Antoine Reverb: Son sólo una banda más…


Antoine Reverb es un proyecto que ha acaparado varios medios y escenarios gracias a sus extrañas atmósferas y su ligero pop psicodélico.


POR Staff Rolling Stone México  



Antoine Reverb es un proyecto que ha acaparado varios medios y escenarios gracias a sus extrañas atmósferas y su ligero pop psicodélico.

Por Jorge Ramis (@jramiiis)

Aún recuerdo la primera vez que me encontré con Antoine Reverb, fue a través del lente de Arturo Pérez Jr., que retrataba una sesión para La Blogothéque. Eso ya habla mucho de ellos, pues ser grabados para una sesión de ese calibre no es cualquier cosa. Así, desde otra de las ciudades más importantes del país (musicalmente hablando): Guadalajara, surge Antoine Reverb, un proyecto que ha acaparado varios medios y escenarios gracias a sus extrañas atmósferas y su ligero pop psicodélico que hace de sus vidas algo mejor. Son tan sencillos que lo único que figura en su descripción es: “sólo somos otra banda de pop psicodélico”.

Un tiempo después de que saliera a la venta su nuevo disco: Everything is a Foreign Language To Me, se presentaron en El Imperial para así oficializar el lanzamiento de su segunda producción de estudio. Tuve la oportunidad de platicar con Diego, acerca de su nuevo trabajo, su inclusión a Arts & Crafts, Monterrey, y La Blogothéque.

¿Cómo han sentido la diferencia entre estar firmados con una disquera independiente y estar en un gigante como Arts & Crafts?
Es una gran diferencia. Happy Garlic era la operación de una persona que nada más lo hacía por amor a la música. Arts & Crafts es una empresa y sí se ha visto la diferencia en el alcance que ha tenido este disco en comparación con el anterior. Hay más presencia en general, y no sólo de medios, en el inconsciente, no sé… sentimos que fue un gran paso.

¿Qué contexto musical consideran más interesante, el del norte del país con Vale Vergas Discos y otros, o el de Guadalajara, con Happy Garlic?
A mí me gustan más las bandas de Monterrey, aquí en Guadalajara nada más me gustan un par de ellas y es porque colaboran amigos. Las bandas de Monterrey andan en otro plan, no sé cómo decirlo, más salvaje e interesante, menos preocupados por complacer a la gente, y eso se me hace más atractivo. Hace poco tocamos con Bam Bam y ellos nos contaron que sí ha habido un bajón. Las situaciones de crisis como que también son una oportunidad para enfrentarlas a través del arte, entonces se ven forzados a darles la vuelta a eso. No creo que las bandas dejen de tocar por eso, ni que la gente deje de interesarse en la música por eso, tienen que encontrar otra forma de reunirse para escucharla y eso crea una relación más íntima entre banda y público, es un proceso que propicia más la creatividad, yo creo.

¿Crees que eso está pasando con Antoine?
Todas las bandas nos la tenemos que arreglar, hay que lidiar no sólo con la falta de interés, sino que a veces ni siquiera tienes el tiempo necesario porque tienes otras cosas que hacer para ganar dinero, entonces es nuestra responsabilidad hacer todo lo posible para crear un ambiente más propicio para la creatividad.

¿Consideran que la escena mexicana ya es de talla internacional?
Sí, es reducida. Me imagino que hay igual número de bandas en muchos países, pero como que poco a poco van saliendo fuera de aquí y yo creo que ése es el punto. Crecer aquí pero apuntar hacia otro lado y que te lleve a otros lugares, y yo creo que algunas bandas sí lo están logrando.

¿Qué mantiene unidos a Antoine Reverb?
(Risa incómoda) Ya tuvimos un cambio de alineación, hace poco. Cambiamos de baterista, básicamente, pero fue porque queríamos tener una batería completa: antes nada más teníamos tom, tarola y platillos, entonces queríamos un bombo y alguien que llenara más ese espacio y así decidimos hacer ese cambio. Los otros cuatro llevamos un buen rato juntos. La verdad no sé qué nos mantiene unidos. Más bien es (sic) como las expectativas de lo que va a venir, aunque no sea nada grande, como ver qué canciones vamos a hacer, qué dirección vamos a tomar y eso es lo que nos mantiene emocionados con el proyecto. Ensayar una cosa nueva y estar componiendo es como lo más disfrutable y eso es lo que nos mantiene juntos.

¿Y cómo es tu relación con los otros?
No somos amigos muy cercanos, pero nos llevamos bien. Es una relación más creativa que de amistad. Se puede decir que desde que entró este nuevo baterista sí nos sentimos más unidos, porque sí tuvimos algunos problemas personales.

Tienen una sesión con la Blogothèque, algunos artistas dicen que el aspecto acústico los saca de su zona de confort. ¿Qué los saca de su zona de confort?
Quizá lo que más nos ha sacado, por experiencia, es tener un ingeniero mala onda (risa), hay muchos aquí en México. Ingenieros que como que no entienden que no todo es metal, no sé qué piensen, pero es muy difícil trabajar con ingenieros aquí en México. Eso de que se porten mala onda con nosotros, cuando es parte de su trabajo, nos hace sentir muy mal: el noventa por ciento de probabilidades de que va a ser un mal show y de que vamos a tocar algo incómodos (risa).

