Tool eleva su conciencia en México


El evento del Palacio de los Deportes fue sólo el aperitivo del banquete sonoro que Tool le tiene preparado a sus fans en Cumbre Tajin


POR Staff Rolling Stone México  



El evento del Palacio de los Deportes fue sólo el aperitivo del banquete sonoro que Tool le tiene preparado a sus fans en Cumbre Tajin

Por Natalia Cano

Un concierto de Tool puede representar una experiencia de autoexploración profunda donde el cuerpo y la mente llegan a un punto límite. Es una franca invitación a elevar el estado de conciencia y adentrarse en el trabajo de cuatro músicos virtuosos que han enfocado su sensibilidad en un arte de corte espiritual.

El cuarterto californiano es capaz de elevar la música a cimas estratosféricas, suponiendo la mayor expresión del llamado “art rock”, que fiel a su concepto, es capaz de combinar la belleza más abrumadora y esplendorosa con una insana y minuciosa perfección compositiva.

El debut de Tool en México, la noche del miércoles en el Palacio de los Deportes, fue una pequeña muestra de lo que este monstruo de cuatro cabezas es capaz de hacer: darle un contenido a la música, otorgando un significado a las notas, a los acordes, a los ritmos y a las letras, dejando de lado toda aleatoriedad y dotando de un sentido a cada matiz y cada componente.

Fueron muchos años de espera y la agrupación sabía que debía recompensar a esos fieles seguidores que año con año solicitaban a los promotores de espectáculos que la trajeran a México. La banda se convirtió durante un largo tiempo en el “rumor” que llegaba cada vez que el cartel de algún festival era anunciado.

“¿Qué tal? Gracias por invitarnos a su hermoso país”, pronunció el multifacético James Keenan cuando la banda subió al escenario. Era el anuncio de lo que se vislumbraba como una noche muy especial, donde los elementos para entablar un diálogo interno entre Tool y sus fans, entre el cuerpo y la mente, estaban puestos.

La primera sorpresa llegaría con el primer tema, “Hooker with a penis”, de su álbum de 1996 Aenima, donde James Keenan hace una burla severa de la falsedad y los estereotipos marcados por Hollywood.

Luego llegó “Vicarious”, aquel primer sencillo de 10,000 days donde la agrupación también integrada por el guitarrista Adam Jones, el bajista Justin Chancellor y el baterista Danny Carey, habla sobre la necesidad de los humanos por consumir cómodamente las tragedias de las que son víctimas otros. Fueron diez minutos que llevaron al éxtasis al público, alimentado en parte por las múltiples sensaciones que produce el arte psicodélico del neoyorquino Alex Grey cuyas pinturas fungen como base en los visuales de Tool.

“Schism”, “Lateralus”, “Push it”, “Aenema” y “Stinkfist” representaron aquella reflexión que el grupo hace en torno a temas como la evolución humana, la trascendencia espiritual, la unidad y la complicidad interdependiente. En cada pieza, el escenario parecía arder, con riffs pesados y ejecuciones perfectas. Todo sustentado matemáticamente.

El espectáculo llegó a su fin con un profundo estallido que hizo volar confeti sobre la multitud, y con éste, cerebros y fuerza física por igual. La leyenda “Tool los ama”, proyectada en la enorme pantalla de leds, encerró la frase que por años miles de fans en México esperaron escuchar.

“Nos vemos el viernes”, dijo Maynard, quien horas antes del concierto presumió en las redes sociales las fotos de su visita a Teotihuacán y su fascinación por la cerveza Negra Modelo.

El del Palacio de los Deportes fue sólo el aperitivo del banquete sonoro que Tool le tiene preparado a sus fans en Cumbre Tajin.

Setlist del concierto de Tool en el Palacio de los Deportes:
1. “Hooker with a penis”
2. “Vicarious”
3. “Schism“
4. “Push it”
5. “Intension”
6. “Lateralus”
7. “B’Boom” (cover a King Crimson)
8. “Jambi”
9. “46 & 2”
10. “Aenema”
11. “Stinkfist”

BANNER CONT 3 130



comments powered by Disqus