Las 10 mejores películas de la década


Estas son las 10 que profundizaron en el tiempo y cavaron su camino hacia tu cabeza y corazón…


POR Staff Rolling Stone México  



Estas son las 10 que profundizaron en el tiempo y cavaron su camino hacia tu cabeza y corazón...

Mantenganse lejos, líos de Hollywood y brillo de los Oscares. Estas son las 10 que profundizaron en el tiempo y cavaron su camino hacia tu cabeza y corazón.

lord10.- The Lord of the Rings: The Trilogy

OK, estoy haciendo trampa, son tres películas. ¿Pero como puedes separar las unas de las otras? La trilogía del Señor de los Anillos de Meter Jackson basada en los libros de J.R.R. Tolkien, es un asombro que no otra película épica lanzadsa en los últimos 10 años puede igualar, mucho menos superar en tamaño y alcance. Hobbits, magos, y señores del mal, todos rondaron por una ficticia Tierra Media mientras Frodo (Elijah Word) trabajaba para destruir el Anillo en el Monte del Fuego. Gollum, el larguirucho, espeluznante, esquizofrénico villano generado por computadora con la voz de Andy Serkis, entró en conversación global. Al final de la década, esa conversación parece no mostrar señal de parar.

99.- Mystic River

Clint Eastwood, 80,sopló la década en una alza creative, dirigiendo desde Million Dollar Baby, Flags of our Fathers, Letters from Iwo Jima, Changeling, Gran Torino e Invictus. Pero el filme del 2003 que yo creo se compara con su pieza maestro de 1992 Unforgiven, es Mystic River. Todo lo que Eastwood sabe acerca de hacer películas y vivir se vierten en este feroz drama acerca de unos amigos que crecieron juntos en el Boston de la clase trabajadora. Ahora, llevados por la culpa y el miedo, sus lazos están rotos. Tim Robbins y Sean Penn, en un momento brillante, merecidamente ganaron un Oscar por su actuación. Pero es el poder alarmante y la intimidad que Eastwood invierte en esta historia que toma una pieza de ti.

88.- The Departed

Finalmente Martin Scorsese ganó su Oscar por este clásico del crimen que algunos pensaron era demasiado vieja escuela para ser profunda. Véanla de nuevo, escépticos, y esta vez pongan atención. Al escoger a Leonardo DiCaprio como un policía pretendiendo ser un maleante y a Matt Damon haciendo lo opuesto, Scorsese nos pegó con duros destellos de cómo la corrupción empieza en la infancia. El personaje de Damon fue enganchado a los 12 en una pandilla local (Jack Nicholson en plena gloria) lo compró con comestibles. Esta visión no comprometida de una sociedad pudriéndose por dentro permanece como el matón triunfante de una película. Incluso en una década en la que Scorsese se llevó éxitos con Gangs of New York y The Aviador, The Departed es la mejor.

77.- Brokeback Mountain

El difundo Heath Ledger ayudó a definir ésta década como el Guasón en The Dark Night. Pero para mí, el rol de Legder que perdurará es Ennis Del Mar, el ranchero casado de Wyoming con un amor prohibido (es 1963) con el jínete Jack Twist (Jake Gylenhaal) in la película de Ang Lee, Brokeback Mountain. El director taiwanés de películas como Crouching Tigre, Hidden Dragon caminó sobre tierra volátil con su adaptación de la historia de Annie Proulx. Pero Ledger le dio a este filme alma. No solo sabía como Ennis se movía, hablaba, y escuchaba; sabía como respiraba. Verlo inhalar la fragancia de la camisa de Jack colgada en el closet es una escena que penetra tu corazón. Este hito de película lo hizo.

66.- The Incredibles

De todos los Milagros que Pixar escupió en esta década, The Incredibles aún me sigue deleitando. No cualquier caricature lidia con las crisis de mitad de la vida, disfunción marital, negligencia infantil, miedos de impotencia, meteduras de pata en la moda y una angustia existencial. Creados por Brad Bird, la avanzada animación del filme renuncia a los usuales animales que hablan y se enfoca en los humanos – en este caso, una familia de superhérores retirados. Una pequeña y descarada bola de fuego llamada Edna Mode (de hecho Bird hace su voz), la guru de los insultos de moda, diseña los disfraces indestructibles. Escépticos que pensaron que la película era demasiado oscura para los niños como para lograr ser un gran hit, se comieron sus palabras. The Incredibles no sonaban a caricaturas, sonaban verdaderos.

