CD: Norah Jones


Norah Jones le habla a Danger Mouse para un sonido más rítmico y arriesgado en su nuevo disco, ‘Little Broken Hearts’


POR Staff Rolling Stone México  



Norah Jones le habla a Danger Mouse para un sonido más rítmico y arriesgado en su nuevo disco, 'Little Broken Hearts'

Norah Jones
Calificación:
Little Broken Hearts
Blue Note

El nuevo vestuario de Norah

Le habla a Danger Mouse para un sonido más rítmico y arriesgado

A veces Norah Jones obtiene burlas por ser muy downtempo –lo que realmente es como odiar a los duraznos por ser muy jugosos. Pero su quinto álbum es un reajuste en la colaboración para componer canciones con Brian “Danger Mouse” Burton, quien levanta su paso y energiza su paleta. Por ejemplo, “Happy Pills”, el sencillo que triangula la sexy energía de “Brass in the Pocket” de The Pretenders, con una balada de despedida y una melodía para adolescentes. Llámenlo Norah en neón.

El dulce ronroneo de Jones siempre ha sonado bien con ritmos sustanciosos como “Soon the New Day” de Talib Kweli y “Angels” de Wax Poetics. Aquí, se divierte en la reverberación y juguetea con los beats midtempo de Burton en “Say Goodbye”, saboreando la palabra “misbehave” como un niño con la mano en la caja de galletas. Fue divertido escuchar a Jones, el tipo de chica-que-le-presentas-a-tu-mamá, jugar a la mujer caída en el LP de Burton del año pasado, Rome. El proyecto hace eco en el tema “All a Dream”, una inquietante mezcla de ritmos dub reggae y guitarra estilo spaghetti-Western.

La huella de Danger Mouse es casi imperceptible en las mejores canciones: “She’s 22” coloca a Jones con pianos y guitarras, mientras que en “Travelin’ On” la acompaña un chelo. Es un acto balanceado, en donde las letras ocasionalmente cambian completamente –Jones como una cruel amante en “Miriam”, casi raya en lo cómico. A veces hasta las chicas buenas necesitan venganza.

Will Hermes



comments powered by Disqus