Disclosure en México


Sin error de ejecución alguno, los jóvenes demuestran tener el talento adecuado para escenarios (aún más) grandes.


POR Staff Rolling Stone México  



Sin error de ejecución alguno, los jóvenes demuestran tener el talento adecuado para escenarios (aún más) grandes.

Por: @Jorge Ramis
Fotos: @Claudia Ochoa

La banda revelación del año pasado ofreció ayer una presentación dinámica y astuta. La dupla destacó, ante un abarrotado José Cuervo Salón, por su fluidez y naturalidad sobre el escenario.

En punto de las 10:30, los hermanos Lawrence abrieron con “F For you”, uno de sus más grandes éxitos, para así continuar con “When A Fire Starts to burn”, todo bajo una cautela impecable en su calidad de sonido.

Inmediatamente la audiencia comenzó a bailar sintonizada con un frenesí explicable sólo por los rápidos beats de su deep house. Al fondo, cinco pantallas romboides donde presentaban visuales minimalistas y su ya clásico rostro dibujado que, a veces, cantaba al unísono de sus voces y samples.

No obstante, y como Settle (el disco que les ha merecido laureles y cumplidos), el espectáculo puede caer en una monotonía estresante para cualquier no fanático de la agrupación. Aunque los hermanos sí hacen muestras de teatralidad (el uso de pads y voces en vivo), no termina de sentirse como un espectáculo grabado. Aún así, los ingleses se ven y se sienten como todos unos veteranos en el escenario. Su profesionalismo es remarcable, parece que lo han hecho durante veinte años.

Tras un par de veces de expresarse agradecidos por su visita a nuestro país, el dúo continúo mostrando su porte y elegancia, sobre todo en su interpretación de “White Noise”, momento clave de la noche: Cada alma ahí aplastada comenzó a bailar como nunca lo habían hecho en sus vidas. Lo mejor que saben hacer es desatarse a sí mismos y a su público, manteniendo una sensación de intimidad no presente en otros actos de música dance. Conversando con melodías pasivas con “Help me lose my mind”, y transgrediendo la pista de baile con “Latch”, el temple de su acto convence y emociona a todo su público. Su corta discografía no les permitió cerrar con un encore, motivo del disgusto de algunos asistentes, pues dejaron con ganas de más.

Sin error de ejecución alguno, los jóvenes demuestran tener el talento adecuado para escenarios (aún más) grandes. Si Trainspotting ocurriera en 2014, Mark Renton ya estaría en un concierto de Disclosure.

Disclosure en México

Picture 1 of 17

Disclosure en México por Claudia Ochoa



comments powered by Disqus