Corona Capital


James, Interpol, Pixies y más


POR Staff Rolling Stone México  



James, Interpol, Pixies y más

Fotos: Salvador Bonilla y Claudia Ochoa
Txt: PGR

Sin duda uno de los eventos más esperados del llamado “octubre” era el festival Corona Capital, que reunía en su cartel a bandas de talla nacional e internacional, como James, Interpol y Pixies.

El evento arrancó desde tempranas horas, la gente poco a poco iba llegando al lugar para conocer las instalaciones que, a diferencia de otros eventos, presentaba diversas actividades para los asistentes, desde una playa artificial y una escultura hecha con basura, hasta stands de patrocinadores con algunas dinámicas.

Le Butcherettes abrió las actividades en el escenario principal, el Corona, donde Teri Gender Bender estuvo acompañada de Ximena Sariñana y dio una dosis de buenos guitarrazos para presentar gran parte de su nuevo disco Sin Sin Sin, con canciones como “Henry Don’t Got Love” y “I’m Queen” de su primer material.

Mientras tanto en el escenario Corona Light, los regiomontanos de 60 Tigres hacían lo propio tocando “Modelos sin personalidad”, un sencillo que cautivó a los asistentes. Por su parte, los de Dirty Karma iniciaron en el escenario Capital, donde el público coreó “Tiempo”, el nuevo sencillo de su reciente disco “Four Elephants”.

Minus the Bear fue una de las grandes sorpresas del día, ya que bajo los rayos del sol hicieron sonar “Pachuca Sunrise”, siendo el momento perfecto para estar tirado sobre el pasto escuchandolos a gusto, lo cual también ocurrió con los de Two Door Cinema Club, donde canciones como “Something Good Can Work” le ponían excelente ritmo a la tarde.

TWO DOOR CINEMA CLUB 01

The Temper Trap logró sorprender a la gente que, para esa hora ya era incontable. Los australianos pese a los sonidos tranquilos que presentan en su disco Conditions, en vivo son completamente lo opuesto y dieron una actuación sorprendente, con guitarrazos, batucazos y una energía que sin duda cautivó. Los que también se ganaron a la gente fueron los de White Lies, quienes lograron reunir a una enorme multitud al rededor del escenario donde tocaron su primer álbum y los éxitos “To Lose My Life” y “Death”.

Regina Spektor tuvo algunas complicaciones, el audio no la benefició y según algunos gestos que hacía, no estaba conforme con el sonido del piano; aún así la gente la recibió bien y la acompañó en el coro de “Fidelity” y “On the Radio”.

REGINA SPEKTOR 03

Los de James dieron una actuación sorprendente, arrancaron con “Sit Down” y siguieron con “She’s a Star”, una canción que, Según Tim, su vocalista, les gusta tocar cuando vienen a México. Su set estuvo compuesto de grandes clásicos, como “Say Something” y “Tomorrow”, así como la exitosa “Laid”, donde invitaron al escenario a varias chicas para que los acompañan a bailar y así armar una enorme fiesta.

JAMES PREVIO

Mientras tanto, en el otro escenario los de Interpol iniciaban su sesión con “Success”. Ya había caído la noche y las luces de los celulares se encendían con el ritmo de Paul Banks y compañía, quienes dieron un breve recorrido por el Turn on the Bright Lights con “Say Hello to the Angels”, pasando por el Antics con “C’mere”, por Our Love to Admire con “Mammoth” y el reciente con “Barricade”.

INTERPOL

Pero luego del encore la gente empezó a avanzar rumbo al escenario Corona, donde las luces anunciaban que el show de Pixies estaba a punto de comenzar. No fueron 35 temas como en Chile, pero al menos sí fue un puñado de 25 éxitos de Black Francis y compañía, quienes arrancaron con “Bone Machine”, seguida de “Wave of Mutilation”; la gente gritaba y cantaba eufórica, sobre todo cuando la sonriente Kim Deal saludaba en español, preguntandole a sus compañeros si era la primera vez que estaban en nuestro país. Francis decía estar muy emocionado de estar en México y a cambio, ofrecieron más y más éxitos memorables como “Here Comes Your Man”, “Velouria” y “La La Love You”. Poco a poco el ambiente iba subiendo de tono y de intensidad y los Pixies propinaban una buena dosis de guitarrazos como en sus primeros años. “Monkey Gone to Heaven” y “Caribou” también sonaron; Francis demostró que aún puede erizar la piel con sus berridos, “Debaser” fue la prueba, y sí, lo estruendoso no faltó en “Tame“, “Vamos” e “Isla de Encanta”. Kim se burlaba de sus compañeros y decía que quería seguir tocando, así que en el encore regresaron con “Where is My Mind?” y “Gigantic”. Al fina la banda demostró que aún siguen teniendo ese espíritu que desgarra a las guitarras y que sin duda, fue el mejor premio para el público por su enorme espera. La gran sorpresa de la noche, fue el anuncio de una nueva fecha de Pixies, la del 18 en el Teatro Metropólitan.

PIXIES

Casi 11 horas de música contínua, excelentes actuaciones y un evento en el que, curiosamente fató la cerveza, pero a pesar de ello, puede ser un inicio de los festivales que hacen falta en nuestro país.



comments powered by Disqus