Exclusiva: Entrevista con Muse


El trío inglés recorre el mundo con su disco ‘The Resistance’. No es extraño que en su página de Internet varias fechas tengan la leyenda de “Agotados”; eso sucede en Estados Unidos, Inglaterra y Francia. México los recibe este mes.


POR Staff Rolling Stone México  



El trío inglés recorre el mundo con su disco 'The Resistance'. No es extraño que en su página de Internet varias fechas tengan la leyenda de “Agotados”; eso sucede en Estados Unidos, Inglaterra y Francia. México los recibe este mes.

“La gente ya no confía en los gobiernos”

Por Vania Hernández

El trío inglés recorre el mundo con su disco The Resistance. No es extraño que en su página de Internet varias fechas tengan la leyenda de “Agotados”; eso sucede en Estados Unidos, Inglaterra y Francia. México los recibe este mes.

9a12c7b7-ad6b-4a69-996b-c36cce552780Con sudor en la frente, Christopher Wolstenholme lleva puesta una camisa negra y jeans. Se pone cómodo en un sillón rojo para entablar nuestra conversación. Afuera del camerino, el tiempo está medido a cuentagotas. El representante de la banda corre de un lado a otro con indicaciones. En medio de ese caos, el bajista lo afirma; su regreso a México ya es un hecho.

La promesa a futuro de Wolstenholme, Matthew Bellamy y Dominic Howard no fue al aire y de nueva cuenta, su agenda indica hacer una parada en la Ciudad de México este 20 de abril, a propósito de su más reciente disco, The Resistance. A Muse les emociona. “Es lindo estar en el escenario y ejecutar lo que mejor hacemos… tocar frente al público”. No les extraña ser fuente de inspiración, así como ellos tienen sus ídolos. Cuando tienes un ídolo, alguien exitoso o que ha creado una emoción en ti, cambia la manera como ves a esa persona; no significa necesariamente ser famoso; puede ser alguien que vive por tu calle. La música que hacemos ha inspirado a que la gente reaccione de alguna manera y evoque emociones en ellos”.

725fc121-3633-4bf1-9909-15a44e786a49Las visitas anteriores al país, les han dejado en claro lo apasionados que pueden llegar a ser los fans mexicanos. Siempre esperas que el público esté tranquilo, porque está atento a la banda, asegura el bajista quien no oculta estar sorprendido por la reacción desenfrenada de sus seguidores y agrega: No diría que nuestra presencia es poderosa. Es bueno tener un impacto en la gente, el verla reaccionar por la música. No se trata del poder, se trata de sentirte bien ante la música.

Las temáticas en sus letras no son un secreto, van desde historias de amor, hasta su descontento con lo que pasa en el mundo, vienen de un background más personal; algunas cosas son políticas, algunas globales. La música es eso, un canal para expresar lo que quieres, se trata de retar a la gente, de retarte a ti mismo y hacer preguntas, tratar de resolverlas”.

En lo que se refiere al tema político, admite no confiar en nadie porque han pasado muchas cosas en el mundo en los últimos 10 años. La gente ya no confía en los gobiernos. Creo que sus motivos van más allá de sólo hacer lo que está bien para la gente. Creo que se posicionan por el bien de su propio poder en vez de hacer el poder de la gente”.

9d0bd0cc-fb44-4978-835f-4d54d541e3c9Tampoco les quita el sueño la crítica, por que cada individuo puede tomar de ella lo que desee. No es necesario que tenga un sentido para todo mundo; la gente puede hacer sus propias interpretaciones de lo que estamos diciendo, asegura Wolstenholme mientras quita con su mano un poco de gotas de sudor de su frente.

Una de las cosas con las que está de acuerdo es la inmediatez que proporciona Internet: Más gente tiene acceso a la música que probablemente no había oído antes, es infinita; alrededor del mundo puedes perderte en el espacio y encontrar música del otro lado del planeta. No he comprado discos como lo hacía antes; escucho música en Internet mucho más. Luego, sonríe al ser cuestionado sobre los videojuegos donde Muse es parte del repertorio. Jugué Guitar Hero, lo tengo en la casa; es muy difícil. Es más fácil tocar en vivo, finaliza con una gran sonrisa.



comments powered by Disqus