Coachella 2012. Día 3


En el tercer y último día del festival Coachella se presentaron con gran éxito las suecas de First Aid Kit, Santigold, Gotye, Justice, The Hives, Girl Talk, Florence + The Machine y el gran cierre con Dr. Dre y Snoop Dogg


POR Staff Rolling Stone México  



En el tercer y último día del festival Coachella se presentaron con gran éxito las suecas de First Aid Kit, Santigold, Gotye, Justice, The Hives, Girl Talk, Florence + The Machine y el gran cierre con Dr. Dre y Snoop Dogg

Por Luis del Valle
Fotos: Oscar Villanueva

Último día en Coachella. El clima fue el que regularmente se vive en el desierto californiano, mucho Sol y una que otra ráfaga de viento. Aprovechando la situación, decidimos explorar las instalaciones artísticas del festival.

Más allá de ser sólo musical, Coachella también es un evento que promueve otras artes y la creatividad. Es por eso que todos los años una docena de artistas aportan esculturas, pinturas e instalaciones con tal de agregarle ese valor extra al festival. Este año no fue la excepción y pudimos observar de todo, desde un arco extravagante de varias capas que recibía a los que iban llegando, hasta una flor mecánica gigante que se elevaba varios metros sobre el público.

Coachella 2012
El arte también se ve en otros lados, como en una colección de botes de basura que fueron alterados y pintados para concientizar a la gente sobre el medio ambiente, o una boutique donde podías hacer tu propia playera del festival. Junto a esta se encontraban las tiendas de discos que ofrecían verdaderas rarezas así como exclusivas del Record Store Day.

El primer acto que pudimos ver fue a First Aid Kit, un par de hermosas cantantes suecas que le dan un giro muy peculiar al folk y al country. Una en los teclados y otra en la guitarra – acompañadas por un baterista-  empezaron su set de manera muy tranquila con un par de baladas, lo cual sirvió para que el público, cansado por los tres días de festival y el extraño clima, se recostara en el pasto a escucharlas. Pero esto duró poco, ya que conforme avanzaba el set, First Aid Kit subía el ritmo y propiciaba el baile dentro de la audiencia. Una de las integrantes de la banda preguntó si a alguien le gustaba Fever Ray, y acto seguido interpretaron un sorpresivo cover a “When I Grow Up” de la cantante también de origen sueco. Los nervios se hicieron notar cuando una de las integrantes se equivocó durante “King of the World”, la última canción de su presentación, pero gracias a sus encantos salió airosa de la situación. Una banda que se nota que no tienen mucha experiencia, pero que podrían llegar muy lejos.

Pasamos al escenario principal para ver a Santigold, quien quedó como anillo al dedo en ese horario, siendo la primera en arrancar la fiesta que culminaría más tarde con Snoop Dogg y Dr. Dre. Para quienes la vieron en el Corona Capital, su presentación en Coachella fue muy similar, dos bailarinas con muchos cambios de vestuario, gente del público sobre el escenario en “Creator”, hasta la utilería era igual en ciertas canciones. Lo que sí cambió, es que Santi aprovechó la ocasión para mostrar canciones de su siguiente álbum, incluyendo “Big Mouth”, con la que cerró su presentación y con la cual hizo que toda la audiencia bailara como si estuviera en medio de un carnaval. La fiesta no terminó gracias a Fitz & the Tantrums, quienes lograron que todos los presentes movieran las caderas al ritmo de su particular mezcla de soul y rock. Su canción “Moneygrabber” y un cover a “Steady, as She Goes” de The Raconteurs, fueron las más coreadas de la presentación.

Parecía que el tema del día, al menos en el escenario principal y secundario, era la fiesta, así que The Hives quedó perfecto entre Justice y Fitz & the Tantrums. Acompañados al fondo con un titiritero gigante y roadies ninja, el quinteto sueco subió al escenario y en cuestión de minutos ya tenían al público a sus pies. Gran parte de esto lo lograron gracias a su vocalista, Howlin’ Pelle, quien sin afán de sonar arrogante, nunca pudo dejar de hablar de lo grande que era él y su banda. Hasta se comparó con el Sol y mencionó que eran el plato principal del festival. También dijo que el público haría todo lo que él pidiera, y así fue. Éxitos como “Main Offender” y “Hate to Say I Told You So”, fueron intercaladas con canciones de su próximo disco Lex Hives. El gran cierre llegó con “Tick Tick Boom”, en la que Pelle “obligó” a que la audiencia se sentara para después saltar en el explosivo clímax de la canción. El grupo suena muy bien en vivo, pero son las destrezas y habilidades de Pelle como frontman lo que los hacen tan grandes en vivo.

The Hives
Pareciera que todos los años hay un éxito que logra trascender la barrera del mainstream y lo alternativo, esa canción que suena en prácticamente todas las estaciones de radio. La de este año sin duda alguna es “Somebody That I Used To Know”, de Gotye y eso explica por qué el músico abarrotó la carpa Mojave. No cabía una sola persona más, pero quedaba claro que la mayor parte estaba ahí sólo con la intención de escuchar esa famosa canción. A tres cuartos de haber iniciado el concierto, los deseos se volvieron realidad y Gotye interpretó el tema junto a Kimbra, quien estuvo en el festival sólo para el dueto. Probablemente uno de los momentos más impresionantes del día fue cuando en todos los campos de Polo, se escuchó al unísono a miles de fanáticos corear a todo pulmón la canción, un momento que será determinante en la carrera y vida de Gotye.

