Festival 212 Panamericano, una buena dosis auditiva


El Paseo Chapultepec de Guadalajara se convirtió en un gran escenario para disfrutar más de 10 horas continuas de música de Kinky, Panóptica Orchestra, El Gran Silencio, La Gusana Ciega, La Lupita, Disidente, Vainilla y Descartes a Kant


POR Staff Rolling Stone México  



El Paseo Chapultepec de Guadalajara se convirtió en un gran escenario para disfrutar más de 10 horas continuas de música de Kinky, Panóptica Orchestra, El Gran Silencio, La Gusana Ciega, La Lupita, Disidente, Vainilla y Descartes a Kant

Por Vania Hernández
Fotos Víctor Arroyo

El Paseo Chapultepec de Guadalajara se convirtió en un gran escenario para disfrutar más de 10 horas continuas de música

Con más de 40 bandas invitadas, el Festival 212 Panamericanos tomó las calles del Paseo Chapultepec, que a lo largo de 12 cuadras dispuso cuatro escenarios, donde alrededor de 70 mil personas disfrutaron de agrupaciones como Kinky, Panóptica Orchestra, El Gran Silencio, La Gusana Ciega, La Lupita, Disidente, Vainilla y Descartes a Kant, por nombrar algunas.

Organizado por la estación de radio RMX, el festival con seis años de vida, hizo la delicia de los tapatíos al ofrecer, de manera gratuita, música durante más de 10 horas con grupos locales y nacionales.

El Escenario Panamericanos fue el más concurrido. Los Ángeles Negros pusieron su toque sentimental, mientras la banda local Descartes a Kant fue bien recibida. Al caer la tarde, La Gusana Ciega entró con energía y sin perder tiempo, entregó “Celofán” y “No me tientes”, temas coreados tan fuerte que a los alrededores se pudo escuchar al público acompañarles.

Por su parte, los tapatíos de Sussie 4 subieron el ánimo de la noche. Apoyados por visuales interpretaron “Remote Control”, “One More Time” y “Sund4y”, que hicieron irresistible el baile. El público los apoyó con las manos en alto, mientras los elementos de seguridad sucumbieron al ritmo y más de alguno siguió el beat con el cuerpo.

Sussie 4
El set list de Kinky fue destinado a no parar de bailar; Gilberto Cerezo, el vocalista, mantuvo la inspiración. De un lado a otro, la banda regia dejó en claro que su propuesta no baja la guardia. En “Mexican Radio” y “Sister Twisted”, Ulises Lozano estuvo a cargo del acordeón y frente al público, demostró su habilidad en el instrumento.

Le siguieron “Marcha atrás” y “Corman”, para emocionar con las primeras notas de “A dónde van los muertos”, al incitar a los brincos y crear un efecto en la multitud de un indomable mar humano.

Mientras avanzó el concierto, los edificios cercanos al escenario fueron los mejores lugares para presenciar el desempeño de los músicos. El frontman también mostró su habilidad en la tornamesa para “Ejercicio No. 16”, y así mantener atenta a la multitud por unos segundos al descifrar el tema y provocar de nuevo los saltos, acompañados de palmas.

El quinteto anunció el estreno del tema “Intoxícame”, para continuar con el beat de “Soun tha mi primer amor” y subir el calor de la noche; no pudo faltar “Día negro”, con apoyo de imágenes de La Mala Rodríguez, mientras Cesar Pliego, con su incansable bajo, armó su torbellino en el escenario a ritmo de “Coqueta”, para cerrar su participación con “Hasta quemarnos”.

Kinky
Entre el público, cerca de una de las vallas, un elemento de seguridad se mostró entusiasmado por la música y se le escuchó decir: “Hasta yo me quitaba la playera y me iba a divertir”.

Azul Violeta fue la agrupación encargada de coronar la noche. Ugo Rodríguez, el vocalista, mantuvo el contacto con el público, agradeció la presencia de los asistentes e hizo hincapié que veía caras conocidas, para luego regalar una sonrisa.

Entre los temas que revivieron viejos tiempos fueron “Es hora”, “Volver a empezar” y “Luna”, en nuevas versiones, además de una probadita de la nueva cara de la banda tapatía con “Somos algo”.

Azul Violeta



comments powered by Disqus