¿Cómo se pusieron en contacto con ustedes?
Un correo, nada más. Ellos nos platicaron que tenían planeado venir a México, se pusieron a buscar MySpaces de bandas de aquí y escogieron a 8 ó 10 bandas, terminamos ahí. Fue como una exploración muy superficial la que hicieron, fue como “a ver qué nos encontramos”. La verdad ellos te hacen sentir muy cómodo, te dicen “ustedes toquen”, además es como la experiencia de La Blogothèque que no todo sea perfecto, que salga raro, entonces empezamos con esa actitud y pues uno sí se suelta, no te sientes como fuera de tu zona de confort, digamos, se crea una nueva zona en la que te sientes familiarizado.

¿Qué es lo que hace que una banda pise escenarios como el SXSW? ¿Por qué creen que a su corta historia Antoine Reverb ya ha estado en escenarios importantes?
Estuvo muy bien, tocamos, si no me equivoco, cuatro veces, y en la primera tocada había dos personas (risas). Ehm, otra fue una fiesta en un restaurante mexicano, y la otra fue súper acústica en una casa. La oficial fue en el showcase de Arts & Crafts y nos fue muy bien. A la gente que nos vio le gustó. Nosotros nos la pasamos muy bien, nos gustó mucho Austin y la vibra de la gente de allá. Nos quedaron muchas ganas de regresar a otras ciudades, pero sí estamos conscientes de que si nada más vamos una vez al SXSW no va a pasar nada (risas). Entonces tenemos que hacer un esfuerzo para estar yendo, sea como sea.

En una entrevista mencionan que el título de Everything is a Foreign Language To Me va dedicado a la gente que no los escuchan porque cantan en inglés, digo, pero me suena un poco contradictorio: ¿No es más fácil tener un mayor público cuando uno canta en inglés?
No fue una dedicatoria así especial para eso, pero sí tiene algo que ver. No cantamos en inglés precisamente para ganar más audiencia ni nada así, sino que simplemente ensayamos y sale así. De hecho hemos estado haciendo nuevas canciones y algunas están en español, y no es porque “ah ya queremos entrar de lleno al mercado mexicano y al mercado Reactor”, simplemente fue porque así se compuso esa canción y así quedó bien. Y también el título tiene que ver con cerrarse a nuevas ideas, y siento que eso le pasa a la gente que descalifica a una banda que canta en inglés y que no es de Estados Unidos o de Canadá o de Inglaterra, es como ni siquiera escuchar al otro simplemente porque lo descalificas de antemano, hace referencia a eso.

También pasa con la música en español.
¡Ajá! ¡Exactamente! Hay gente que no escucha a una banda simplemente porque está en español.

¿Qué hacen en sus vidas fuera de Antoine Reverb?
Todos tenemos trabajos normales. Cynthia es maestra de música y le da clases a los niños de primaria. Andrés, creo que es DJ de medio tiempo y creo que hasta hace poco trabajaba en un bar, es un misterio a veces. Benjamín sí se dedica más a la música y… (interrumpe la idea) la verdad no tenemos idea de lo que hace para tener dinero y mantenerse (risas), él siempre está haciendo música y tiene varios proyectos. El nuevo baterista, Jesús, es ingeniero y trabaja en una empresa, ingeniero, ah (tratando de recordar) electrónico, algo así (risas). Y yo trabajo en la empresa de mi familia, que es de tintorerías. Antoine Reverb es como mi segundo trabajo, no es un pasatiempo, sí le dedico un buen rato diariamente, ya sea a ensayos o en estar contestando mails o buscando tocadas, sí termina consumiendo bastante tiempo de mi vida.

Aparte ustedes son como una banda DIY (Do it yourself).
Sí, grabamos el disco en el estudio del que era nuestro baterista y pusimos a Benjamín a que tomara el rol de productor y él también lo mezcló, pues fue como un trabajo de la banda, nada más.

¿Cómo describirías una presentación de Antoine Reverb?
Ahm… pues es definitivamente más ruidosa de lo que se escucha en los discos. Es un poco más caótico, pero no deja de tener ese toque medio dulce o delicado que sale a relucir en algunas canciones, así…

¿Aún recuerdas el primer disco que compraste cuando eras chico?
Creo que fue una compilación de The Beatles que me dio mi mamá, que es como una compilación de sus primeros años, uno rojo, que salen los cuatro en la portada. Todavía lo tengo, por ahí anda.

Escuché por ahí que les gusta Olivia Tremor Control. ¿Cómo se sienten con la reciente noticia del fallecimiento de Bill Boss?
¡Ah no! Fue algo muy sorpresivo, digo, nunca te esperas que alguien muera, pero sobretodo siendo joven. La verdad pensaba que se iba a morir primero William, porque él tiene esclerosis y también tiene problemas de circulación. A mí me pegó bastante, sobretodo porque apenas se acaban de reunir y estaban haciendo varios shows y tenían planeado grabar algo. Sí se siente triste.



comments powered by Disqus