Cobertura especial SXSW 2012


Fiona Apple, Best Coast, The Black Belles, Teens, Unknown Relatives, Tom Morello y más…


POR Staff Rolling Stone México  



Fiona Apple, Best Coast, The Black Belles, Teens, Unknown Relatives, Tom Morello y más…

Por Verónica Galicia
Fotos: Verónica Galicia y Oscar Villanueva

Llevado a cabo en la capital mundial de la música, Austin Texas, el festival South By Southwest de 2012 fue escenario de grandes actos como el regreso de Fiona Apple, el primer material solista de Jack White y las presentaciones de grandes bandas como The Magnetic Fields, The Jesus and Mary Chain y Built to Spill, entre otros.

Llegando al aeropuerto me recibieron las gigantes guitarras de acrílico que adornan la banda de equipaje, al salir la ciudad se siente agitada y la amabilidad tejana fue guía entre vialidades cerradas y una ciudad que prácticamente modifica todo su comportamiento en el fin de semana de uno de los festivales más grandes del año.

El Centro de Convenciones es núcleo de actividades del festival, bunker de prensa y conferencias. Al rededor de las 12 del día arrancan las fiestas en todos los bares y parques que fungen como escenarios oficiales, las calles están repletas de sonido, movimiento y una gran variedad de asistentes no solo de todo tipo, sino de todo el mundo.

El bar The Spill tiene pinta de cantina abandonada: cortinas de terciopelo rojo, poca luz y mucha madera. Aquí se llevaron a cabo las fiestas que organizó Planet Quebec y Pop Montreal, festival canadiense que en septiembre celebrará su 10 aniversario.

Cusins, dueto punk pop de fama local en Canadá abrió una fiesta practicamente vacía, que poco a poco fue creciendo para recibir a Leif Vollebekk, solista folkero amante de afinar su guitarra en notas poco comunes. Su pequeño, pero poderoso set, dio paso a una de las bandas fuertes de la fiesta: Adam and the Amethysts. Sustituyendo a su baterista por una maleta vacía que sirvió de bombo, Adam Waito presentó un set de sencillos aderezado con un par de canciones nuevas de su material a estrenar a finales de marzo. Con un sonido pop folk suave, estuvo acompañado de la encantadora tecladista y cellista Rebecca Lessard. Su estilo es pop folk con letras inocentes y sonidos suaves. Recomendable seguir la pista de estas bandas.

Una fiesta llena de propuestas fue “Sounds From Spain”. Todo sucedió en un jardín, como una carne asada con tragos, comida y las bandas propuesta del momento como Bigott, Ferguson, Guadalupe Plata y L.A. entre otros. La tarde la cerraron Canteca de Macao con una mezcla de flamenco y ska.

Dentro del Convention Center se presentó Torreblanca y amigas con una sala completamente llena. Juan Manuel estuvo acompañado de Javiera Mena, Natalia Lafourcade y Ximena Sariñana, con quienes cantó duetos y contó historias.

La tarde estaba tranquila mientras la gente comenzaba la fila en la Iglesia Central Presbiteriana para la segunda presentación de Fiona Apple.

Con un lleno total, Apple comenzó puntual su presentación en uno de los escenarios con mejor acústica de Austin. Emocionada, encantadora y sorprendida, Apple presentó un repertorio con lo mejor de su material de estudio, adelantando tres canciones de su nuevo material que se estrenará en verano: The Idler Wheel is wiser than the Driver of the Screw, and Whipping Cords will serve you more than Ropes will ever do.

Del otro lado de la Calle octava, Stubb’s, un restaurant que cuenta con balcón y un gran patio, fue escenario de Girls. Una fiesta llena recibió su grandioso set con el que están presentando Father, Son and Holy Ghost acompañados del magnífico coro que no pudo estar en su reciente presentación en la Ciudad de México.

Hubo grandes momentos como “Laura”, “Honey Bunny” y el espectacular cierre con voces y guitarras en “Vomit“. Firmes y con un sonido muy potente, Girls se mostraron satisfechos al final del show arrojando al público las flores que adornaban el escenario.

Cruzar la Calle sexta pasadas las nueve de la noche es casi imposible; todos los bares afiliados -y no- al cartel de SXSW tienen una banda en el escenario. Por si esto no fuera suficiente, en las calles vemos gaiteros, guitarristas, bateristas y performers ocupando cualquier espacio libre por pequeño que sea.

En este frenesí de bandas hubo oportunidad de conocer a Heypenny, cuarteto de Knoxville que se presentó en el diminuto escenario del Chugging Monkey.

