Metallica: El Arsenal Completo
Metallica presentó su nueva gira en México con un concierto repleto de espectacularidad, explosiones y buenas rolas
FECHA: 2012-07-29 22:27:31 | Por: STAFF ROLLING STONE MÉXICO


Metallica presentó su nueva gira en México con un concierto repleto de espectacularidad, explosiones y buenas rolas

Por Juan Carlos Villanueva
Fotos de Salvador Bonilla

Como proclama la rola que abre el disco Ride the Lighting, “Fight Fire With Fire”, combate al fuego con la misma vehemencia, así respondió Metallica ante la incendiaria euforia de la fanaticada que presenció el inicio de la nueva gira de la banda de thrash metal. La banda de metal con el ego más grande del mundo no podía presentar un show tímido y modesto, tenían que ser incendiarios, provocadores, espectaculares y ostentosos. Ver este concierto es como sentarse a ver una película de Hollywood: Explosiones, llamas, hombres incendiados, toda la parafernalia que a un productor de cine estadounidense se le podría ocurrir, y recurrir.

La autodenominada gira anunciada como Metallica: El Arsenal Completo, fue un carnaval de metal curtido a base de clásicos que incluyeron “Creeping Death” y “For Whom The Bell Tolls” como preámbulo a la noche de metal muy americano. Como película de Hollywood, Metallica aprovechó todos los elementos de la espectacularidad para repartir a diestra y siniestra su idea musical de 30 años. “Metallica ama a México” –y cómo no amarlo, si tienen sold out para las ocho presentaciones– gritaba como loco James Hetfield, extasiado junto a Kirk Hammett (impecable en sus solos de guitarra), Robert Trujillo (espectacular y poderos) y Lars Ulrich (postrado al centro del escenario, en una plataforma giratoria). El escenario ubicado al centro del lugar era una especie de plataforma “transformer”, en el que conforme avanzaba la noche incorporaba elementos al show, dependiendo la rola en turno. Ahí estuvo la monumental silla eléctrica que ilustra la portada del Ride the Lighting, –mientras sonaba la canción homónima– con todo y los efectos de descargas eléctricas; también lucieron algunas proyecciones bélicas mientras sonaba “One”, e incluso se postró Doris (la estatua que representa a la libertad y bautizada así por la banda); ataúdes gigantescos –regencia del Death Magnetic– que funcionaban como pantallas, todo un espectáculo de luz y sonido, de la imaginería metalera que en muchas ocasiones coqueteaba con los clichés del género pero, ¡carajo, qué importa, si los fanáticos de Metallica estaban extasiados, poseídos y rendidos ante semejante monstruo de la espectacularidad metalera!



En seguida sonaron rolas como “Cyanide”, “The Memory Remains”, “Wherever I May Roam”, “Sad But True” y un solo de bajo de Trujillo que dio pauta a la magistral “Welcome Home (Sanitarium)”. El sonido fue bastante digno, Metallica viene preparado ante cualquier contingente de acústica, aunque el Palacio no sea el más amigable al respecto. Cuando la banda tocó “Fade To Black”, el público sabía que estaba en el momento cumbre de la noche, algunos se motivaban para el slam, otros simplemente seguían a los ídolos a lo largo de las cuatro primeras filas: Esa es una de las ventajas de escenarios como éste (como esos grandes escenarios que alguna vez lució Yes durante la gira Union, o Def Leppard en la memorable gira de Hysteria), que los fans tienen cuatro lados para disfrutar. Siguió “Master of Puppets” –en el escenario aparecieron las cruces similares a las que lucen en la portada del disco homónimo. Luego sonaron “Baterry”, “Nothing Else Matters” y “Enter Sandman”, el momento en el que un extra sube al escenario simulando ser un técnico de la banda, y se envuelve en llamas, como si hubiera sucedido un corto circuito y el escenario terminara afectado, inerte. Para el encore regresaron con “Die, Die My Darling” y “Seek & Destroy”, mientras el público jugaba con pelotas negras que caían.

Metallica es la banda más espectacular de metal del momento; de aquellos jovenzuelos con espinillas, chamarras de mezclilla y pantalones entubados sólo quedan las fotografías que Ross Halfin –también presente sobre el escenario, el único fotografío que es el quinto integrante de la banda. Para el resto la serie de conciertos en México esperen lo inesperado, un gran show y una selección de rolas equilibrada para los viejos y nuevos fans.

Metallica en México

Picture 1 of 20

Metallica en México por Salvador Bonilla






comments powered by Disqus