CD: St. Vincent


La reina oscura del indie pop vuelve al trono. Extrañas visiones y ritmos precisos, su cuarto disco solista es el mejor de su carrera.


POR Staff Rolling Stone México  



La reina oscura del indie pop vuelve al trono. Extrañas visiones y ritmos precisos, su cuarto disco solista es el mejor de su carrera.

b3b2ca91St. Vincent
St. Vincent Loma Vista/Republic

Por Jon Dolan

Annie Clark (alias St. Vincent) no es sólo una excelente compositora. Es una excelente analista de la canción, diseccionando la rítmica, la melodía y los componentes emocionales del pop, recargando cada acorde de energía.

No es de sorprenderse que su cuarto álbum incluya un contagioso tema en que ella y un chico se pierden hasta la inconsciencia y terminan aspirando un pedazo del muro de Berlín (“Prince Johnny”) –parece que encontrarle nuevos usos a los edificios es lo suyo. St. Vincent es su más preciso, tenso y genial set de canciones, con filosos e intrincados beats que convierten sus adorables melodías en un crudas revelaciones. En el primaveral ritmo de “Rattlesnake”, un paseo nudista se vuelve peligroso; el poético y personal tono de “Huey Newton”, titulado en honor al asesinado miembro de las Panteras Negras, comienza con tímidos acordes para explotar en un mordaz arranque de rock; “Psychopath” es donde su lado a lo Kate Bush y David Byrne (basta ver su colaboración de 2012, Love This Giant) salen para producir un ansioso himno.

Dos bateristas de presentaciones en vivo –Homer Steinweiss, heredero del funk de Brooklyn, y McKenzie Smith, percusionista de los Dap-Kings y Midlake– dan el impulso perfecto que complementa los acordes de guitarra de Clark. Este disco parece sobrecogido por el aislamiento, el hambre, el arrepentimiento e, incluso, la muerte. Pero la juguetona manera en que estas canciones se entretejen hace que hasta el dolor suene como una gran fiesta.

Destacadas: “Rattlesnake” y “Huey Newton”.

BANNER CONT 3 130



comments powered by Disqus