Gotye
La noche caía y un masivo público ya esperaba en el escenario principal a Justice. El dúo francés salió más de veinte minutos tarde, algo que casi no sucede en el festival. ¿Qué se puede decir de los franceses? El público trató arduamente de bailar pero simplemente los ritmos de Gasapard y Xavier no lograban atraparlos y, salvo por los que estaban cerca del escenario, se podía notar que no le estaba yendo tan bien a la banda.

Justice
Como solución, muchos decidieron cruzar el Empire Polo Field para llegar a ver a Girl Talk, quien tuvo una respuesta mucho mas cálida. Y con cálida nos referimos a una gigantesca fiesta de proporciones épicas donde miles de personas saltaban, bailaban y cantaban con los mashups del DJ estadounidense. Girl Talk tomó la idea de las fiestas de fraternidades gringas y la industrializó, llevando todo al extremo con globos gigantes, pistolas para lanzar papel de baño y muchos bailarines sobre el escenario. En la parte musical, su show está en constante evolución y canciones tan recientes como “Midnight City” de M83 y “Rolling in the Deep” de Adele, ya fueron incorporadas al set de este amo de las fiestas.

Girl Talk
El retraso que tuvo Justice anteriormente descuadró un poco los horarios de todo el evento, pero eso no evitó que Florence + The Machine salieran puntuales para cerrar el Outdoor Theater. Con unos vitrales como escenografía, la inglesa y su banda subieron al escenario y comenzaron con una serie de canciones de su disco Ceremonials. Desde un principio quedaron claras dos cosas: el amor por lo teatral de Florence (la cantante hacía todo tipo de poses, bailes y siluetas con su vestido), y su importante presencia en el escenario. Con una voz casi entrecortada y dulce, Florence agradecía a todos los asistentes y mencionaba lo especial que era estar ahí. Afortunadamente esa voz no era la que sonaba en sus canciones, cuando cantaba su voz se elevaba y llenaba todo el área, con el mismo poder que una cantante de ópera, aunque claramente no tan bien entrenada. “Shake It Out” fue de las más coreadas de la noche mientras que en “Rabbit Heart (Raise It Up)”, Florence solicitó que todas las mujeres que pudieran se subieran en los hombros de alguien más. El momento cumbre llego con “Dog Days Are Over” en la que Florence coordinó al público para que saltará en cuanto ella dijera, haciendo que miles de personas brincaran en su lugar mientras cantaban a todo pulmón el poderoso coro de la canción. Con apenas dos discos bajo el brazo, es cuestión de tiempo antes de que Florence encabece festivales.

Era hora de correr al escenario principal para ver al gran acto de la noche: Dr. Dre y Snoop Dogg. Éste, estaba lleno de torres de electricidad, plataformas y barriles con símbolos de marihuana. Desde el momento en que los dos hiphoperos salieron a escena, quedó claro lo importante que sería el evento. Y es que no fue un concierto de Dr. Dre o de Snoop Dogg, fue como escuchar en vivo un disco de grandes éxitos del hip hop. Empezando por los invitados que incluían a Wiz Khalifa, Kendrick Lamar y 50 Cent, pero sin duda alguna los que recibieron el mayor número de aplausos y gritos fueron Eminem – que sorpresivamente apareció en el escenario para interpretar tres canciones- y un holograma de Tupac que sorpresivamente se veía demasiado real. El holograma habló con la audiencia, interactuó con Snoop e interpretó junto a él “2 of Amerikaz Most Wanted”, la expresión en la cara del público era insólita, no podía creer lo que veían, una mezcla de confusión, asombro y morbo. El dúo también aprovechó para interpretar un cover de “Jump Around”, de House of Pain, con el que la audiencia se volvió loca de la emoción. Antes de “California Love” los asistentes gritaron a todo pulmón, mientras Snoop decía “L.AAAAAA.”, y el dueto de Eminem con Dre en “Forgot About Dre” recibió una de las mayores ovaciones de todo el festival. Los hiphoperos hablaban un poco entre canción y canción, presentando a sus invitados, celebrando a California y recordando sus veinte años de carrera juntos. Además de los invitados, el complejo escenario, el traer a alguien de la muerte y los covers, las canciones que fueron mejor recibidas fueron en las que sólo estuvieron Dre y Snoop. Después de dos horas de éxito tras éxito, el dúo de hip hop cerró su presentación y el festival de la única forma en la que podían, con “Still D.R.E.”, la cual logró que a más de uno se le pusiera la piel chinita. Una presentación que más allá de ser un concierto cualquiera, o el cierre de un festival, fue un evento que formará parte de la historia del hip hop.


Así llegó a su fin otra edición de Coachella, tres días de grandes presentaciones, momentos inolvidables y experiencias únicas. Las reuniones, los headliners, las nuevas propuestas y todo lo que queda en medio hacen de este festival uno de los mejores del mundo.

Radiohead en Coachella 2012

Picture 1 of 34

Radiohead en Coachella 2012 por Oscar Villanueva



comments powered by Disqus