CD: Pink Floyd- ‘The Endless River’


El último viaje de Pink Floyd: Un disco principalmente instrumental que honra su legado psicodélico.


POR Staff Rolling Stone México  



El último viaje de Pink Floyd: Un disco principalmente instrumental que honra su legado psicodélico.

pink-floyd-the-endless-river
Pink Floyd
The Endless River

Columbia

Por David Fricke

The Endless River es la espléndida despedida que Gilmour y el baterista Nick Mason le hacen a Rick Wright –quien murió en 2008– construida a partir de música inédita que los tres hicieran para The Division Bell (1994).

Estados de ánimo y fragmentos –en su mayoría instrumentales–fluyen como un réquiem a través de ecos familiares. “Skins” es un viaje de vuelta a la secuencia telegráfica de “A Saucerful of Secrets” de 1968; el piano en “Anisina” es una majestuosa variación de la memorable introducción de Wright en “Us and Them” de The Dark Side. El efecto es inevitablemente cinemático, un fluido regreso a las primeras bandas sonoras de Floyd.

Una pieza de una tensión penetrantemente electrónica y una guitarra elegantemente mordaz, está correctamente titulada “It’s What We Do”. “Louder Than Words”, track vocal que cierra el disco, está socavado por el slang de las primeras líneas. Pero cuando Gilmour canta “The beat of our hearts/Is
louder than words”
, se siente, de nueva cuenta, como un aferre. Wright era la majestuosa unión en las exploraciones de Floyd, y este álbum es un epitafio inesperado y bienvenido.

Destacadas: “It’s What We Do” y “Anisina”.





comments powered by Disqus