Coachella 2012. Día 2


El segundo día del festival californiano presentó en su cartel a grupos como Dragonette, The Vaccines, Black Lips, Azealia Banks, Buzzcocks, Noel Gallagher, Kasabian y Radiohead entre otros…


POR Staff Rolling Stone México  



El segundo día del festival californiano presentó en su cartel a grupos como Dragonette, The Vaccines, Black Lips, Azealia Banks, Buzzcocks, Noel Gallagher, Kasabian y Radiohead entre otros...

Por Luis del Valle
Fotos: Oscar Villanueva

En el segundo día de Coachella se vivió un clima mucho más ameno, y el frío no afectó a los presentes. Con mucha más gente que el día anterior, el festival presentó a los siguientes actos…

A pesar de que las puertas de los Empire Polo Fields, recinto donde se lleva a cabo el festival, llevaban apenas dos horas abiertas, Dragonette logró convocar a un numeroso público que no dejó de bailar durante el breve set de la banda. No tienen una propuesta novedosa o diferente, pero hacen lo suyo muy bien, por lo que es fácil caer bajo sus encantos; su sencillo “Fixin to Thrill” fue el cierre de la presentación y la más coreada.

El día siguió con The Vaccines en la carpa Gobi, agrupación inglesa que logró llamar la atención el año pasado con su disco What Did you Expect From The Vaccines. La mezcla de guitarras aceleradas con coros pop funcionó perfectamente para las primeras horas del día donde canciones como “If You Wanna” y “Post-break Up Sex” se lograron ganar a la audiencia. Ya que tenían a los presentes donde querían, el grupo aprovechó para interpretar nuevas canciones, las cuales se centraban más en las guitarras y no tanto en los pegajosos coros.

En la carpa Mojave, Black Lips ya se encontraba sobre el escenario para presentar los temas de su último álbum Arabia Mountain. Famosos por su desenfrenado y enérgico espectáculo en vivo, el grupo estadounidense no hizo honor a su fama. Al contrario, estuvieron bastante tranquilos y tocaron sus canciones en versiones un poco más lentas. A pesar de esto, el público respondió y bailó a la par del grupo.

Coachella se ha caracterizado por elegir a nuevas promesas dentro de su cartel y este año no fue la excepción; una de ellas fue la rapera Azealia Banks, quien dio una de las mejores presentaciones del día. Con tan solo unas cuantas canciones bajo el brazo, Banks acompañada de un DJ y dos bailarines, encantó a la audiencia de principio a fin. La pequeña carpa no le fue suficiente y el lugar estaba absolutamente repleto para la segunda canción. La cantante no pudo evitar soltar un par de lagrimas mientras veía la reacción del público. Un cover a capella de “Valerie” de The Zutons fue de lo más coreado, pero las palmas se lo llevó el cierre con su canción “212” (mezclada con un cover de “Firestarter” de The Prodigy) que hizo que todos los presentes saltaran sin parar.

Azealia Banks
Puede que sea la experiencia, pero es un hecho que las bandas que surgieron alrededor de los años setenta tienen un aguante que muchos grupos envidiarían hoy. Esto fue comprobado por Buzzcocks, que durante una hora interpretaron éxito tras éxito, llevando así el sonido del punk inglés hasta Coachella. Durante ese lapso, los Buzzcocks lograron que la gente saltara, bailara, se golpeara y armara el slam al ritmo de su música. Clásicos como “What Do I Get?” y “Ever Fallen in Love” fueron los que se terminaron ganando a la audiencia.

La fiebre inglesa seguía en el aire, por lo que fue inevitable ir a ver a Laura Marling. Desafortunadamente, su tranquila música no funcionó en el ambiente festivalero, ya que desde la primera canción no se podían apreciar todos los sonidos por culpa del estridente volumen de los otros escenarios.

Manchester Orchestra parecía la opción más apropiada para ver en lugar de Marling, pero a los pocos minutos se notó que sufrían del mismo síndrome que Dragonette. Nada fuera de lo normal, el grupo entregó uno de los shows más olvidables del festival.

Tras presentarse dos noches seguidas en el Distrito Federal, Noel Gallagher debutó como solista en el desierto californiano y la respuesta no fue tan efusiva como en la capital. Mientras el Sol se ponía y el frío aumentaba, Noel Gallagher interpretaba las canciones de su primer álbum sin mayor respuesta, pero cuando soltó los éxitos de su ex banda, particularmente la encargada de cerrar “Don’t Look Back in Anger”, la audiencia se entregó totalmente y lo acompañó cantando a todo pulmón.

