Lucía Carreras habla de su ópera prima ‘Nos vemos papá’


Una plática con la directora Lucía Carreras, sobre la cinta ‘Nos vemos papá’


POR Staff Rolling Stone México  



Una plática con la directora Lucía Carreras, sobre la cinta ‘Nos vemos papá’

Por Nicolás Crossa

El tema de la muerte es lo más inevitable para el ser humano. Eso es sabido. Existen muchas formas de mirar a la muerte en México que han adquirido fama mundial. En la época de Día de Muertos abundan los ejemplos: Las ofrendas, la comida, las calaveras –las literarias y las de azúcar, pero también las caricaturizadas por José Guadalupe Posada. Todas son creadas para reírse de la muerte de una forma muy colorida y alegre, en contraste con la tragedia que es el fin de la vida.

Pueden ser pocas las personas que se detengan a pensar qué pasará con el cariño que sienten por un ser querido si éste estará físicamente ausente para siempre. Pero no son muchas las personas que llegan hasta el punto de plasmarlo en un largometraje como lo hizo Lucía Carreras, en su ópera prima llamada Nos vemos, papá, una cinta protagonizada por Cecilia Suárez y que Carreras describió como “una película que habla de una búsqueda de soluciones o explicaciones al dolor que pueda causar una muerte”.

La forma en que Pilar –el personaje de Suárez– enfrenta la muerte de su padre, puede ser visto como una locura, aunque la directora y guionista de la película considera que etiquetarla como loca sería juzgarla.

¿Cómo defines la palabra loca?
Normalmente se usa para referirse a una persona que tiene problemas mentales. O que algo anda mal en su cabeza. El problema es que está dado desde la racionalidad social, y ahí es donde se vuelve una connotación negativa. Si alguien está loco, tiene algo que está mal de acuerdo a lo que yo, como lo social, creo que está bien. Que no necesariamente lo es.
Y del otro lado, está la locura como cuando se habla de eso como algo maravilloso, con un lado positivo. “Está loco porque se permite un montón de cosas” o “está loco porque es creativo”.
Entonces es una palabra complicada, por las connotaciones que le damos. Y en el caso de mi personaje, podría decir que vive una maravillosa locura. Parece que la decisión que toma es ser feliz, más allá de que se valga socialmente o no.

Una característica que tiene la familia de Pilar es que son migrantes argentinos. ¿Por qué hacerlos exiliados y de dicha nacionalidad?
Desde el principio, el papá siempre fue un exiliado por un referente personal, que es mi propio padre. Y yo decía en alguna entrevista que me parece que cuando una familia es exiliada o viene del exilio, normalmente generan unos vínculos muy particulares, porque no estás en tu tierra. Entonces, tienes que devolver a la familia esa referencia cultural, esa parte de tu tierra. Son vínculos y formas de vida donde se inserta lo de otro país, así que se vuelve un híbrido cultural. Pero, ¿por qué hacerla argentina? Hay dos razones. La primera es porque me parece que este tipo de exiliados, el argentino, el español, el uruguayo, que son exilios políticos, es un exilio muy particular, porque te corren de tu país. Entonces es distinto. En segundo término, porque creo que ahora en México hay muchísimo de la cultura argentina, por la migración que ha habido por la crisis. Entonces me parecía que en México podemos hablar más de eso que del exilio español o de migración española, porque está más metida en la sociedad.



comments powered by Disqus