Recordando a Heath Ledger: 1979-2008


Diez años después de su muerte, recordamos la vida de un hombre que dejó una huella en el cine a pesar de su breve carrera.


POR Andrea Calderón  



Heath Ledger creció en Perth, Australia, o como a él le gustaba llamarla: “la ciudad más aislada en el mundo”. Su padre era un piloto de autos de carreras y su madre enseñaba francés. Heath era una mezcla de los dos, un amante de la velocidad que escondía un gran talento en las artes. Desde muy pequeño supo que quería actuar y a los dieciséis años condujo a Sydney con menos de un dólar en el bolsillo en busca de un sueño: convertirse en actor. Su vida se convertiría en una travesía llena de movimientos audaces, atrevimientos y grandes cambios.

La carrera de Ledger en Hollywood comenzó en el año de 1999, cuando tuvo su debut en pantalla interpretando el papel principal de un romántico adolescente que se escondía detrás de una personalidad ruda. La película 10 Things I Hate About You se convirtió en un éxito y ha permanecido entre las favoritas de los jóvenes nostálgicos de los noventa. Después de dicho rol, Heath rechazó otros papeles de adolescentes, la razón principal era que no quería enfrascarse en un solo tipo de personaje, él sabía el talento que poseía y lo lejos que podía llegar si se exigía un poco más. Años después, obtuvo la oportunidad de interpretar al hijo de Mel Gibson en The Patriot, cinta que le dio un mayor reconocimiento en la industria.

La segunda parte de la carrera de Ledger fue exitosa en el ámbito profesional pero difícil en lo personal, causándole problemas psicológicos. El australiano empezó a tener ataques de ansiedad que lo llevaron a hacer películas más oscuras, más escalofriantes. Quería quitar esa imagen de actor “modelo” y reemplazarla por la imagen de un actor con piel cruda y personalidad flexible. “Quería sacar al rubio que todos conocían de mi carrera, quería matar la dirección a la que me estaba dirigiendo. Siempre pensaba: ‘¿Cómo le voy a hacer para que mi carrera sea algo que me gustaría tener?'”.

Todo esto le ayudó a aceptar un papel que para él significo salir de lo habitual e interpretar algo que realmente quería. Ledger decidió trabajar en Brokeback Mountain, donde interpretó a un hombre homosexual que lucha contra sí mismo para no ser lacerado por una sociedad tradicionalista. Fue después de este papel que finalmente, Ledger fue tomado en cuenta como un hombre que había alcanzado una madurez actoral digna de reconocer. Pero después del crecimiento vendría el mayor reto de su carrera, interpretar al nuevo Joker en la cinta The Dark Knight dirigida por Christopher Nolan. En esta cinta, el actor personificó a un “payaso psicópata asesino de masas con cero empatía” como él mismo lo describió. Este papel le ganó el reconocimiento de La Academia, otorgándole el premio Óscar como Mejor Actor de Reparto en 2009 (lamentablemente, la estatuilla dorada fue recibida en su representación por sus padres y su hermana, un año después de haber muerto).

Para ese entonces Ledger había comenzado una relación con Michelle Williams con la cual tuvo su primera y única hija, Matilda. “Nos enamoramos profundamente el uno del otro, nuestros corazones tomaron esa decisión por nosotros mismos”. Con ella se sentía feliz y sus problemas con la ansiedad parecían desaparecer: “Cuando eres así de feliz todo parece encajar en su lugar”.

Pero el matrimonio duró poco y Ledger y Williams se separaron tiempo después de tener a su pequeña Matilda. Ledger cayó en una profunda depresión. Echaba de menos a su hija y los problemas con la ansiedad volvieron. El actor no supo cómo manejarlos: “Necesito hacer algo con esta cabeza, porque a veces simplemente no duermo, simplemente sigue corriendo y me siento como un loco”, mencionó en varias ocasiones a su compañero de reparto Christian Bale.

El 22 de enero de 2008 su cuerpo fue descubierto sin vida en Manhattan. La razón: sobredosis por drogas recreativas, un cóctel de Xanax, Valium y Ambien que le causó un paro cardíaco.



comments powered by Disqus