Pearl Jam Twenty…veinte años después


El regreso del director Cameron Crowe a sus raíces periodísticas. Asi puede definirse el documental Pearl Jam Twenty, el cual se presentó el pasado sábado dentro de la basta programación del Festival De Cine de Toronto


POR Staff Rolling Stone México  



El regreso del director Cameron Crowe a sus raíces periodísticas. Asi puede definirse el documental Pearl Jam Twenty, el cual se presentó el pasado sábado dentro de la basta programación del Festival De Cine de Toronto

Por OscarUriel
Toronto, Canadá

El regreso del director Cameron Crowe a sus raíces periodísticas. Asi puede definirse el documental Pearl Jam Twenty, el cual se presentó el pasado sábado dentro de la basta programación del Festival De Cine de Toronto. La banda y el director practicamente tomaron la ciudad de Toronto con la gran máquina publicitaria que se instaló en la entidad con la finalidad de promover el lanzamiento de un libro conmemorativo de la película, dos conciertos masivos en el Air Canada Centre, un “showcase” para invitados exclusivos del festival y, por supuesto, el estreno mundial del documental Pearl Jam Twenty dirigido por Crowe el cual se integró dentro de la agenda del evento como uno de los acontecimientos a destacar en la celebración.

El sábado por la mañana tuvimos la oportunidad de ver la película y, la verdad, resultó un interesante documento periodístico que recopila los acontecimientos mas importantes en los veinte años de historia de la banda. Crowe inicia, precisamente, con el origen del fenómeno musical al remitirnos al contexto del movimiento grunge de Seattle a finales de la década de los años ochenta con Mother Love, en donde Stone Gossard y Jeff Ament integraban una banda junto a Andy Wood, carismático vocalista que muere por una sobredosis de heroína para ser ser sustituido por el mismo Eddie Vedder, así también se integran Mike McCready en las guitarras y Dave Krusen como baterista creando lo que posteriormente se conocería como Pearl Jam.

Lo fascinante del documental es el mismo punto de vista de Crowe quien siempre ha manifestado abiertamente una fascinación personal específicamente por ese movimiento musical y por la banda en específico, sin embargo su interpretación de los acontecimientos van mas allá de presentar simplemente el punto de vista de un fanático. El rol de entrevistador confidente le permite al director entablar un conversación incisiva con el quinteto consiguiendo espléndidos momentos como las emotivas remembranzas que hace Vedder con respecto a sus compañeros o a Gossard mostrándole personalmente la memorabilia que conserva en su casa con respecto a la historia del grupo, entre ellas una taza “pirata” que compró en alguna de las visitas que hizo Pearl Jam al Distrito Federal o un empolvado Grammy al cual corrobora la postura anti “establishment”. Crowe también sirve de cronista de momentos definitivos en la historia del grupo como su pasional cruzada contra el emporio que constituye Ticketmaster. El conflicto mediático sucedido entre Vedder y Kurt Cobain el cual culminó con un testimonio visual de una reconciliación, los momentos compartidos con el mismo director cuando éste les invita a participar activamente en la producción de la cinta noventera Singles en donde incluso aparece Vedder como actor culminando la experiencia de su debut cinematográfico de una forma catastrófica cuando la banda toca en estado de ebriedad en la fiesta de estreno de la película frente a una decena de ejecutivos de importante estudio cinematográfico y, por supuesto, aquella tragedia en el concierto de Rosklide cuando nueve asistentes mueres asfixiados por la multitud.

Crowe funge como el narrador oficial de la historia logrando que el documental posea secuencias brillante gracias, en parte, al extenso pietaje cual pudo utilizar en la misma película. La audiencia tendrá la oportunidad de ver material nunca antes exhibido en donde se aprecia a los integrantes del grupo en momentos sumamente íntimos develando aspectos del tímido Vedder sin embargo la crítica que podría hacer de Pearl Jam Twenty es que el filme queda sólo como un recuento ( espléndidamente editado por Chris Perker y Kevin Kaluber por cierto ) sin ninguna tesis clara por parte del realizador. Es evidente que se trata de un “proyecto personal” pero Crowe pudo fácilmente haber ido más lejos con las herramientas que tenía, digamos que se trata del documental que pudo haber filmado William Miller ( su álter ego en Almoust Famous) de aquella infame banda llamada Stillwater. De cualquier manera vale la pena echarle un vistazo ahora que se estrene por un día en México ( 20 de septiembre) en algunas salas Cinépolis.



comments powered by Disqus