Lollapalooza día 2


Franz Ferdinand, Bloc Party, Red Hot Chili Peppers, Santigold y más en el segundo día del festival


POR Staff Rolling Stone México  



Franz Ferdinand, Bloc Party, Red Hot Chili Peppers, Santigold y más en el segundo día del festival

Por @Paos García
Fotos de Giancarlo Viloria

Después de un primer día sin incidentes y con una buena coordinación en los horarios de las bandas, pensábamos que todo en Lollapalooza estaba en orden, incluso aquella tormenta que se había anunciado para el sábado ya había desaparecido de los reportes meteorológicos. Sin embargo, no contábamos con que el clima bipolar de Chicago nos tomaría por sorpresa y nos haría perder algunas actuaciones.

Alrededor de las 3 de la tarde, los organizadores informaron que debido al clima se pospondría el festival hasta que la lluvia terminara y, por seguridad, los asistentes serían desalojados del Grant Park. Por las calles se veían masas y masas de gente, algunos aprovecharon para abarrotar los bares aledaños al parque, otros trataron de llegar a las estaciones del metro donde, cual 15 de septiembre en la ciudad de México, era casi imposible abordar un vagón. Otros intentamos caminar de regreso al hotel, pero esa tormenta a la que tanto le temían los reportes, nos cobró factura.

Un par de horas después, los organizadores anunciaron que las puertas de Lolla estaban de nuevo abiertas; tan sólo hicieron falta algunos ajustes en los horarios y revisiones técnicas para reiniciar el festival, aunque desgraciadamente bandas como Alabama Shakes tuvieron que cancelar.

Los encargados de reiniciar las actividades en el escenario Bud Light fueron los de Franz Ferdinand, quienes a diferencia del resto de sus colegas del Reino Unido, sí tuvieron una respuesta brutal. El hecho de que la gente entrara al mismo tiempo al festival, ayudó en gran parte a que la banda escocesa acumulara a miles de personas a su alrededor. Mares y mares de personas coreando y bailando con “Michael”, brincando en los charcos lodosos con “The Dark of the Matinée” y recordando a Donna Summer con el cover que la banda le hizo a “I Feel Love”. Hasta ese momento había sido uno de los shows más concurridos del festival, incluso más que el de Black Sabbath

Bloc Party fue el encargado de amenizar las luchas de lodo en el escenario Sony. La banda londinense deleitó a la sutil audiencia con parte de su nuevo álbum Four, como “Octopus”, con la que las chicas jugaban a guardar el equilibrio, o bien, a embarrarse de lodo, cuestión que era celebrada por Kele Okereke y muchos más de los ahí presentes.

A lo largo del parque se vivía una especie de caos debido a que la gente trataba de entrar al mismo tiempo al parque, al mismo tiempo a las áreas de comida, al mismo tiempo al área de bar, la afluencia por el resto de los escenarios fue lenta, pero sin ningún incidente lamentable; lo cual nos hizo preguntarnos qué hubiera pasado si esa tormenta hubiera ocurrido en algún festival de México. Desgraciadamente muchos de los mexicanos en Chicago coincidimos en que seguramente el festival hubiera continuado, a menos, claro, de que afectara a la banda o al equipo de audio. Pero esa cuestión de desalojar -ordenadamente- a la gente para protegerla de una tormenta, jamás hubiera pasado. Y sí, acá en Lollapalooza lo agradecimos.

Más tarde, el escenario Red Bull se enmarcaba con las luces de los edificios de la ciudad, esperando por la presencia de una banda querida en Chicago que, curiosamente, celebraba veinte años desde su primera participación en Lollapalooza. Prácticamente el Grant Park se volcó en su show, no sólo era increíble ver la enorme cantidad de gente esperando al grupo californiano, sino el escucharlos acompañar a Anthony Kiedis en los coros de “Around the World” e imitar las líneas de bajo de Flea en “Can’t Stop”. La reciente placa de Red Hot Chili Peppers, I’m With You, inició con una accidentada interpretación de “Monarchy Of Roses” (problemas en el audio que de inmediato fueron resueltos) y continuó con “The Adventures of Rain Dance Maggie”, seguidos por clásicos como la memorable “Under the Bridge”, que sonó en las gargantas de los ahí reunidos como si se tratara de un himno. Kiedis corría de un lado al otro del escenario, como si los años no pasaran sobre él, mientras Flea dejaba correr sus dementes solos de bajo sobre el icónico “Give It Away”, con el que parecía ir despidiendo a la gente que poco a poco abandonaba el lugar.

Mientras tanto en el Perry’s, Santigold había convertido el pequeño escenario en medio del bosque en una especie de fiesta mística. Colores neón iluminaban los árboles y las estructuras del lugar en medio de la oscuridad. El lugar se movía con cierta magia al ritmo de “Big Mouth” y “Disparate Youth”, y en el escenario sólo se veía la silueta de Santigold moviendo su vestido fluorescente. La gente lucía cansada, pero algunos optaban por quedarse a escuchar un poco más, y otros, a irse bailando al ritmo de “LES Artistes” antes de que la tormenta regresara.

Hoy, en el tercer día del festival, nos esperan las actuaciones de Sigur Rós, quienes estarán presentando nuevo disco; Florence and the Machine, con su recién recuperada voz; Miike Snow, que pronto estará en la ciudad de México; y el gran cierre con Jack White y su proyecto en solitario. Seguiremos reportando desde Chicago.

Lollapalooza

Picture 1 of 84



comments powered by Disqus