas’.

La agente Macer es una idealista en toda regla. Cree que su trabajo es lo que puede hacer la diferencia para bien, cree en hacer las cosas correctamente y siempre legalmente.

Para abrirle los ojos a las complejidades del verdadero mundo moderno entran en escena Matt (Josh Brolin) y Alejandro (Benicio del Toro), líder y asesor-especialista, respectivamente, de este grupo secreto que se mueve bajo una idea que para Marcer parecía inconcebible: para lograr resultados positivas, a veces se necesita y hay que hacer cosas malas.

Lanzada en una espiral de sucesos que la llevan a descubrir hasta donde su propio gobierno está involucrado como parte del problema y no de la solución, y las necesidades o circunstancias políticas que permiten seguir alimentando al monstruo que se enfrenta, mientras se crean monstruos propios; es la extraordinaria mano como director de Dennis Villeneuve lo que hace de toda la cinta una experiencia intensa, que atrapa, con secuencias llenas de tensión, con un control absoluto de los tonos y ritmos en los que se va desarrollando al cinta.

La secuencia del operativo dentro de México (no les diré mucho más) que se acerca a su desenlace en el puente migratorio entre los dos países (en la primera mitad de la cinta), los hará literal no parpadear y hasta mantener la respiración bajo el deseo del director y su puesta en cámara.

Y si bien Emily Blunt, Josh Brolin y Benicio del Toro realizan un trabajo sólido y que vale destacar, es la fotografía de Roger Deakins (el 12 veces nominado al Oscar), el que al lado de la maestría de Villeneuve para definir una narrativa tan dinámica, la que vale por completo e boleto del cine.

Ese trabajo particular entre dirección y fotografía sabe como nunca antes incorporar a la narración de diferentes momentos de la cinta, con una notable eficacia y dramatismo, material de todo tipo, que va de imágenes satelitales o de drones, circuitos cerrados, cámaras de seguridad y mucho más, a los cuadros preciosistas que con el desierto como escenario (y en otras ocasiones), Deakins plasma en la pantalla, y que no buscan solo maravillar en lo visual, sino que cumplen un fin claro en la narración de la película.

Una película que bien podría pelear varias nominaciones al Oscar en unos meses.

BANNER 2




comments powered by Disqus