Tim Burton: Entre dos mundos


Entrevista exclusiva con Tim Burton y el detrás de ‘Frankenweenie’.


POR Staff Rolling Stone México  



Entrevista exclusiva con Tim Burton y el detrás de 'Frankenweenie'.

En el espacio entre la vida y la muerte, entre lo imaginario y lo real o entre lo moderno y lo tradicional para hacer cine, Tim Burton aprovecha estas singulares fronteras para realizar sus películas.

Por: Arturo Aguilar
Foto: Fernando Velasco

Pocos realizadores pueden presumir el poder de convocar en el imaginario colectivo una idea clara de sus gustos y obsesiones como Tim Burton. A lo largo de 27 años de carrera, y con 16 largometrajes, este realizador ha logrado crear un estilo propio imposible de confundir dentro del panorama fílmico mundial.

A pesar de que no le gusta mucho pensar en ello, Burton sabe que su nombre se ha convertido en una suerte de marca que provoca a la gente imaginar cierto tipo de historias o colocarlo dentro de un molde de ideas sobre su trabajo artístico. En varios puntos de su carrera, Burton ha sorprendido y/o confirmado que se trata de un realizador.

La singular filmografía de Burton ha logrado crear un conjunto de obras que reflejan las repetitivas obsesiones temáticas del californiano, pero también expresan el desarrollo de un estilo personal fuertemente influenciado por el cine mudo, el expresionismo alemán y las ilustraciones de Edward Gorey y Edward Burra. El trabajo de Jan Svankmajer, en el campo del tipo de animación, es otra de sus inspiraciones: El stop-motion (técnica en la que se utilizan figuras tradicionalmente de plastilina y pequeñas escenografías reales para registrar, cuadro por cuadro, cada acción de la historia).

Su relación con el “más allá” (como concepto amplio y recurrente en sus películas) resulta terreno fértil para ubicar sus historias El más allá de los muertos (de Beetlejuice a El Cadáver de la Novia, La Leyenda del Jinete sin Cabeza o, incluso, Sombras Tenebrosas) y el más allá de la realidad, el recuerdo o la imaginación (Marcianos al Ataque, El Extraño Mundo de Jack, El Gran Pez, Alicia en el País de las Maravillas). Su cine se mueve naturalmente en esos terrenos fantásticos entre la vida y la muerte, lo real y lo imposible, entre nuestro mundo conocido y otro secreto.

Frankenweenie (cortometraje de 30 minutos que realizó en 1984), el proyecto que provocó su despido de Disney; lo consideraron un corto demasiado oscuro y terrorífico para niños. Sin embargo, poco se menciona que, de su estancia en Disney, también se llevaría una de las mayores influencias en su trabajo: El uso de la animación stop-motion. Vincent (1982), su primer cortometraje, fue realizado con esta técnica un par de años después de haber sido contratado en Disney para trabajar como aprendiz de animación para la cinta El Zorro y el Sabueso (1981).Estos factores recuperan importancia para Burton cuando mira al pasado y promociona un largometraje hecho en stop-motion, distribuido por Disney, basado en su corto de 1984.

Al preguntarle sobre la importancia de esta historia en su carrera, Burton responde: “Sí, fue (Frankenweenie) el que provocó eso. El corto original no fue proyectado o estrenado en ese entonces. Fue una increíble oportunidad poder hacerlo. En ese punto de mi formación y mi carrera, como animador, poder hacer algo de acción real (trabajar con actores) me llevó a un nuevo camino. Con los años, revisando los dibujos originales, mi gusto por la animación en stop-motion y siendo ésta una pieza tan cercana en mi memoria e imaginando otros niños en la escuela, los extraños maestros, los lugares, se sentía como algo totalmente nuevo. Eso fue lo que me hizo querer hacerla. No se sentía como si estuviera volviendo a hacer algo, sino como un proyecto nuevo”.



comments powered by Disqus