De cómo se deberían de festejar todos los aniversarios…


El Imperial ha sido uno de los foros alternativos más importantes de la Ciudad de México. Es una pieza clave para entender a la escena musical mexicana, pues el lugar ha albergado e impulsado a una buena variedad de proyectos.


POR Staff Rolling Stone México  



El Imperial ha sido uno de los foros alternativos más importantes de la Ciudad de México. Es una pieza clave para entender a la escena musical mexicana, pues el lugar ha albergado e impulsado a una buena variedad de proyectos.

Por Jorge Ramis (@jramiiis)
Fotos de Oscar Villanueva (@theOzcorp)

Desde el 2008, El Imperial ha sido uno de los foros alternativos más importantes de la Ciudad de México. Es una pieza clave para entender a la escena musical mexicana, pues el lugar ha albergado e impulsado a una buena variedad de proyectos. En tanto que una experiencia en El Imperial puede ser de fiesta, también funciona como catalizador del éxito de ciertas bandas. Bajo su telón, su pequeñísimo escenario y su buen sonido, han estado agrupaciones de la importancia de los Beach Fossils y Silverio, por decir algunas.

Para celebrar su cuarto aniversario, los dueños tiraron la casa por la ventana y decidieron otorgar una experiencia totalmente diferente a la acostumbrada a la de El Imperial, no obstante, manteniendo su misma esencia. Se permitió la entrada a los menores de edad, para que así todo el público pudiera conocer el alma del foro. La idea era hacer un evento masivo, razón por la que el evento no fue en el mismo Imperial. El Plaza Condesa, a unos cuantos metros del foro de dos pisos, fue el sitio perfecto para el festejo. Encabezado por los canadienses, Fucked Up, la celebración no podría ser mejor. Las otras bandas invitadas fueron: Atto & The Majestics, Agrupación Cariño, Vicente Gayo, Descartes a Kant, y Silverio.

Vicente Gayo: Al fondo del escenario lucía un gallo de luces que los acompañaba en su presentación. Los oriundos de Satélite tocaron para un público algo apático, quizás debido a que aún era muy temprano para comenzar la fiesta. Sin embargo, Vicente Gayo hizo lo que pudo: divertirse en el escenario, pues de eso se trataba, de una fiesta, de una celebración. Su presentación no pasó a mayores.


Descartes a Kant: Aunque su concepto no es del agrado de muchos, Descartes a Kant se ha logrado posicionar en un buen lugar en la escena mexicana y eso, en parte, se debe al impulso que El Imperial le ha otorgado a este proyecto. Durante su presentación el sonido no les ayudó, el mal audio se mezcló con el espíritu ruidoso de la agrupación y esto sólo provocó que no hubiera mucho público mientras tocaban. Llevaban consigo un cartel de felicitaciones dedicado al festejo del aniversario de El Imperial. Felices, los integrantes de la banda se mostraban entusiastas ante una pequeña cantidad de audiencia. Su presentación no fue desastrosa, pero tampoco llamó la atención de muchos.


Silverio: El chico de mal gusto y odiado por muchos, el nefasto, vulgar, feo, gordo, panzón y bigotón, se presentó ante un público muy emocionado por verlo. Su “Majestad Imperial” (como así se dice llamar) se ha ganado el cariño del público gracias a sus shows tan extraños y de mal gusto. Justo ahí nace lo entretenido: es tan, pero tan de mal gusto, que se vuelve divertido. Tomarse en serio a un personaje como Silverio es un error, no se trata de eso, se trata de poder responderle las groserías, aventarle cosas y pintarle dedo mientras él se va bajando los pantalones, se trata de pasarla bien. En este caso, Silverio (quien ha sido apoyado mucho por El Imperial), fue un gran acierto: reunió a una excelente cantidad de público y todos la pasaron bien.


Fucked Up: Había leído tantas cosas buenas acerca de ellos que ya no sabía si creerlas todas. Yo iba con una actitud algo escéptica en tanto a su presentación. Me equivoqué: Fucked Up, en definitiva, es uno de los actos más brillantes de la actualidad. La experiencia que le otorgan los canadienses al público es única. Damian, el vocalista, les da una cátedra a todos los frontmans de bandas de punk. Aunque son criticados por ser una especie de hardcore más ligera de lo normal, sus presentaciones en vivo son todo lo contrario: Damian se baja del escenario para convivir con el público durante casi todo el concierto, el tipo se pasea por el moshpit mientras va abrazando a la gente. Le avientan de cosas, lo tiran (sin querer), lo lastiman cuando trata de pasar el micrófono, pero el tipo se levanta y continúa dándole muestras de cariño al público.

Cuando abrieron con “Queen of Hearts”, la gente no tardó en abrir un slam gigante, el público se lanzaba al escenario y Damian, inmediatamente, se quitó su playera. El Plaza ya había enloquecido y era apenas la primera canción. “The Other shoe”, el otro single del aclamado David Comes To Life, fue uno de los momentos cumbre, pues Damian le pasaba el micrófono a la gente para que tuvieran una oportunidad de cantarla al unísono de sus gritos.


Durante un instante del concierto, alguien de la audiencia comenzó a pelearse con Damian. “¡Regresa a Canadá!”, le dijo el hombre del público a Damian, el canadiense se paró y contestó: “Oh, vamos, hombre, todos la estamos pasando bien, si tú no, estás en todo tu derecho. México y Canadá tenemos una cosa en común y se llama Estados Unidos”, y, en ese instante, Damian se ganó muchísimo cariño de la gente mientras que al otro tipo lo sacaban en medio de un moshpit gigante.

Al final del concierto (que duró aproximadamente una hora) Damian se quedó abajo del escenario para así saludar a la gente y tomarse fotos con sus fanáticos.

La honestidad y el amor que le tiene la banda al público, en especial Damian, influye sobremanera, es imposible que alguien la pase mal mientras la banda está arriba del escenario. Aunque no te guste su música llena de gritos disonantes, la alegría y energía que se vive en un concierto de Fucked Up no se siente en ninguna otra parte del mundo. Definitivamente ha sido uno de los mejores conciertos de este año y que dejó a muchos con playeras rotas, moretones, gargantas inflamadas y torceduras de pie. Hoy en día ya no hay bandas como Fucked Up.

Fucked Up en el Aniversario de El Imperial

Picture 1 of 17

Aniversario El Imperial por Oscar Villanueva



comments powered by Disqus