Libro: Las palabras perdidas


El olvido tiene muchas caras. Según el artista Zbynek Baladrán “es una forma de destrucción”. Por otro lado, Khalil Gibrán dice que es “una forma de libertad”. Para Victoria Dana, el rostro del olvido es el hilo conductor de su primera novela: Las palabras perdidas, publicada por Textofilia.


POR Staff Rolling Stone México  



El olvido tiene muchas caras. Según el artista Zbynek Baladrán “es una forma de destrucción”. Por otro lado, Khalil Gibrán dice que es “una forma de libertad”. Para Victoria Dana, el rostro del olvido es el hilo conductor de su primera novela: Las palabras perdidas, publicada por Textofilia.

Las palabras perdidasLas palabras perdidas
Victoria Dana
Textofilia
Calificación:
Por Miguel Ángel Ángeles (@mangelangeles)

“El silencio es un vacío que ha perdido la plegaria”

El olvido tiene muchas caras. Según el artista Zbynek Baladrán “es una forma de destrucción”. Por otro lado, Khalil Gibrán dice que es “una forma de libertad”. Para Victoria Dana, el rostro del olvido es el hilo conductor de su primera novela: Las palabras perdidas, publicada por Textofilia.

Blanca es una exitosa abogada, profesora de la Facultad de Derecho de la UNAM, esposa feliz y madre de dos jóvenes. Es una mujer hermosa con una vida que podría ser perfecta si no estuviera inmersa en un lento proceso de desprendimiento: sufre los estragos del llamado Síndrome de Pick. Por este motivo va perdiendo lentamente las conexiones que tenía con el presente, el pasado y por ende, cualquier tipo de eslabón que pudiera llevarla a entrever su futuro.

Dana teje un relato estremecedor sobre la lastimera enfermedad que hoy en día es padecida por millones de personas en todo el mundo y que la lleva incluso a preguntarse si un “hombre sin memoria deja de ser humano”, cuestionamiento que de paso, deja entrever la intención de la autora por vislumbrar los comportamientos que como sociedad tenemos con este mal. ¿Cómo lo vemos? ¿Cómo lo tratamos?

La forma en que Victoria Dana dibuja los contornos de la catástrofe, lo que sienten los familiares, la degradación de las relaciones entre ellos, la asimilación de la realidad, las problemáticas nuevas que van surgiendo y la percepción generalizada que se tiene de este tipo de pacientes es un gran logro de Las Palabras Perdidas pues la convierte en un crudo, sí, pero humano retrato de un fenómeno que no necesitamos vivir para comprender.

Por ello, podemos decir que esta pieza es más que buen inicio para una escritora que seguramente nos dejará ver con el tiempo, los caminos que su sensibilidad para proyectar la naturaleza humana la hará tomar y que por supuesto, la llevarán a encontrar muchas más palabras que darán continuidad a esta primera entrega.



comments powered by Disqus