U2 en México


U2 360º por fin llegó al Estadio Azteca. Un concierto que nos llenó de emoción a los que ya los hemos estado siguiendo de años, pero que aún así logró ser el espectáculo perfecto para los no tan fans y el mejor concierto de sus vidas a los que los vieron por primera vez.


POR Staff Rolling Stone México  



U2 360º por fin llegó al Estadio Azteca. Un concierto que nos llenó de emoción a los que ya los hemos estado siguiendo de años, pero que aún así logró ser el espectáculo perfecto para los no tan fans y el mejor concierto de sus vidas a los que los vieron por primera vez.

U2 360º por fin llegó al Estadio Azteca
Por Andrés Díaz
Fotos galería 1: Salvador Bonilla
Fotos galería 2:Especial Rolling Stone

Desde la primera visita que U2 tuvo durante su flamante gira de ZOO TV en 1992, Bono y compañía quedaron sorprendidos porque el público hacía ese efecto con los encendedores de “árbol de Navidad”. Años después este momento quedó inmortalizado en el DVD del Pop Mart junto a la cara anonadada de Bono al escuchar el ensordecedor coro de “I Still Haven’t Found What I’m Looking For”.

Con la gira Vertigo era la primera vez que medían al público en el Estadio Azteca e incluso nuevamente quedamos inmortalizados en el experimental U2 3D, cuando apenas se presagiaba el nuevo auge en tercera dimensión en el cine.

Ahora con su gira más sofisticada, de la cual seguramente habrá secuelas e imitaciones en futuras bandas, los irlandeses regresaron por cuarta ocasión con un show impresionante, que desafortunadamente no está a la altura de su último material No Line On The Horizon, por lo que sólo optaron por tocar cuatro canciones.

U2 ROLLING 07
Con el coro de 93,100 personas de “Cielito lindo”, la banda anunciaba su regreso al Azteca. Siguió el interludio con “Space Oddity” de David Bowie, ya que a “la garra” (como comúnmente han descrito al escenario del 360º Tour) en realidad es una nave espacial según Bono y compañía. Con esto inició el lento y seguro caminar de la banda al escenario, el cual ya es un distintivo dentro de sus giras.

El inicio fue con una nueva versión “Even Better Than The Real Thing”, canción que recientemente ha sido usada como canción inicial del concierto, rompiendo la tradición de abrir con una carta fuerte del material que estén promocionando. Le siguió el primer sencillo de su disco debut: “I Will Follow” que sigue manteniendo la inocencia e ingenuidad de una banda que no sabía a dónde llegaría 35 años después de haberse fundado.

Fue cuando empezó el mini bloque de lo nuevo con “Get On Your Boots”, un desafortunado sencillo debut que sigue buscando gustarle a la gente y “Magnificent”, que a pesar de ser la joya de No Line… en vivo no logró sonar igual de magnífica, pero aún así fue muy emotiva.

U2 ROLLING 08
Le siguieron hits infalibles como “Mysterious Ways”, “Elevation” y “Until The End Of The World, “Pride” en donde los “Ohh” de casi 100 mil personas conmovieron nuevamente al recién cumpleañero Bono; mientras que The Edge aprovechó para cantarle junto a todo el público un “Happy Birthday”.

Antes de iniciar “Beautiful Day”, Bono no perdió la costumbre de subir a una chica al escenario, pero en esta ocasión fue para que le ayudara a recitar uno de los tantos poemas de Nezahualcóyotl, el cual es también conocido como un “canto florido” que por la forma en que estaban estructurados eran considerados como canciones.

En “I’ll Go Crazy If I Don’t Go Crazy Tonight”, la canción más “dance” del concierto, aprovecharon para meter pedazos de “Discotheque” y “Please” del POP.

Las canciones sorpresas de la noche fueron “Miss Sarajevo” y “Zooropa”, esta última no la cantaban desde 1993 y en vivo sonó brutal al igual que “Hold Me, Thrill Me, Kiss Me, Kill Me”, la cual fue una de las favoritas de la noche por muchos.

U2 ROLLING 11
El momento político del concierto fue al recordar la labor de Aung San Suu Kyi en “Walk On”, al decirle al público que su labor ha sido tan importante en Asia como lo que hizo Mandela en África. También el discurso de Desmond Tutu, un pacifista sudafricano que luchó en contra del apartheid, siendo una perfecta introducción a “One”.

No pudo faltar la bola disco que estaba iluminada desde lo alto del escenario en “With Or Without You”, la cual iluminó (ahora sí) por completo el Estadio Azteca. El cierre lo llevó la no tan emotiva “Moment Of Surrender” que a pesar de los “Ohh” no logró ser el final perfecto para un concierto que nos llenó de emoción a los que ya los hemos estado siguiendo de años, pero que aún así logró ser el espectáculo perfecto para los no tan fans y el mejor concierto de sus vidas a los que los vieron por primera vez.

Habrá que ver qué sorpresas nos tendrán para sus dos siguientes fechas.



comments powered by Disqus