Noel Gallagher
Otra de las características de Coachella es el incluir rarezas dentro de su cartel, esos actos que casi nunca tocan en vivo o que apenas regresan a los escenarios. Ese fue el caso de Jeff Mangum, mente maestra de los separados Neutral Milk Hotel. Mangum, quien durante muchos años se mantuvo alejado de los escenarios y la música, creó un ambiente verdaderamente íntimo a pesar de las masivas proporciones del festival. Las pantallas se apagaron, unas bocinas también y el músico, sólo acompañado de una guitarra, logró conmover a los afortunados presentes con canciones de su ex banda. De vez en cuando se le unían un par de personas en la sección de vientos, pero la energía siempre caía en Mangum, quien se veía bastante alegre de estar ahí. La presentación terminó con “Two-Headed Boy” que hizo llorar a más de uno y que unió a la audiencia con su ídolo.

Mangum acabó antes de lo programado, por lo que dio tiempo de ver a St. Vincent. La cantante y guitarrista es sin duda una de las fuerzas femeninas más poderosas de los últimos años. Annie Clark gritaba, cantaba, daba vueltas a lo largo del escenario e improvisaba en la guitarra como aquellos rockeros de leyenda que alguna vez la inspiraron. “Cruel” fue la más coreada del día, aunque fue su nuevo tema “Crocodile” el que resaltó más, ya que Clark se arrojó al público y rodando sobre la gente interpretó la canción en su totalidad.

La carpa Mojave se preparaba para recibir a Kasabian y ya se podía ver un numeroso público entre los que se encontraban integrantes de Arctic Monkeys y Noel Gallagher. A diferencia de su presentación en el Vive Latino, aquí los ingleses tuvieron una excelente recepción del público que saltó y gritó con cada una de las canciones de Kasabian. Un set de una hora, con todos los grandes éxitos del grupo, demostró por qué son tan grandes en su país natal. “Fire” y “Vlad the Impaler” hicieron que el piso del recinto temblara con los saltos de la enérgica audiencia, mientras que “L.S.F.” y “Club Foot” vieron a todos gritando hasta quedarse sin voz. Una banda que ha tenido problemas para lograrlo en Estados Unidos, pero que con esta presentación podríamos asumir que su suerte ha cambiado.

Kasabian
La gran sorpresa de la noche fue Bon Iver. Los ganadores del Grammy tuvieron uno de los mejores sets de todo el festival. Ambientando su escenario con luces que parecían velas y unas telas viejas como de un antiguo barco. La música también fue sorpresiva, ya que las canciones fueron adaptadas para su show, no sonaban como en los discos, no eran tan tranquilas. Usando instrumentos de percusión y de viento, las canciones recibían nueva vida, sonando más poderosas y con muchas más texturas, lo cual asombró a más de uno en la audiencia. El frío sirvió como efecto especial del grupo, logró crear un ambiente invernal en el desierto. Su canción “Skiny Love” fue la más coreada del set, y Justin Vernon el más feliz por la reacción de la gente.

Dejamos a Vernon y su banda para ver al siguiente acto, SBTRKT. En vivo, el DJ demuestra un gran virtuosismo al mezclar y usar al mismo tiempo una batería eléctrica para hacer los beats. Ritmos tribales se mezclaban con voces de soul y sonidos electrónicos que hacían que la audiencia bailara en la carpa Gobi, la cual estaba completamente llena. Era impresionante ver la habilidad del músico enmascarado, que sólo estaba acompañado de otro colaborador que cantaba y ayudaba con las percusiones. Un verdadero deleite para los oídos, no necesitó ayuda de visuales (algo que parecía regla con los actos electrónicos del festival) para ganarse a la audiencia

Era hora de cerrar el día de la mejor manera posible: con Radiohead. El grupo se retrasó un poco pero eso resultó ser algo bueno, ya que dio tiempo de que las personas que se encontraban en otros escenarios migraran al principal para ver al grupo inglés. De principio a fin la banda tuvo asombrado al público de Coachella, en gran parte a sus complejos visuales e iluminación que incluían numerosos cuadrados que servían como pantallas, una pared de luces al fondo del escenario y un rectángulo hasta arriba donde se veía a la banda. Algo como lo que presentaban en su gira anterior, pero mejorado. En cuanto a la música, el centro del concierto fue su último disco The King of Limbs. Parecía que el grupo había seleccionado canciones que sonaban bien con la música de su ultima producción. Re imaginaban todo para crear un concierto verdaderamente espectacular, un sonido mucho más electrónico y minimalista predominaba en estas nuevas versiones de sus clásicos. Obviamente no podían faltar los éxitos y canciones como “Karma Police”, que fueron coreadas a todo pulmón por el público. La banda dejó el escenario y regresó dos veces antes de llevar las cosas a un gran cierre con una poderosa versión de “Paranoid Android”, que fue el broche de oro en la segunda noche del festival.

Radiohead en Coachella 2012

Picture 1 of 34

Radiohead en Coachella 2012 por Oscar Villanueva



comments powered by Disqus