Grizzly Bear en México


Su música en vivo cobró dimensión, color, textura, brillo, peso. Las armonías vocales en diferentes niveles destacaron la clara identidad de cada voz


POR Staff Rolling Stone México  



Su música en vivo cobró dimensión, color, textura, brillo, peso. Las armonías vocales en diferentes niveles destacaron la clara identidad de cada voz

Por @Verónica Galicia
Fotos de Claudia Ochoa

Este año muchas bandas importantes visitan por primera vez nuestro país, como Nick Cave y The Stone Roses. Dentro de este grupo de primeras visitas entra Grizzly Bear, quienes cerraron el mes de enero con un show inolvidable.

Grizzly Bear presentó casi en su totalidad su más reciente álbum Shields; “Speak In Rounds”, “Adelma” y “Sleeping Ute” formaron el bloque abridor, y junto con tracks del “Veckatimest” y “Yellow House” conformaron un extenso y muy bien ligado set de 18 canciones; mismo al que calificaron como “el concierto más largo que hemos tocado hasta el momento”.

Aprovechando al máximo el espacio acústico del Auditorio BlackBerry, los de Grizzly Bear lucieron su gran capacidad de interpretación, la cual sin duda supera la experiencia auditiva de su material de estudio.

Su música en vivo cobró dimensión, color, textura, brillo, peso. Las armonías vocales en diferentes niveles destacaron la clara identidad de cada voz, las cuerdas vibraron desde la suavidad de una guitarra reverberada hasta la ruidosa brillantez del rasgar de cuerdas del arpa. Saxofón, clarinete, una batería de jazz, tres variantes de teclados; la musicalidad y potente ejecución lograron solidificar la sonoridad etérea de la banda.

“Cheerleader”, “Lullabye”, “Yet Again” y “Shift” probaron la versatilidad de la banda para amalgamar cuatro canciones de diferentes álbumes logrando un potente bloque. Seguida entró “Foreground”, la cual logró uno de los niveles más altos de intimidad del show. Y si bien la intimidad es una de sus especialidades, la experiencia en vivo se complementa con la emoción generada en la audiencia.

Para el cierre, el piano de “Two Weeks” devolvió la potencialidad al show, seguida de “Half Gate” y “Sun In Your Eyes”, ambas de su última producción de estudio.

Grizzly Bear llegaron contentos y se fueron sorprendidos. Muy agradecidos comentaron haber esperado ocho años para tocar en México y ofrecieron un show que no dejó dudas de su emoción y gusto por visitar nuestro país.

La esperada “Knife” fue colocada en el encore, seguida de “All We Ask” en una versión acústica a capricho de la banda, pues lucieron sus voces acompañadas de guitarra después de comentar lo impresionados que estaban de la sonoridad del Auditorio.

Superando toda expectativa y reseña, Grizzly Bear ofrece un espectáculo como pocos; donde todos los componentes crean un espacio sonoro difícil de igualar y muy difícil de olvidar.

Grizzly Bear en México

Picture 1 of 15

Grizzly Bear en México por Claudia Ochoa



comments powered by Disqus