Daft Punk


La música dance nunca ha sonado tan bien: Los dioses de la pista viajan al pasado


POR Staff Rolling Stone México  



La música dance nunca ha sonado tan bien: Los dioses de la pista viajan al pasado

Daft Punk
Random Access Memories
Calificación:

Por Will Hermes

Este disco está lleno de momentos enigmáticos: Julian Casablancas pone las vocales más emotivas de su carrera, abriéndose paso entre la niebla musical con un gutural sonido; el padrino del dance Giorgio Moroder crea una épica atmósfera de electro-jazz-funk; el gurú del pop, Paul Williams (“We’ve Only Just Begun”), toca una fantasía disco de robótico romance.

El disco navega entre el exceso del rock progresivo y la música dance, orbitando en el punto medio entre el Dark Side of the Moon de Pink Floyd y That’s the Way of the World de Earth, Wind and Fire. Daft Punk ha demeritado a la música dance en sus declaraciones a la prensa, sin abandonar su espectacular anonimato, ha creado un disco casi basado en su totalidad en la instrumentación en vivo. Hay un hilo conductor en él, aunque, como sucede en los álbumes conceptuales, resulta ambiguo. Las robóticas vocales cuentan una historia que insinúa el deseo de los robots de ser humanos…

Más o menos la historia que todos nosotros vivimos hoy en día. A ratos, el álbum cae víctima de su propia ambición. Pero, definitivamente, el resultado no hubiera sido tan genial si hubiesen ambicionado menos.

Destacadas: “Get Lucky” y “Contact”.



comments powered by Disqus