SBTRKT significa más que una pista de baile.


Detrás de su máscara de tribu africana, Aaron Jerome a.k.a. SBTRTK y Sampha crean un diálogo entre la pista de baile, y su siempre danzante público.


POR Staff Rolling Stone México  



Detrás de su máscara de tribu africana, Aaron Jerome a.k.a. SBTRTK y Sampha crean un diálogo entre la pista de baile, y su siempre danzante público.

Por: @Jorge Ramis
Fotos: @Oscar Villanueva

Si hay algo de la música electrónica que me causa conflicto, es que son pocos los exponentes que logran exteriorizarla como un proceso completamente natural y honesto. SBTRKT es uno de esos escasos autores que lo logran. Detrás de su máscara de tribu africana, Aaron Jerome a.k.a. SBTRTK (pronunciado “substract”) y Sampha, crean un diálogo entre la pista de baile, las sensaciones etéreas provenientes de sus potentes bajos, y su siempre danzante público.

“Surely”, su canción telonera, retumbó en las obscuras paredes de El Plaza Condesa, anunciando una casi-impecable noche de ritmos futurísticos de índoles dubsteb, africanas y que, incluso, me recordaron a los beats que eran muy populares en los raves de los noventa, sólo que en la intimidad de un escenario tan especial como El Plaza, y ante un auditorio totalmente lleno (un día antes se anunció el sold out)

Su acompañante es un deleite en el escenario, Sampha, y SBTRKT concuerdan en todo y ambos expresan su visión de la música electrónica de una manera muy particular: SBTRKT usa una batería real, un par de pads, mientras que Sampha complementa con todos los loops y samples, en ocasiones saca una pareja de cencerros que utiliza al unísono del ritmo.

Para las canciones en las que hay colaboraciones con otras personas, SBTRKT juega con los loops y samples de las voces femeninas. Por ejemplo, en “Wildfire”, Aaron Jerome experimenta con las vocales de Little Dragon, se divierte con ellas casi como si se trataran de una remezcla.

Durante la mayor parte del concierto, el sonido de la presentación de SBTRKT fue inmejorable, pues todas sus canciones explotaban ante nuestros y oídos y al público no le quedaba otra cosa que hacer más que bailar. La interpretación de “Pharaohs” fue un poco decepcionante, sentí que en vivo se escuchaba vacía y definitivamente le faltaba mucho para sonar como en la versión del disco. De ahí en fuera, el resto del set de los ingleses fue pulcro en tanto a su ejecución y divertido en tanto a la reacción del público, que siempre se comportó a la altura del acto.

El momento cumbre fue antes del encore, cuando la pareja comenzó a tocar “Wildfire” y la alargó por más de 6 minutos: en ese momento la fiesta llegó a su momento de éxtasis. Después del encore, SBTRKT y Sampha, regresaron para tocar diez minutos más y dejar al público con la sensación de querer un interminable momento de música electrónica.

Lo que me quedó muy claro después del viernes es que la dupla se esfuerza sobremanera para otorgar una experiencia única. A SBTRKT le interesa mucho ese aspecto interactivo que tiene la música, hasta ha llegado a regalar máscaras a su público. Incluso, al final, el dúo salió a la calle para convivir con sus fanáticos. SBTRKT es de esas bandas que intentan evocar un ambiente de intimidad sin necesidad de que se pierda esa intención de pasarla bien. Es un acto valiente, pues se atreve a desafiar a los otros espectáculos de música electrónica “bailable”. De los mejores conciertos del año.

SBTRKT en México

Picture 1 of 7

SBTRKT en México, fotos por Oscar Villanueva



comments powered by Disqus