Cobertura especial: Lollapalooza 2013 – Día 2


Todos los detalles del segundo día de actividades en Lollapalooza 2013.


POR Staff Rolling Stone México  



Todos los detalles del segundo día de actividades en Lollapalooza 2013.

Por Paola García

Fotos: Vero Galicia y Giancarlo Viloria.

Para el segundo día, Lollapalooza iniciaba con mucha energía desde temprano. Aún cuando las bandas nuevas eran las encargadas de abrir el cartel, la gente ya se acumulaba a la entrada del parque para poder ver grupos como Pujol, la banda apadrinada por Jack White, que presentó canciones al estilo de Green Day y una gran actitud que retaba su poca edad y sus primeros pasos en los escenarios grandes.

Caía la tarde y el clima era perfecto para escuchar a The National. Matt Berninger salió al escenario con micrófono y botella en mano, dispuesto a sacudir a todos los que estaban ahí para escucharlos. Y así fue. Uno a uno fueron sonando los éxitos de la banda, desde “Bloodbuzz Ohio” y “Sea of Love”, hasta “England”, dedicada a Mumford and Sons. Matt dejaba salir apabullantes alaridos mientras dejaba caer la botella vacía sobre el escenario y aventaba sin preocupación el micrófono. La melancolía que uno podría esperar en un concierto de The National se convirtió en algo electrizante, sobre todo cuando Matt bajó en dos ocasiones del escenario para cantar entre el público.

En el escenario de en frente, The Lumineers repetía la historia que un día antes había logrado Imagine Dragons en el mismo escenario: congregar a una cantidad sorprendente de gente a su alrededor, quienes coreaba su último súper éxito “Ho Hey”, aunque claro, con un mejor audio. Tal parece que la banda originaria de Denver han logrado conquistar el corazón de muchos en poco tiempo.

En medio del Grant Park, los de Unknown Mortal Orchestra encendían el escenario Grove, un pequeño espacio rodeado de árboles que, sin duda, es el lugar perfecto para escuchar a detalle pequeñas propuestas. Fue ahí donde los UMO comenzaron con poco público, pero poco a poco la gente fue llegando de entre los árboles al ritmo de canciones como “How Can You Luv Me” y “Strangers Are Strange”, que al final convirtieron su presentación en una pequeña fiesta en medio del bosque.

Kendrick Lamar se consagró como uno de los favoritos del público en Lolla, al igual que los de Mumford and Sons, que hasta con fuegos pirotécnicos adornaron su presentación en el escenario principal, donde canciones como “I Will Wait” y “Little Lion Man” hicieron que la gente cantara como si se tratara de un himno y que, aún a la distancia, pudiera escucharse el eco.

Del otro lado del parque y, con menos gente que Mumford, The Postal Service iniciaba su show. De inmediato arrancaron los recuerdos del Give Up, a diez años de haber sido creado y de haber musicalizado momentos significativos en la vida de muchos ahí reunidos. Ben Gibbard lucía emocionado sobre el escenario, mirando con complicidad a sus compañeros y entablando una conversación guitarra a guitarra con Jenny Lewis. Esa química musical entre ambos hizo que canciones como “Nothing Better” y “Brand New Colony” se convirtieran en pequeños diálogos que muchos escuchaban atentos con melancolía; la gente -que difícilmente pone atención a una banda- se veía emocionada gritando, aplaudiendo y siendo cómplice del cuarteto debajo del escenario. Lewis seducía musicalmente, mientras entaconada tocaban la batería o la guitarra con gran naturalidad. Gibbard mencionó que ese sería de los últimos conciertos de la banda, pero esperemos que cambien de opinión, ya que aún faltan muchos recuerdos por revivir y vivir con su disco Give Up.

Kendrick Lamar

Picture 1 of 10

Foto por Giancarlo Viloria


istockphoto_5590629-hand-cursorNo te pierdas nuestra cobertura especial de Lollapalooza 2013.



comments powered by Disqus