Libro: ‘Diles que son cadáveres’


Soler hace desfilar en ‘Diles que son cadáveres’ a una estela de seres abismales, quienes con sus andanzas tejen una cautivadora historia con un sutil sabor a thriller psicológico…


POR Staff Rolling Stone México  



Soler hace desfilar en 'Diles que son cadáveres' a una estela de seres abismales, quienes con sus andanzas tejen una cautivadora historia con un sutil sabor a thriller psicológico...

Diles que son cadáveresDiles que son cadáveres
Jordi Soler
Literatura Mondadori
Calificación: Rolling Stone

“Soy de los que piensan que una línea escrita, ya no digamos un verso de altura, puede ser una tabla de salvación o una bomba…”

Una especie de epifanía hace creer al poeta francés Antonin Artaud que es el poseedor de una mítica reliquia que perteneció a San Patricio. Más de cincuenta años después, el encanto de lo absurdo enfrasca a un variopinto grupo de personajes en la búsqueda de la misma, anécdota que da cuerpo a la más reciente novela del también amante del absurdo, Jordi Soler.

Avezado en el arte de crear periplos literarios intrincadamente adictivos, Soler hace desfilar en Diles que son cadáveres a una estela de seres abismales, obsesos fatalistas, perturbadores catatónicos y bizarros poetas, quienes con sus andanzas tejen una cautivadora historia con un sutil sabor a thriller psicológico, novela policiaca e incluso, un entrañable toque psico-dramático.

En manos del autor, los objetivos últimos – ocultos tras el humo de la urgencia y la inmediatez- encarnan un papel preponderante, que une de manera poética – y no menos hermosa- a creador con creación, confirmando en ambos casos que las búsquedas de lo inútil – sean bastones o páginas escritas- pueden desencadenar en sus partícipes auténticos episodios de paroxismo artístico, acaso el punto extático con el que todo artista sueña.

Además de tal característica, en Diles que son cadáveres podemos hallar otro aspecto vital y revelador del espíritu soleriano: la lucha constante por encontrar caminos para las letras, para la permanencia de éstas y su utópica omnipresencia; la búsqueda también, de un español neutral que funja como patria y que pueda ser entendido por todos los hispanohablantes; luchas que desvelan la unión inquebrantable entre el poeta mítico; Artaud, aquél que busca; el protagonista, y por supuesto, aquel que ejecuta: Soler.

Por si todo ello no fuera suficiente, la novela es también un pretexto perfecto para disfrutar del humor tan característico del autor de La Fiesta del Oso. Éste, permea la obra haciéndole alcanzar un equilibrio que permite su disfrute mientras nos regala sonrisas que se mezclan con poesía y aventura, solucionando la trama de manera altamente disfrutable. Con todo lo que esto implica.

Por Miguel Ángel Ángeles
Twitter@mangelangeles

Rolling Stone Noviembre



comments powered by Disqus