Festival Nrmal 2016: equilibrio perfecto entre nostalgia y novedad


El evento se llevó a cabo el pasado fin de semana en el Deportivo Lomas Altas.


POR Erich E. Mendoza  



Slowdive Foto: Andrea González

Pueden pasar los años y pueden nacer muchos festivales de música masivos en nuestro país, pero sin importar cuántas cosas nuevas pasen, el Festival Nrmal siempre tendrá ese toque especial, ese “algo” que lo hará único e irrepetible en cada una de sus ediciones.

Sick Morrison Foto: Andrea González

Sick Morrison
Foto: Andrea González

¿Por qué estamos tan seguros de esto? Sencillo. Ningún otro festival de música tiene el cuidado y elegancia para curar un lineup de la manera tan precisa en que Nrmal lo hace.

Una exploración a través de múltiples sonidos, propuestas desconocidas —y conocidas—, que no bastan con vivir en Soundcloud o Bandcamp para descubrir, sino que deben escucharse y sentirse codo a codo junto a cientos de personas más, sumergiéndose en estos nuevos conceptos que más adelante vivirán en nuestros corazones.

Eso es Nrmal. Un festival de música para conocer música y hoy, podemos decir que su edición 2016 más que ayudarnos a encontrar bandas nuevas, nos ayudó a reencontrarnos con viejas leyendas como Slowdive, Low y Deerhunter.

Low Foto: Andrea González

Low
Foto: Andrea González

Así pues, la noche del sábado se construyó a partir del increíble baile que Los Pirañas armaron frente al escenario, únicamente para calentar los motores de quienes más adelante se desnudarían (casi literalmente) en el moshpit de San Pedro el Cortéz quienes al final… sí se terminaron por desnudar.

El ambiente en Nrmal siempre fue idóneo para pasar un buen rato y disfrutar de excelentes presentaciones

El ambiente en Nrmal siempre fue idóneo para pasar un buen rato y disfrutar de excelentes presentaciones

Tras tener un increíble viaje audiovisual con Föllakzoid y Empress Of, eventualmente nos llegaría la hora de toparnos con el sorprendente talento de Bradford Cox y Deerhunter quienes en definitiva, dieron posiblemente uno de los mejores shows de la banda en muchísimo tiempo.

“Desire Lines”, “Helicopter” y “Nothing Ever Happened” hicieron de la noche un emotivo viaje por la historia de Deerhunter quienes en un momento, se detuvieron al iniciar “Revival” sólo para dedicársela a una fotógrafa llamada Karina, a quien conocieron momentos antes durante una entrevista, denotando esa vibra Nrmal de que todo sucede de manera orgánica en un festival tan cálido y natural.

Deerhunter Foto: Andrea González

Deerhunter
Foto: Andrea González

Y precisamente por eso cuando Oliver Ackerman de A Place To Bury Strangers tomó el escenario, pocos daríamos fe de lo que acontecería entre el poderoso ruido de Dion Lunadon y Robi González, quienes lo dejaron todo, absolutamente todo en un show donde las luces parpadeantes simplemente alteraron más los sentidos de quienes a duras penas podían abrir los ojos entre un mar de cabezas moviéndose, tracks de Transfixiation, Worship y por supuesto Exploding Head, y probablemente una de las presentaciones más poderosas que hayamos tenido la oportunidad de ver en el festival, mismo que si bien en cada nuevo acto que subía al escenario parecía subir de nivel, no fue sino una simple escalera para llevarnos a todos al punto correcto de emoción en que HEALTH tomaría el liderazgo, y todos sucumbiríamos a su increíble espectáculo.

A Place to Bury Strangers Foto: Andrea González

A Place to Bury Strangers
Foto: Andrea González

En un aire más enfocado a “ofrecer un cierre adecuado” a los escenarios principales, no nos quedó duda de por qué la organización decidió concluir con este proyecto que en 2007, lograra llamar la atención del público internacional al recibir un remix de los entonces gigantescos Crystal Castles. Hoy a varios años de haber comenzado su camino, Benjamim Jared Miller, Jupiter Keyes, Jake Duzsik y John Famiglietti, han logrado perfeccionar en muchos aspectos ese acercamiento al noise tan crudo y artístico que marcó una increíble diferencia en su trayectoria cuando liberaron su segundo material de estudio, Get Color, en 2009.