Cruzando la calle, en la azotea del Bar 512, Cloud Nothings se preparan para cerrar la noche. Dylan Baldi, un poco fastidiado del ruido, nos lleva al traspatio del bar para una confesión inesperada: “no me gusta SXSW, es demasiado ruidoso, me gustan los lugares más tranquilos”. Es su tercer año consecutivo de SXSW y Cloud Nothings ha sido siempre muy bien recibido. A través del balcón, Baldi saludó a toda la gente reunida en la calle para escucharles debido al sobrecupo del lugar.

Un set basado únicamente en su Attack On Memory de este año, un público frenético y cansado empujándose emocionado y un volumen sobrepasado para el lugar hicieron que la presentación fuera inolvidable.

Las calles continúan repletas, y tratar de conseguir un taxi entre dos y tres de la mañana en el cuadrante del festival es practicamente imposible. A la mañana siguiente el taxista que nos llevó del hotel de Stephin Merrit al centro nos dio el tip de caminar hasta la vía rápida para ganar los primeros taxis que regresan por más pasajeros.

El calor tejano se siente al medio día mientras las fiestas del viernes arrancan. Lustre Pearl es la sede de la ya tradicional fiesta de Dickie’s, donde todos los años tiene el camión de tacos y artistas locales que imprimen posters al momento con el cartel del día.

Esta pequeña casa de principios de los 40s se convirtió en un bar en 2009, y es ahora uno de los escenarios más queridos del festival. Esa misma noche, estaría recibiendo a Built to Spill y Clap Your Hands Say Yeah!.

Los amigables locales comparten sus tips alimenticios, y fue así como descubrimos que el noventa porciento de los camiones de comida que hay en Austin venden comida muy buena y de gran variedad, desde burritos y tacos hasta gyros, pasando por la tradicional barbacoa tejana.

Otra de las bandas queridas por Austin, y quienes recientemente se convirtieron en locales son Heartless Bastards. Ofrecieron doce shows en este año, incluída la fiesta de Rolling Stone.

Presentando su más reciente disco Arrow producido por Jim Eno (baterista de Spoon), se les vio cómodos, contentos y orgullosos en el escenario con este nuevo sonido y alineación. A diferencia del reverb y distorciones característicos de la banda, ahora tienen un sonido muy limpio que destaca la potencia de las guitarras acústicas.

El ACL Live at the Moody Theatre es uno de los escenarios más grandes del festival, lugar donde The Magnetic Fields dieran una muy gratificante presentación pese a una Claudia Gonson enferma y un Stephin Merrit bastante descontento.

Dieron un set de 75 minutos que combinó canciones de todas sus etapas, donde no pudo faltar la clásica “The Book of Love”. Presentaron un par de temas de su nuevo Love At The Bottom Of The Sea y discutieron en el escenario sobre el significado de una canción. Pese a la tensión entre Gonson y Merrit, y lo explícita que hicieron su molestia por la gente estaba hablando, The Magnetic Fields fue una de las mejores presentaciones del festival.

Esa misma noche, el bar On The Sixth era la locación donde se llevarían a cabo las presentaciones de Third Man Records, disquera de Jack White. Comenzando con The Black Belles, seguidas de Karen Elson, el cartel se completaba con la presentación confirmada de última hora de White. El lugar era muy pequeño y la gente demasiada; una fila de casi doscientas personas esperando que el lugar se desalojara para poder ingresar nos hizo pasar de largo y encaminarnos a otros escenarios.

De camino, era evidente que el viernes por la noche es el día más concurrido en este festival de música. Todos los escenarios estaban con exceso de asistentes y las calles estaban repletas de personas que se acercaban a escuchar los shows por fuera de los locales.

Este fue el caso de Grimes, quien se presentaba en el patio del bar Clive y logró llenar la calle para hacer una fiesta extendida entre gente que se quedó en fila y otros que iban pasando por ahí.

El sábado por la mañana Austin se sentía muy tranquilo. Desde temprano, se veía mucha gente en los balcones de los departamentos del centro, y las familias paseaban por las calles tapizadas de posters, flyers, músicos y sobrevivientes de la noche anterior buscando un buen camión de comida para comenzar nuevamente la fiesta.

En la Zona Rosa se llevó a cabo la segunda fiesta de Rolling Stone, donde se presentaron: Tom Morello – The Nightwatchman, Gary Clark Jr., Devin, Hot Water Music, Heartless Bastards, DJ $mall ¢hange y The Dimestore Novelist.

El Headhunters es un bar de los menos concurridos de la ciudad. Con pinta de bar hawaiano abandonado, este singular lugar concretó uno de los carteles más homogeneos y adecuados. Pudimos ver a Unknown Relatives, banda de pop psicodélico con tintes de punk originarios de Sacramento, California. Coma in Algiers tocando un punk mucho más pesado y finalmente a Teens, banda de surf y rock garage quienes dentro de sus influencias citan a The Animals.

