Libro: Antigua Luz


Un hombre llamado Alexander Clave comienza a trazar un camino entre sus recuerdos. Éste le lleva a través de su adolescencia y los acontecimientos y personajes que la rodearon.


POR Staff Rolling Stone México  



Un hombre llamado Alexander Clave comienza a trazar un camino entre sus recuerdos. Éste le lleva a través de su adolescencia y los acontecimientos y personajes que la rodearon.

Antigua Luz
John Banville
Alfaguara

“… Madame Memoria es una gran y sutil fingidora”

Por Miguel Ángel Ángeles

Un hombre llamado Alexander Clave comienza a trazar un camino entre sus recuerdos. Éste le lleva a través de su adolescencia y los acontecimientos y personajes que la rodearon: su mejor amigo, el pueblo en el que vivía, la relación con su madre y sobre todo, su despertar sexual vivido junto a la enigmática señora Gray.

Al tiempo, los recuerdos de una cercana experiencia con una impactante estrella de cine con quien comparte créditos en un proyecto fílmico salen a flote. Las revelaciones, sin embargo, no se quedan ahí. Afloran figuras fantasmales: su hija muerta, el dolor negado y la mujer que fue su esposa, esa con la que ahora vive y parece ser no sólo una presencia extraña sino toda una desconocida. Se suman al laberinto otros nombres, otras figuras. Es justo esta alternancia de procesos mentales la que da inicio a una de las novelas más hermosas de los últimos años y por mucho, uno de los aciertos más interesantes de Alfaguara en este 2012: Antigua Luz del célebre autor irlandés, John Banville.

Banville demuestra en este trabajo, las razones por las que se ha convertido hace tiempo en uno de los nombres que más suenan cada vez que el jurado de Oslo se prepara para deliberar a quién otorgará el Premio Nobel de Literatura. Su maestría como creador, le permite gestar una historia en la que el enigma es uno de los protagonistas principales que funge a la vez como un conector que privilegia la relación autor-escritor. Obsesión, olvido, dolor, rencor, recuerdo. Todo es iluminado por esta Antigua Luz apenas y uno se adentra en ella.

“El tiempo y la memoria son una quisquillosa empresa de decoradores interiores siempre cambiando los muebles y rediseñando y reasignando habitaciones” dice el escritor en uno de los pasajes iniciales de la novela para continuar demostrándolo página a página hasta dejarnos ante un inevitable cuestionamiento: ¿somos lo que recordamos?

Es casi imposible no dejarse llevar por sus letras: Banville sabe jalarnos a sus historias, ponernos de frente a ellas y –al menos en el caso de este trabajo- hacernos sentir a momentos algo que pocas novelas logran: darnos la sensación de formar parte del encantamiento de sus palabras. Éste, por si fueran pocos, es otro de los más notables aspectos de la obra y una razón para acercarnos al trabajo de uno de los escritores más importantes de la actualidad. Alguien que además, nos hace recordar – si acaso lo hemos olvidado- que las letras iluminan, literalmente.



comments powered by Disqus