Tras haber sentido una vibra mucho más relajada con Low, atravesando un mar de emociones con Deerhunter y sentido la poderosa furia de A Place To Bury Strangers, HEALTH verdaderamente logró sintetizar un poco de cada show (obviamente sin tener la intención), en uno de los espectáculos de ruido más interesantes que hayamos visto en mucho tiempo.

Un sábado que murió como debía, con música buena, con distorsiones en los oídos y con ese sentimiento de luces brillando en nuestros ojos aún con los ojos cerrados.

HEALTH Foto: Andrea González

HEALTH
Foto: Andrea González

Y aunque el sábado fuera una montaña rusa de emociones, Nrmal no había ni mostrado la mitad de los grandes actos que nos tenía preparados en su edición 2016.

Dos días con excelente clima para estar al aire libre

Dos días con excelente clima para estar al aire libre

La logística del lugar permitía a los asistentes moverse cómodamente entre escenarios

La logística del lugar permitía a los asistentes moverse cómodamente entre escenarios

El segundo día inició con talentosas propuestas latinas como Ela Minus de Colombia, y el joven Grenda de 16 años quien recientemente nos presentó su nuevo material de estudio. Y mientras que el día se desarrolló con los impresionantes actos de Blanck Mass, Jaakko Eino y Pierre Bastien (quien estuvo durante dos horas construyendo su complejo set que eventualmente nos daría un épico show), la llegada de Battles y ese fino trabajo instrumental cuya línea plagada de cambios de ritmos, contratiempos y una exquisita manera de fusionar múltiples sonidos progresivos suele ofrecer, comenzaría a marcar el inicio de otro importante highlight en el festival.

Grenda Foto: Andrea González

Grenda
Foto: Andrea González

Ian, John y Dave han recorrido los caminos de la música por ya casi 7 años, mismos que se vieron reflejados en los pequeños destellos de improvisación que se fugaban de entre los solos de batería, y un concepto -hasta cierto punto- bastante jazz/funk (aunque no precisen de tocar estos géneros). La realidad, es que después de saborear un poco los contrastes que la línea de tambores reflejaba y sostenía durante el show, bajar la intensidad con los originarios de Hermosillo, Marea Boba, nos sirvió de preparación para lo que Rachel Goswell nos lanzaría más adelante junto a Neil y el resto de Slowdive.

Battles Foto: Andrea González

Battles
Foto: Andrea González

¿Cuántos años pueden pasar sin que uno deje de sentir esa melancolía y nostalgia en las canciones? ¿De verdad existen formas para que un track deje de simbolizar algo en nuestras vidas después de que le hayamos dado una cara, una fecha o un lugar?

Muchas preguntas similares corrieron por nuestras cabezas mientras que “Machine Gun” sonaba a lo lejos y Slowdive se adueñaba del escenario. En días anteriores, Rachel reportó estar bastante enferma y muchos mexicanos temíamos por su ausencia en el festival, pero al final todo se resolvió (aparentemente) y su figura, iluminó un escenario que admiraba a miles de personas corear en voz baja y con lágrimas en los ojos canciones como “When The Sun Hits” y “40 Days”.

Slowdive Foto: Andrea González

Slowdive
Foto: Andrea González

¿Pudo haber un mejor cierre para el Festival Nrmal? No. La verdad es que no. Pero para quienes el lunes no representa ninguna clase de miedo, el increíble, fluido y rápido concepto que Cakes Da Killa presentó en el escenario amarillo ofreció un show final mientras que desde Japón, Acid Mothers Temples despedía a las últimas manos que ayudaron a construir el Nrmal 2016.

Dos noches de Battles, Slowdive, Deerhunter, Low, HEALTH y otros proyectos más que nos hacen preguntarnos:

¿Qué nuevas sorpresas tendrá Nrmal para 2017?

BANNER APP 154




comments powered by Disqus