Libro: Plástico


Una visión panorámica acerca de los desperdicios plásticos y la sociedad norteamericana.


POR Staff Rolling Stone México  



Una visión panorámica acerca de los desperdicios plásticos y la sociedad norteamericana.

Plástico
Susan Freinkel
Tusquets
Calificación:

“Es casi imposible escapar de la burbuja plástica”


Por Miguel Ángel Ángeles (@mangelangeles)

Terminas de tomar una botella de agua y piensas – si es que has sido felizmente convencido gracias a la portentosa mercadotecnia que gira en torno de este lucrativo negocio- que estás haciendo algo bueno por tu cuerpo. En el mejor de los casos, incluso por tu planeta pues de seguro, al igual que otros cientos de marcas en el mercado, el recipiente que contenía el líquido es “amigable con el medio ambiente”.

Qué decir de ese encendedor que va directo al bote de basura inorgánica acompañado de las decenas de vasos y platos desechables que sobraron tras una buena fiesta. “Estoy separando, soy responsable” son quizá, dos pensamientos que asociaríamos con tales acciones. ¿Y si no fuera necesariamente así? ¿Y si, a pesar de lo aprendido en programas de televisión y en esto que llamamos “cultura verde”, no estuviéramos haciendo lo correcto?

Evitar tales cuestionamientos es casi imposible después de leer una obra tan estremecedora como ‘Plástico’ de Susan Freinkel. En ésta, la autora nos lleva a dar un paseo por los hábitos de consumo de una sociedad –la norteamericana- enamorada de los paliativos mentales para un problema tan grave como el de la contaminación ambiental, específicamente, la derivada de la industria de la producción de plásticos. Una sociedad que tiene cada vez menos diferencias con la nuestra.

¿Adónde van tras consumirse los miles de tenedores que usamos tan sólo unos segundos? ¿Qué lugar del mundo acoge todos los juguetes que los niños ya no usan? Y los millones de bolsas desechables… ¿en dónde quedan? Armada de datos abrumadores y casos con personajes reales que podrían pertenecer a un guión de Wes Anderson, Freinkel deja en claro que todavía hay mucho por hacer y entender. Lo que falta no es materia prima: es tiempo y consciencia.

Y son justo esos dos factores los que fungieron como elementos cruciales para que este trabajo llegara a ser uno de las más recomendables publicaciones sobre el tema: una ardua investigación y el sentido común de una mujer que entiende que este asunto debería ser un punto primordial de la agenda diaria de la humanidad, aunque ello parezca un verdadero sueño biodegradable. Una mujer cuya visión nos permite entender un poco más del complejo engranaje generador de contaminación del que formamos parte, y que por ende, abre una puerta cuando menos, a un ejercicio de reflexión profunda y para nada desechable.



comments powered by Disqus