Libro: Tras las huellas de mi olvido


Tras las huellas de mi olvido / Bibiana Camacho


POR Staff Rolling Stone México  



Tras las huellas de mi olvido / Bibiana Camacho

ALMADIA_CAMACHO_TrasLasHuellas2

Tras las huellas de mi olvido
Bibiana Camacho
Editorial Almadía

Etel es una chica de la ciudad de México cuya vida transcurre parsimoniosamente entre líos familiares, rutinarias citas con su novio y un tedioso trabajo, hasta que un lapsus de olvido se inserta en su memoria, trastornando y haciendo que de un día para otro, su tranquila existencia se transforme en un enloquecedor paseo por un laberinto mental cuyas paredes distan mucho de ser meras alucinaciones.

Dicho laberinto, habitado por una madre alcohólica con delirios que lindan en la esquizofrenia, un padrastro cómplice y con poco carácter, un transexual de nombre Isaac y amigos con reputación poco fiable, es el entorno en el que se pierde Etel, mientras lucha con su memoria arriesgando incluso más que la vida: su propia cordura.

La búsqueda por algo conocido y olvidado es la piedra de golpe con la que Bibiana Camacho construye una novela que cautiva desde un inicio y cuya prosa nos remite página tras página a una realidad entendida y/o vivida por todos, en esta ciudad-laberinto con paredes que crecen sin mesura y que a veces parece ser mucho muy distinta a lo que solemos imaginar.

Tras las huellas de mi olvido ya le consiguió una mención honorífica en el Premio Juan Rulfo a la primera novela en 2007 y constituye sin duda una excelente oportunidad para acercarse a la narrativa de una de las más frescas y nuevas voces de la literatura mexicana actual, ésa que en las manos de autores como Jorge González (Más noche que ayer en la noche) o J.M. Servín (D.F. Confidencial) está levantando la voz para contar historias que se esconden entre las calles de la que alguna vez fuera la Gran Tenochtitlán.

Leer esta novela nos deja en claro que enfrentarse a un minotauro llamado olvido no es nada sencillo, menos en un mundo lleno de referencias visuales de todo tipo, dispositivos de almacenamiento que fungen como partes externas de nuestro cerebro, números y configuraciones informáticas que nos siguen a todos lados y relaciones personales que a veces se desarrollan más a través del teléfono o la computadora que del contacto mismo.

Miguel Ángel Ángeles



comments powered by Disqus