Un crudo retrato de la realidad


Es la propuesta de Luis Mandoki con su nueva película Por José Juan Reyes La vida precoz y breve de Sabina Rivas es una historia construida con trozos de la realidad que viven los migrantes en la frontera sur del país, un relato poco frecuente de ver en el cine nacional. La historia sigue la […]


POR Staff Rolling Stone México  



Es la propuesta de Luis Mandoki con su nueva película
Por José Juan Reyes

La vida precoz y breve de Sabina Rivas es una historia construida con trozos de la realidad que viven los migrantes en la frontera sur del país, un relato poco frecuente de ver en el cine nacional. La historia sigue la novela La Mara, de Rafael Ramírez Heredia, y en ella aparecen personajes que sintetizan la reflexión crítica de los realizadores del filme sobre el tema; ellos viven las consecuencias de los sueños frustrados, los deseos desbordados, así como la cotidiana corrupción y violencia.

Sabina y su hermano han viajado desde su natal Honduras hasta la frontera entre Guatemala y México; intentan cruzar para llegar a Estados Unidos.

Luis Mandoki comentó que se trata de uno de los proyectos más complejos y satisfactorios de su carrera. “Es como otra faceta de Voces inocentes en la que abordé el tema de los niños huérfanos a causa de la guerra, aunque eso no significa que sea una segunda parte. En esta historia, los jóvenes protagonistas viven en medio de las consecuencias de ese conflicto”, señala.

“En un principio, Abraham Zabludovsky, productor de la película, me propuso dirigirla y me pareció que era un proyecto muy difícil, la novela es muy compleja; sin embargo, el trabajo de Diana Cardozo, una guionista uruguaya con gran talento, me ayudó a visualizar las imágenes y el contenido de la anécdota que es muy compleja, llena de situaciones independientes y que, al mismo tiempo, confluyen en un mismo lugar, crean una misma problemática. En ese sentido, el tema de la frontera sur de México es algo que, como sociedad, no queremos ver”.

Mandoki se refiere a los maltratos y abusos de las autoridades migratorias mexicanas, la explotación de los “polleros” de la zona, algo muy parecido a lo que sucede en el norte del país, con la diferencia de que se habla muy poco de lo que ocurre en el sur.

En La vida precoz y breve de Sabina Rivas, Joaquín Cosío interpreta a un policía corrupto. “Algo que ya había hecho antes, pero en un contexto muy distinto. La historia está cargada de realidad; es una película muy fuerte que pone el dedo sobre la llaga”.

“Está contada de un modo que permita abarcar todo el espectro que conforma la novela”, dijo Mandoki, “porque de otra manera corríamos el riesgo de hacer algo sin profundidad. La intensión es generar una reflexión sobre el tema. Espero que se convierta en un espejo en el que podamos reflejarnos, son cosas que ocurren de manera cotidiana”.

Finalmente, el cineasta agrega: “Se trata de contar una historia humana, la de una niña que tiene un espíritu a toda prueba, aunque se encuentre en las peores situaciones. Es un gran mural de emociones, situaciones y drama, un relato de personajes que están rodeados de una violencia a la que, como sociedad, estamos ya anestesiados; conocemos la mecánica de la corrupción, pero también vemos que esta gente nunca pierde la esperanza. Ese es el mensaje central, espero que la realidad se pueda humanizar un poco”.



comments powered by Disqus