Libros: Yo soy Malala


Escrito por Christina Lamb y la misma Yousafzai, el libro se convierte en una lectura casi obligada si queremos entender un poco más lo complejo de esta encrucijada sobre el secuestro.


POR Staff Rolling Stone México  



Escrito por Christina Lamb y la misma Yousafzai, el libro se convierte en una lectura casi obligada si queremos entender un poco más lo complejo de esta encrucijada sobre el secuestro.

Yo_Soy_malala_rgb_altaYo soy Malala
Christina Lamb y Malala Yousafzai
Alianza Editorial

Por Miguel Angel Angeles

El secuestro de más de doscientas niñas nigerianas por parte de la organización islámica Boko Haram generó hace unas semanas una ola mundial de reacciones mediáticas de toda índole que sin duda, tuvo como momento cumbre un desliz protagonizado por la primera dama de Estados Unidos. Michelle Obama y el hashtag #BringBackOurGirls bastaron para generar una tormenta viral que evidenció lo delicado que puede ser intentar generar un juicio de valor sobre una situación que históricamente no hemos entendido del todo: la manera en que se tejen las relaciones en el mundo musulmán y sobre todo, el delicado equilibrio que sostiene su interacción con el resto del planeta. Ríos de tinta –y lamentablemente también de sangre- han corrido y la lección sigue sin ser aprendida. Después de todo, hay milenios de historia a considerar

Imposible haberse mantenido ajeno a la ola de celebridad generada al respecto: Leona Lewis, Queen Latifah, Cara Delevigne, Amy Poehler son tan sólo algunos de los nombres que se sumaron a la lista de famosos que haciendo uso directo de su poder de convocatoria instaron al mundo a “traer de regreso a nuestras niñas”. Malala Yousafzai, quien quizá sea el referente más importante de la lucha por la educación de las niñas en el Islam, llegó incluso a llamarlas “sus hermanas”. El gesto, sin duda, volvió a poner los ojos y los reflectores del mundo sobre la célebre activista que en otros momentos ha sido aplaudida por Madonna, Beyoncé y casi todo occidente.

Por esta razón, ‘Yo soy Malala’ escrito por Christina Lamb y la misma Yousafzai, se convierte en una lectura casi obligada si queremos entender un poco más lo complejo de esta encrucijada. Nadie como Malala –hoy una adolescente radicando en Londres- para contar en primera persona la serie de acciones que la llevaron a convertirse en la nominada al Premio Nobel de la Paz más joven de la historia. Sí, el mismo premio que el presidente Obama ha ganado y que tantas críticas le ha merecido por la estrategia que su país ha llevado a cabo en Medio Oriente.

Malala fue objeto de un ataque adjudicado al regimen talibán en aparente represalia por el activismo que ella y su padre sostenían para defender el derecho de las niñas paquistaníes a la educación. En el libro Yousafzai cuenta cuánto cambió su vida luego del suceso y también, los pasos –a veces, difícil de creer producto de una mente tan joven- para convertirse en el referente nacional y posteriormente en el suceso mediático que hoy representa. Los tropiezos y los aplausos y la manera en que ha construido una meteórica carrera capitalizando lo que ha vivido hasta el momento.

En tiempos como estos en los que un hashtag puede fungir como pase de acceso a situaciones que no necesariamente logran ser entendidas –creando opinólogos a velocidades inimaginables- siempre sera bueno regresar un paso y adentrarse en una historia desde otras perspectivas –en este caso desde las letras- y no solo porque a una estrella del pop o una primera dama se le ha ocurrido comentar al respecto. Se vale desear y también leer.



comments powered by Disqus