55.- No Country for Old Men

Situado en 1980 en Texas occidental, donde la persecución es por dinero de droga robado, No Country for Old Men – que ganó el Oscar a mejor película para los hermanos Coen – fue una meditación literaria en el deseo sangriento de Estados Unidos por un arreglo fácil. Javier Bardem también se llevó a casa una estatuilla dorada por interpreter a la Muerte en forma de un asesino con un estupendamente mal corte de cabello. Al adaptar la novela de Cormac McCarthy, los Coen trabajaron en un territorio nuevo al abordar el bien y el mal con una fijación rigurosa en las complejidades envueltas. Con su humor negro en evidencia, los Coen hicieron una película que llevó en sus huesos el virus de lo que nos hemos convertido, una película que nos forzó a ver dentro del abismo de nuestro propio hacer.

44.- A History of Violence

¿Es acaso el director canadiense David Cronenberg uno de los menos reconocidos artistas inconformes en las películas? Lo pueden apostar. Podría haber escogido a la película del 2007 Eastern Promises para probar mi punto. Pero escogeré A History of Violence del 2005 – ambos filmes son protagonizados por Viggo Mortensen en su mejor momento – porque me llegó con su inteligencia subversiva. Las cosas parecen normales en un pequeño pueblo donde un asesino profesional reformado (Mortensen) dirige un restaurante y corre a casa con su bella esposa (Maria Bello). Y luego el pasado aparece. Cronenberg sabe que la violencia estpa atada a nuestro ADN. Su filme retrata cuan secretamente deseamos lo que públicamente condenamos. Este es un potente veneno para un thriller, un no adulterado e inolvidable Cronenberg.

33.- Mulholland Drive

No hay major película para perderse que – con o sin sustancias controladas – la oscura y deslumbrante pieza de David Lynch acerca de una amnésica (Laura Harring) y una aspirante a actriz (Naomi Watts) que se unen para resolver un asesinato en la ciudad de los angeles amoratados. Los espectadores inteligentes no se preocuparon en negociar acerca la trama. Tan solo se rindieron al visionario atrevimiento y al excitante erotismo de su filme. Está bien, algunos se emocionaron de ver a Watts y Harring frotarse mutuamente los senos. Pero mientras las identidades cambian y el mundo está fuera de balance, Lynch cimenta su reputación como poeta del cine. Aún puedes descubrir mucho acerca de ti mismo al ver Mulholland Drive. Se agarra de ti como un sueño que no puedes dejar ir

22.-Children of Men

Pensé que el filme de Alfonso Cuarón acerca de la fábula futurística de P.D. James era buena cuando salió en 2006. Pero después de repetidas vistas, se que Children of Men es indisputablemente buena. Un hipnótico Clive Owen estelariza como un líder de la resistencia fijando sus esperanzas en la última mujer embarazada sobre la tierra. ¿Es posible capturar la terrible ausencia de un mundo sin niños? Cuarón lo hizo. Ninguna película de esta década fue más dolorosamente bella y con alegre acción. No solo observas la escena de la emboscada al autobús (pura magia de la cámara) – lo vives dentro. Esa es la magia de Cuarón: Te hace creer.

11.- There Will Be Blood

Dos años después de haber visto por primera vez There Will Be Blood, estoy convencido de que el profundo retrato de un primitivo estadounidense – toma eso Citizen Kane – de Paul Thomas Anderson, merece el orgullo de estar entre lo mejor de esta década. Daniel Day-Lewis dio la mejor y más cojonuda actuación de los últimos 10 años. Como Daniel Plainview, un prospector petrolero que saquea la tierra de sus recursos naturales en plata y petróleo para llenar sus bolsillos y un ego colosal, nos mostró a un hombre drenando su humanidad por el poder. Y Anderson, extendiendo la cólera de Plainview de la tierra al cielo en la fomra de un predicador corrupto (Paul Dano), logró “beberse la malteada” (en referencia a una frase de la película) de otros directores que toman riesgos. Si tuviera que apostar acerca del futuro del cine en la próxima década con un solo director, sería Paul Thomas Anderson. Incluso más que Boggie Nights y Magnolia – sus películas rebeldes de los 90s – La sangre le ayudó a Anderson a poner la tecnología la servicio del personaje. La música hecha por Jonny Greenwood de Radiohead fue una explosión sónica que reinventó lo que la música para películas podría ser. Y las imágenes capturadas por Robert Elswit, un genio de la cámara e iluminado, hizo poesía visual de un pozo petrolero consumido en llamas. Para mis palabras finales acerca de There Will Be Blood citaré a Plainview: “It was one goddamn hell of a show”.

BANNER CONTENIDO ENERO



comments powered by Disqus