30 años del Tianguis del Chopo… y los que faltan


30 años del Tianguis del Chopo… y los que faltan. Quien no conoce el Chopo, no conoce el rock y mucho menos México.


POR Staff Rolling Stone México  



30 años del Tianguis del Chopo… y los que faltan. Quien no conoce el Chopo, no conoce el rock y mucho menos México.

Por José Xavier Návar

Lo que el 4 de octubre de 1980 inició como el primer tianguis de publicaciones y discos, un proyecto dentro del propio Museo Universitario del Chopo (a solicitud de la entonces directora, Ángeles Mastretta, sobre una idea del hermano de Jorge Pantoja, Antonio, ideada por el primero) para difundir revistas y colecciones de rock en disco de vinil a partir de una exposición de portadas de LPs, llega a la celebración de su 30 aniversario, contra viento, marea, persecuciones, laceraciones criminales, ajustes de cuentas, hasta llegar finalmente a donde hoy radica, no sin algunos amagues de desalojo o cambio de lugar.

TIANGUIS EN EL MUSEO DEL CHOPO copia
Gracias a Felipe Victoriano Amézquita (Primer Presidente de la Asociación Civil del Tianguis Cultural del Chopo y actualmente Comisionado de Representación del Chopo) y de Abraham Ríos Manzano, “El Padre Abraham”, cronista del Chopo y autor del libro Tianguis Cultural del Chopo: Una larga jornada, y Enrique Falcón, es posible trazar la ruta crítica del Chopo: desde las instalaciones del Museo, en las que se pasó dos años, es echado a la calle de Enrique González Martínez, donde se instala por tres. El 4 de agosto de 1985, tocando el TNT en la calle, a su vocalista Ángela Martínez se le ocurre lanzar quejas contra el gobierno que, haciendo eco del malestar de los vecinos contra esos seres casi venidos de otro planeta que llegaban cada sábado, prohíbe el 11 del mismo mes que se instale el tianguis. El desalojo definitivo ocurre el 24 de agosto.

TIANGUIS EN LA CALLE DE ENRIQUE GONZALEZ MARTINEZ copia
El 25 de agosto se instala de emergencia en la Alameda de Santa María la Ribera. El 2 de septiembre de 1985 se protesta por su reubicación fuera de donde, hasta ese entonces, estaba el periódico la Jornada (Balderas y Artículo 123). El 9 de septiembre del 85, mediante un pago semanal de 25 mil pesos de aquellos años al “Zar de los Estacionamientos”, Juan Sarquíz, el Chopo, que ya lleva implícito lo del tianguis, tiende sus mil y un discos y parafernalia, que tienen que ser retirados el tres de mayo de 1986, tras la presión que ejercen las autoridades delegacionales al dueño del estacionamiento porque, entre el terremoto que se llevó a Rockdrigo y a muchos más, el look de los puesteros y el estacionamiento junto a un edificio caído, “afea el lugar” y puede espantar a los pamboleros de ese entonces, que vienen de fuera por el Mundial.

Los sábados 3 y 10 de mayo los protagonistas se dirigen al Casco de Santo Tomas. La idea surge de que los porros del IPN quieren cobrarles a los choperos derecho de piso para sus discos, libros, revistas, playeras y demás. De ser burro blanco por dos semanas, el Chopo se vuelve Puma de la Universidad y, se instala por siete sábados (17, 24 y 31 de mayo) y todo junio de 1986 en el estacionamiento de la Facultad de Arquitectura, aprovechando que CU está de vacaciones y nadie la hace de tos. A las siete semanas, el desalojo nuevamente, y el Chopo va a parar al Kiosco Morisco de la alameda de Santa María La Ribera por espacio de dos sábados (el del 5 y el 12 de julio del 86).

TIANGUIS EN EL ESTACIONAMIENTO copia
Una semana después –luego de una logística de avanzada y reconocimiento de un nuevo lugar– llega a la calle de Oyamel (entre Mimosas y Abedules), en la colonia Santa María Insurgentes, muy cerca del metro La Raza, donde permanece por espacio de año y medio. Este lugar figuraba el nirvana para los choperos, porque parecía una zona desértica los sábados; no había nadie hasta que una fracción punk del Chopo fue a echarse unas chelas a la colonia Atlampa, muy cerca del Tianguis, donde se ubica el peligroso barrio de El Nopal, que presume una peligrosa banda traficante de drogas (que ya estaba ciscada de que los sábados anduvieran tantas patrullas por ahí, “vigilando”). Los ánimos se caldean en una tienda y los del Chopo son agredidos.

