CD: Beyoncé


Las 50 sombras de Irreverencia. Beyoncé desata un álbum a la altura de una reina de futurista R&B, baladas tremendas y sexo gráfico en limosina.


POR Staff Rolling Stone México  



Las 50 sombras de Irreverencia. Beyoncé desata un álbum a la altura de una reina de futurista R&B, baladas tremendas y sexo gráfico en limosina.

Beyonce_albumBeyoncé
Beyoncé

Parkwood/Columbia

Por Rob Sheffield

El diminuto grupo de personas involucradas en este proyecto ultra secreto y la forma en la que todos mantuvieron la boca cerrada prueba que básicamente cualquier teoría de conspiración es posible.

Tan sólo los manicuristas para los diferentes 17 videos de Beyoncé son una montaña de papeleo de confidencialidad. La vibra de Beyoncé es R&B sensible y futurista, que se hace más fuerte cuando se inclina más hacia el soul electrónico con tonos de bohemia artística.

“Blow”, el mejor tema aquí, evoca a Janet Jackson en la época de The Velvet Rope, una canción sobre sexo oral que tiene un aire de melancolía dentro del groove neo-disco. Hay un ambiente similar en el excelente dueto con Drake, “Mine”. Beyoncé incluyó demasiadas baladas estilo concurso de belleza que hablan sobre seguir tus sueños y alcanzar tus metas –pero lo mejor son las canciones sobre sexo. “Drunk in Love” es un magnífico dueto con Jay-Z, 10 años después de “Crazy in Love”.

Al parecer Beyoncé se aburrió con la rutina de estrella pop, como lo confiesa en “Ghost”. Pero solamente una masiva confianza en sí misma pudo hacer posible un logro como lo es este álbum. Y la confianza de Beyoncé hace un mundo mejor, un lugar más al estilo Beyoncé.

Destacadas: “Blow” y “Drunk in Love”.



comments powered by Disqus