‘Los años sabandijas’ de Xavier Velasco


Un concierto de The Police en la pavorosa década de los ochenta en México es el detonador de la trama del nuevo libro del autor.


POR Staff Rolling Stone México  



Foto: Blanca Charolet

Por Miguel Ángel Ángeles

Xavier Velasco está feliz. Lo dice su cara (qué decir de la sonrisa) pero también lo dice él. Ríe como siempre lo ha hecho, pero hay algo distinto en las razones por las que lo hace. Me ofrece un pedazo de oblea. Habla rápido. Ríe, también rápido. La aparición de Los años sabandijas supone no sólo su regreso a los estantes de novedades sino también su entrada –con bombo y platillo– a la casa editorial Planeta, marcando con ello un cambio de casa bastante sonado. Después de todo, no todos los días se cambian camisetas de tal manera. La aparición de Los años sabandijas supone, también, el surgimiento de una forma diferente de escribir, a decir suyo. “Esta es la prueba de que no necesito estar solo, miserable para dedicarle 24 horas al día tramar. Creo que estoy haciendo el esfuerzo de vivir la vida”, dice mientras come más oblea en la pequeñísima oficina en la que ha pasado un largo día de entrevistas. “Yo era un ente antisocial en lo absoluto. La diferencia es que ahora me la paso muy bien, […] en mi vida he sido muy afecto a la risa, me gusta reír, pero me gusta más hacer reír. Me encanta tener una cómplice de juegos”.

unspecified

Xavier Velasco está enamorado. Y lo confiesa sin reparos. Incluso, asegura que la mujer con quien comparte su vida aparece varias veces en la novela aunque ella no se haya dado cuenta. El autor de las celebérrimas Diablo Guardián y Puedo explicarlo todo, adicto al sarcasmo y la risa ácida y cínica –no en vano ha sido siempre comparado con personajes como Bret Easton Ellis o el mismo Chuck Palahniuk– dice: “Ésta novela está escrita desde otro ánimo y desde otra agenda. Termino de escribir y me voy a vivir la vida” y con ello confirma que viniendo de él, no podemos esperar nunca la misma historia, pero sí, nuevas formas de golpearnos en el estómago con el paso de las páginas. Una tras otra, una tras otra.

Situada con la pavorosa década de los años ochenta en México –¿alguien puede negar el uso de tal adjetivo para decribirla?– y con un concierto de The Police como nodo detonador de la trama, Los años sabandijas es una especie de oda a un mundo de “malandros” en el país del terremoto de 1985, el segundo mundial de fútbol, la muy jodida devaluación del peso, el Atari, los walkmans y los outfits más siniestros de la historia. Malandros del nuevo universo de Velasco. “Siento simpatía por las sabandijas”, dice. Y ello, a uno como lector, le funciona como garantía: vienen muchas páginas y muchas risas.

No es otro Xavier Velasco pero sí uno que sucede distinto. Uno que ha aprendido cosas. “Yo aprendo a prueba y error. El error es el motor del progreso”. Uno que está enamorado y que, consciente de que siempre prefirió contar historias sobre cualquier otra cosa, sigue riéndose del mundo. Y nosotros con él. “No soy perfecto, pero soy muy terco”. Qué bueno.

BANNER BAJA NUESTRA APP 165



comments powered by Disqus