Libro: Filosofía Zombi


Para Jorge Fernández Gonzalo, la figura del zombi representa una excelente metáfora de los papeles que como entes pertenecientes a esta sociedad, parece que estamos destinados a desempeñar.


POR Staff Rolling Stone México  



Para Jorge Fernández Gonzalo, la figura del zombi representa una excelente metáfora de los papeles que como entes pertenecientes a esta sociedad, parece que estamos destinados a desempeñar.

Filosofía Zombi
Jorge Fernández Gonzalo
Anagrama

Por: Miguel Ángel Ángeles

El capitalismo funciona como la pandemia zombi, es el pensamiento de la horda: cubrir todo, arrasar todo.

Miles de personas se reúnen en el Monumento a la Revolución. Desde ahí, marchan con rumbo al Zócalo de la Ciudad de México vestidos de “zombies”. La escena que podría parecer una pesadilla digna de una película de George Romero -sin duda el director más representativo del género- es en sí, la fantasía hecha realidad de este multitudinario grupo de fanáticos. El llamado Zombie Walk es todo un éxito.

Al tiempo, miles de televisores en todo el mundo reciben la señal de una serie que podría considerarse uno de los fenómenos televisivos más representativos de los últimos años: The Walking Dead, el cual, a su vez, es una adaptación de un cómic ultra exitoso que nació en 2003 y que puede considerarse ya un clásico. Para corroborarlo basta recordar que a principios de noviembre un ejemplar de su número inicial fue vendido en eBay por 10 mil dólares, cifra nada despreciable para una historieta que no cuenta con más de diez años de antigüedad. Que la primera ministra de Australia, Julia Gillard, protagonice un video donde alerta en broma a sus gobernados sobre el inminente ataque de estos especímenes es tan sólo el último capítulo de esta saga.

Tales son ejemplos de la euforia que genera la figura del ‘no muerto’. Las explicaciones pueden ser muchas, pero para Jorge Fernández Gonzalo, la figura del zombi representa algo más: una excelente metáfora de los papeles que como entes pertenecientes a esta sociedad -sobra decir, posmoderna- parece que estamos destinados a desempeñar. Va incluso más allá: para el autor de Filosofía Zombi esta figura es “un artefacto cultural, una herramienta mítica para producir un determinado efecto de significación, un psiquismo, una síntesis conceptual necesaria”.

Y vaya que sabe desentrañar -¿destripar acaso?- a la perfección su objeto de estudio. A través de la manera en que analiza las películas de George Romero, nuestro comportamiento al relacionarnos interpersonalmente, nuestros hábitos de consumo o la literatura que se ha escrito al respecto, logra poner sobre la mesa de disección a la civilización que conforma esta sociedad tardocapitalista capaz de gestar fenómenos como éste. Con palabras, desangra y nos expone. Despiadado sí, pero poderosamente esclarecedor. Y nunca zombi.

En un mundo en el que cantantes como Justin Bieber desatan fúricas reacciones por parte de las hordas de fans que atiborran los estadios en que se presenta, figuras como Kim Kardashian poseen más de 16 millones de seguidores en Twitter o un evento como el SuperBowl es visto por 111.3 millones de espectadores -de acuerdo a Los Angeles Times-, un libro como Filosofía Zombi parece más que indicado para hacernos reflexionar sobre la cercanía del llamado Apocalipsis Zombi. Tal vez ya lo estamos viviendo y sea momento de cuidar el cerebro, no sólo de mordidas.



comments powered by Disqus