TIANGUIS EN LA CALLE DE OYAMEL coapia
Los tiangueros resisten el primer ataque y luego son perseguidos por los del Nopal, hasta donde se ubica el tianguis, que es arrasado en parte. En el percance muere apuñalada la joven pintora Elina Cariño, compañera de Rafael Catana. Nadie sabe cómo empezó la bronca aquél primer sábado de febrero de 1988, sólo queda flotando el contubernio de las autoridades policiacas con las lacras del lugar y el testimonio irónico sardónico de Jesús Bojalil (“El Capitán Pijama”) en dos artículos del Uno más uno que se conocen como “La Batalla de Oyamel”. Denuncias y escarmientos quedan en el olvido.

Ante la imposibilidad de permanecer en Oyamel y ser nuevamente agredidos el 13 de febrero de 1988, el Chopo se reagrupa en la calle de de Saturno –entre Flores Magón y el Eje de Guerrero– y se exige una respuesta de reubicación por parte de las autoridades delegacionales.

Una semana después, el 24 de febrero de 1988, Fernando Mendivil Blanco, Jefe de Tianguis y Concentraciones de la Delegación, otorga una notificación a la Secretaría de Protección y Vialidad, donde se informa que el tianguis queda reubicado en la calle de Aldama, entre Sol y Luna, donde amagues mas amagues menos, sigue ahí hasta hoy.

TIANGUIS EN LA CALLE DE ENRIQUE GONZALEZ MARTINEZ copia2
El Tianguis Cultural del Chopo, el mercado de rock más importante del mundo y el único que ofrece el equivalente de estar comprando (o intercambiando) como si se estuviera en Nueva York, Londres o España, no sólo discos (de rock, pop, blues, metal –en todas sus aleaciones– punk, new wave, avant garde, jazz, entre otros) sino ediciones raras, boxeds, foto discos, EPs, compactos de colección y un especializadísimo reciclaje de viniles de colección, fuera de ofrecer también la posibilidad de estar al día en cualquier tipo de cine que se produzca en el mundo (no las tonterías que ofrece la cartelera) en materia de estrenos, rarezas, documentales, cine culto, fantástico mundial y excentricidades de factura freak.

Y qué decir de todo lo que también ahí rifa sábado tras sábado en materia de literatura, ediciones poco comunes y revistas de música; publicaciones alternativas, ropa roquera, lentes, playeras y la más variada e increíble parafernalia que se desarrolla a partir de una sola palabra: rock, como fusión de todo.

copiachopo
Sus 1,560 sábados –menos dos, hay que ser exactos; si descontamos el de la protesta afuera de La Jornada, el 2 de septiembre de 1985 y el del 13 de febrero de 1988, en la Calle de Saturno, en la Guerrero, tomada provisionalmente para presionar a la las autoridades delegacionales de la Cuauhtémoc, que acabaron aflojando por las buenas la reubicación final del tianguis en la calle de Aldama (entre Sol y Luna). En este último lugar habrá pastel de celebración doble: el 30 aniversario y el nacimiento discográfico de Chopo Records— los choperos vieron pasar no sólo a tres generaciones, sino que éstas han atestiguado los diversos modelos de convivencias, venta, intercambio; el paso de estar en el piso al puesto de lamina y lona; así como la transición de los discos de vinil a compacto y el resurgimiento, otra vez del LP; a la par de la muerte del Beta, la supremacía del VHS, su transformación a DVD y de éste a Blu-ray (en algunos casos). Un espacio único que también abarca exposiciones y otras manifestaciones culturales, que es visitado por toda clase de gente y grandes figuras nacionales y extranjeras, en donde han tocado más de 3 mil bandas, desde muy famosas, de media tabla, hasta desconocidas…

austinchopo
Quien no conoce el Chopo, no conoce el rock y mucho menos México. Más de 11 millones de visitantes, promedio, en sus primeros 30 años, muy propensos al infarto de la felicidad por lo que ahí encuentran, no pueden estar equivocados.

Un paseo por el Chopo: su gente, sus puestos y algunas bandas que se han presentado

Algunos personajes clave en el tianguis del Chopo

*Fotografías B/N
Tianguis en el Museo. Germán Gómez
Tianguis en la calle de Enrique. Germán Gómez
Protesta en La Jornada. Gregorio Cortés
Tianguis en el estacionamiento de Sadi. Enrique Rivera
Tianguis en el estacionamiento de Arquitectura. Germán Gómez
Tianguis en la calle de Oyamel. Gregorio Cortés
Tianguis banda punk. Colectivo Cultural Ecatepec

Tianguis Cultural del Chopo 30 Aniversario
Fotografías: Enrique Falcón Benítez



comments powered by Disqus