CD: Sleater-Kinney- ‘No Cities to Love’


El feroz regreso de Sleater-Kinney. Después de nueve años alejadas, vuelven con una misión de furia justiciera.


POR Staff Rolling Stone México  



El feroz regreso de Sleater-Kinney. Después de nueve años alejadas, vuelven con una misión de furia justiciera.

Foto: Cortesía de Sub Pop.

fa887a94

Sleater-Kinney
No Cities to Love

Sub Pop

Por Rob Sheffielfd.

Sleater-Kinney grabó No Cities a escondidas, lanzándolo al mundo como sorpresa. Uno de sus discos más duros: 10 canciones en 33 minutos, todas surgiendo de un modo uptempo. El álbum cruje con la palpable emoción de tres rockeras ansiosas de ver qué sucede cuando se enchufan y se dejan llevar.

Puedes escucharlo en la vigorosa “Surface Envy”: La guitarra de Brownstein, el gemido de Corin Tucker y la adrenalina animal en la batería de Janet Weiss con la rudeza de lo primero de AC/DC y el ritmo de New Order.

El canto marcial en “Bury Our Friends” evoca extrañamente a Franz Ferdinand, y “No Anthems” tiene un órgano como de la época de “Highway Star” de Deep Purple. “Hey Darling” se roba un gancho del clásico de Lita Ford “Kiss Me Deadly”. Aunque Sleater- Kinney siempre fue bueno con las baladas melancólicas, no hay nada de eso aquí.

Todo es puro poder. La pausa de la que Sleater-Kinney regresa no es tan importante como a lo que regresan: Un mundo lleno de Sleater- Kinneys. Después de una carrera de romper las reglas, están de vuelta para romper algunas más.

Destacadas: “Bury Our Friends” y “Hey Darling”.





comments powered by Disqus