Paul McCartney y su esencia Beatle, enamoran a la Ciudad de México


Un pletórico Estadio Azteca albergó al “público más fantástico del planeta”, como lo describió el ex Beatle. El viaje comenzaba con las mágicas y misteriosas notas de esa canción, “Magical Mystery Tour”.


POR Staff Rolling Stone México  



Un pletórico Estadio Azteca albergó al “público más fantástico del planeta”, como lo describió el ex Beatle. El viaje comenzaba con las mágicas y misteriosas notas de esa canción, “Magical Mystery Tour”.

Estadio Azteca. 8 de mayo.
Por Miguel Hidalgo Zetter (@maykhidalgo)
Fotos Salvador Bonilla

Un pletórico Estadio Azteca albergó al “público más fantástico del planeta”, como lo describió el ex Beatle. El viaje comenzaba con las mágicas y misteriosas notas de esa canción, “Magical Mystery Tour”. “Hola México” y “buenas noches chilangos” fue el saludo que logró una identificación tal; que en “All My Loving” y las otras 39 canciones posteriores sólo se escucharía una sola voz. La línea de tiempo trazada en el concierto trajo un sube y baja de emociones que significó un recorrido por la exitosa carrera de Paul McCartney como solista, con The Wings y desde luego con The Beatles. Por ello la noche tendría sus momentos y cada uno tiempo y espacio, como cuando se le rindió tributo al amor con “My Valentine”: “Una rola para la hermosa Nancy”, decía McCartney e inmediatamente después le dedicaba a Linda “Maybe I’m Amazed”.

Paul McCartney

Estrenó en la Ciudad de México “The Night Before” y aunque mencionó como estreno “Hope of Deliverance”, los que lo vimos en 1993 ya la habíamos disfrutado. “And I Love Her” y “The Long and Winding Road” provocaron sentimientos a flor de piel de muchos, quienes aprovecharon la lluvia para confundirla con las lágrimas que estaban derramando. “Dance Tonight” y “Every Night” lograron que todo el Azteca y la cara de McCartney se iluminaran al peculiar, único y mexicanísimo ritmo de los encendedores que no se da en ninguna otra parte del mundo. Era momento de hacer conexión con la historia y con dos de sus principales actores, recordando al “querido John” y al “hermanito George”, como los nombró McCartney con “Here Today” y “Something”.

La lluvia se fue y llegó lo mejor de la noche. “Band On The Run”, “Ob-La-Di, Ob-La-Da”, “Back In The USSR”, “Live and Let Die” y “Hey Jude” despertaron las emociones de todos y McCartney salió dos veces a seguir con la fiesta.

El cierre tenía que ser Beatle, y “Get Back”, “Yesterday”, “I Saw Her Standing There” y el medley “Golden Slumbers/Carry That Weight/The End” completarían una de las veladas más emotivas y llenas de talento de la que esta ciudad haya sido testigo.

Paul McCartney en el Estadio Azteca. 2012

Picture 1 of 6

Paul McCartney en México 2012 Por Salvador Bonilla



comments powered by Disqus