Iron Maiden arma la fiesta mexicana en el Foro Sol


Iron Maiden arma la fiesta mexicana en el Foro Sol


POR Staff Rolling Stone México  



Iron Maiden arma la fiesta mexicana en el Foro Sol

Por Natalia Cano
Fotos: Salvador Bonilla

Cuando los integrantes de Iron Maiden se postran sobre el escenario, son capaces de derribar fronteras idiomáticas, geográficas y hasta generacionales. Por que ni siquiera la lluvia más intensa puede callar miles de voces aclamando los primeros acordes de “Doctor Doctor“, de UFO, con el que la legendaria agrupación británica inicia sus conciertos desde hace muchos años y a la que precedió la no menos clásica “Moonchild“.

Por que en dos horas todo puede suceder, pero nada, ni nadie, es capaz de callar las miles de gargantas desgarrándose en los coros de algún tema de la banda. Si algo sobra aquí es la pasión de sus fans por la Doncella de Hierro y el grupo lo sabe.

El concierto del martes, en el Forol Sol de la Ciudad de México, fue la primera parada de la sección latinoamericana de su gira mundial “Maiden England 2013” que recrea la mítica gira de 1988 “Seventh Tour of a Seventh Tour“, con la que Iron Maiden promocionó su álbum Seventh Son of a Seventh Son. Indudablemente el mejor lugar para iniciar sus presentaciones por la región es México.

El repertorio que presentaron logró emocionar a los cerca de 52.000 asistentes que se reunieron en el mencionado recinto, de acuerdo con cifras proporcionadas por Ocesa. Son sobre todos los fans de antaño los que enloquecieron cuando escucharon algunas rarezas que hace años no presentaba Maiden en vivo, tales como “Seventh Son of A Seventh Son” y “The Prisioner“.

La sorpresa la dio el cantante Bruce Dickinson, quien siempre deleita al respetable con la entereza de su voz y su admirable condición física. En esta ocasión, y para placer de sus fans mexicanos, salió al escenario luciendo un sombrero de charro, gesto que desató la euforia del público.

Dickinson y sus compañeros de banda: el bajista Steve Harris, el cerebro detrás de la Doncella de Hierro; los guitarristas Dave Murray, Adrian Smith y Janick Gers; y el baterista Nicko McBrain, interpretaron temas como “Phantom of the Opera“, “Aces High“, “Afraid to shoot Strangers“, “The Evil That Men Do” y “The Clairvoyant“. En el listado de canciones, que se caracterizó por recrear pasajes altamente energéticos y momentos más tranquilos, no pudieron faltar otros clásicos de la discografía de la banda: “Can I Play with Madness“, “The number of the beast“, “Fear of The Dark” y “The Trooper“.

Para cuando Iron Maiden subió al escenario, Slayer ya había calentado los ánimos entre la audiencia. Si existe la categoría del “moshpit más brutal”, ese título le corresponde a los seguidores de esta mítica banda de thrash metal. Basta con que suenen los primeros riffs a cargo de Kerry King para que eso se convierta en algo apoteósico.

El homenaje al guitarrista Jeff Hanneman, fallecido en mayo pasado, es un momento que los fans esperaban con ansiedad. En las pantallas se proyectaron imágenes del músico en algunos de los momentos más celebres en la historia de Slayer. La ovación llegó y con ello las muchas muestras de respeto y admiración por parte de los seguidores del grupo.

World Painted Blood“, “Disciple“, “War Ensemble“, “Mandatory Suicide“, “Hallowed Point“, “Dead Skin Mask“, “Hate Worldwide“, “Seasons in the Abyss“, “South of heaven“, “Raining Blood” y “Angel of Death” conformaron el repertorio que el vocalista Tom Araya, el guitarrista Kerry King, y los ex integrantes de Exodus, el guitarrista Paul Bostaph y el baterista Gary Holt presentaron.

Sin duda, el debut de la agrupación sueca Ghost era de lo más esperado de la velada. Lo malo fue que sus integrantes tuvieron que salir al escenario sin su característico vestuario que incluye maquillajes, túnicas y una mitra papal. En cambio, lucieron trajes negros con sudaderas y capuchas, pues durante el viaje fueron víctimas de robo.

ZINIO



comments powered by Disqus