Platicando en el bar con Dave Wood, vocalista de la banda, nos comentaba que esta presentación por poco no se lleva a cabo: “Tuvimos que pagar la visa para Dustin (McFadden-Elliot , baterista canadiense de la banda) y se la entregaron apenas ayer a las 5 de la tarde… por un momento pensamos que no íbamos a poder tocar en SXSW”. Teens son una banda estadounidense quienes en sus propias palabras, simplemente se reúnen para embriagarse, tocar y divertirse. Fue así como grabaron su primer disco homónimo que para estar listo bastó con encerrar a estos cuatro individuos durante un par de días en un diminuto cuarto de ensayo. El material se puede descargar gratuitamente de la página de Barn Owl Records. http://www.barnowlrecords.com/home.html

En punto de las ocho cincuenta, Teens comenzó una enérgica presentación de canción tras canción frente a unas quince personas que estábamos en el Headhunters. Dave Wood se quitó un calcetín porque el micrófono le daba toques y terminó tocando descalzo, Dustin desarmó su batería por caer borracho sobre ella después de levantarse saltando, Gabriel y Chris mantuvieron el ritmo mientras perdían la compostura frente a sus selectos y frenéticos fans que cantaban directo en sus micrófonos y les vaciaban las botellas de cerveza en la boca. Varios golpes, vuelos de guitarra, cervezas derramadas y siete canciones después; un bajo destrozado fue el menor de los daños. Dave Wood y compañía saben disfrutar lo que hacen y levantar un público en cualquier circunstancia.

A no menos de dos cuadras, en el Mohawk Patio comenzó la presentación de Delicate Steve. Esta singular banda originaria de North Jersey, es parte de un colectivo llamado “Smallboypants” quienes se dedican a editar vinilos y casetes de lo-fi psicodélico.

Steve Marion, guitarra líder y voz, tiene un gusto peculiar por los arpegios de guitarra, reverberaciones exageradas, percusiones africanas y la música bailable. La mezcla de todo esto converge en un choque fiestero con efectos de onda expansiva.

El mismo escenario fue compartido por The Black Belles, las hermosas protégé de Jack White y más reciente adhesión a Third Man Records. Después de tardar mucho en probar sonido y cambiar algunas cuerdas, el cuarteto abrió su presentación con “Leave You With A Letter”, misma que abre su disco homónimo. Ruby Rogers desconcertada veía como Olivia Jean se equivocaba en casi cada acorde de la canción mientras reía nerviosamente. “Lo siento, estoy muy cansada, casi no me puedo concentrar” fue la excusa que dio antes de continuar la accidentada y parca presentación.

Una de las presentaciones más esperadas de la noche y de los boletos más peleados fue Best Coast. El Hype Hotel se preparaba para recibirles con una fila que daba la vuelta a la cuadra. Bob Bruno estuvo afinando las guitarras durante casi 10 minutos, hasta que Bethany Cosentino subió al escenario a comenzar la presentación. “Our Deal” arrancó con un juego de luces cursi como de graduación ante un lleno total y mucha expectativa.

El set de sencillos se acompañó de cuatro canciones nuevas pertenecientes a su álbum a debutar el 15 de mayo, The Only Place, producido por Jon Brion. “Last Year” y “Mean Girls” son ejemplos de los aciertos vocales de Cosentino, quien parece haber decidido dejar atrás los días donde escondía su voz debajo de las capas de sonido de guitarra de Bruno.

Cosentino pidió al público no comportarse como los asistentes al resto de los shows de Best Coast en Austin, quejándose de su comportamiento, mientras decía salud con un vaso de whiskey y tomaba a petición del público. “No puedo beberlo completo, podría ser que mi madre vea esto”, concluyó.

Las presentaciones oficiales del festival estaban por concluir, pero la fiesta en la calle sexta (quizás la calle más fiestera que hayamos visto) continuaba muy aparte del calendario de SXSW y sus presentaciones.

En medio del frenesí de comida, tragos gratis, bandas callejeras y un exceso de gente, se sentía el final del festival apagarse. Al día siguiente sólo había programadas algunas presentaciones aisladas en un par de bares y temprano se llevaría a cabo el torneo anual de softball de clausura del festival.

Envueltos en el calor tejano, las miles de imágenes registradas rondan la mente acompañadas de sonidos inolvidables que retumban en el recuerdo y se apagan a la distancia. Y con un muy satisfactorio suspiro de cansancio, entendimos que había llegado el momento de regresar a casa.

Dinosaur Jr en SXSW

Picture 1 of 51

Dinosaur Jr por Óscar Villanueva



comments powered by Disqus