Chico Trujillo


En su paso por México platicamos con algunos de sus tantos miembros, que nos explicaron el poder de la cumbia hoy en día.


POR Staff Rolling Stone México  



En su paso por México platicamos con algunos de sus tantos miembros, que nos explicaron el poder de la cumbia hoy en día.

Por @Andrés Díaz

Una de las tantas e interesantes cualidades que tiene la música –y que podríamos decir que raya en la ficción- es el lograr unir a la gente sin importar sus clases sociales, dejando a un lado los ridículos tabús que la sociedad trae encima. Un claro ejemplo de esto es Chico Trujillo, que desde la zona central de Chile lograron reunir a todo un país gracias a un ecléctico número de músicos que venían de diferentes escuelas como el reggae, ska y sobretodo el rock, para convergir en la cumbia que, a quien se considere latino, es un género que le atañe por su ritmo, baile y sabor.

En su paso por México gracias a la edición de su material El Gran Pecador, platicamos con algunos de sus tantos miembros, que nos explicaron el poder de la cumbia hoy en día.

La cumbia siempre ha sido un género muy familiar en Latinoamérica porque nos remite a algo familiar, en su caso ¿cómo les afectó en la infancia?
Aldo (vocalista): Yo tengo recuerdos de niño al escucharlo en la radio AM en una estación donde solamente tocaban cumbia. También en esa época me gustaba Guns ‘N Roses o Duran Duran, pero la cumbia era algo que siempre ha estado ahí independientemente de tus gustos musicales.
Juanito (baterista): Yo heredé los vinilos de mis abuelos y tíos. Siempre lo ponían en fiestas familiares y nos divertíamos poniéndole atención a las letras porque tenían mucho doble sentido; incluso de niño jugaba con mis amigos a crear letras divertidas para cumbias.
Sebastián (trompetista): En mi colegio se hacía una fiesta anual a fin de año y el director cantaba y tocaba el bajo, así que era muy contrastante la imagen de autoridad con la de músico en un escenario.

La cumbia es un género heredado, pero hoy en día las nuevas generaciones se lo han apropiado para reinterpretarlo, ¿ustedes cómo se lo han adueñado?
Juanito: Es muy natural porque lo hemos disfrutado siempre. Es parte de la fiesta cotidiana.
Sebastián: La cumbia es la música más simple para bailar y aflora más fácilmente. Antes se “mal miraba” por ser masivo y ordinario, pero ahora se ha colocado en todos los niveles sociales. Es una reinvidicación. Ahora nos invitan a clubs que antes era imposible hacerlo.
Aldo: La individualidad de cada miembro ha modificado el sonido, muchos vienen del rock, reggae o ska, otros del world music y al momento de juntarnos sale sin proponérnoslo. Aparte muchos géneros surgen de géneros afroamericanos como el ska o la cumbia.

A nosotros nos tocó la referencia directa de los géneros, pero en un futuro la mezcla de cumbia que han hecho se volverán referencia para nuevas generaciones
Juanito: En Chile pasó que cuando comenzábamos, muchas orquestas antiguas nos veían mal por usar ropa más deportiva al tocar. Tal vez por ello los medios nos consideraron como parte de la “nueva cumbia chilena” al darse cuenta de los instrumentos y formas que tenemos al tocar.
Aldo: Los que son más niños seguramente agarrarán elementos más contemporáneos como el pop o la electrónica. Habrá que ver si saldrán haciendo coreografías en vivo mientras tocan cumbia.

¿En qué momento se dieron cuenta de que acuñaron “la nueva cumbia chilena”?
Aldo: Chile es muy largo y hemos podido recorrerlo de punta a punta. Nos sorprendía que tantos niños o abuelos coreaban nuestras canciones, porque no sólo era gente que iba a tomar una cerveza a escuchar música.
Sebastián: También tiene que ver con la ingeniudad del proyecto, ya que no pretendemos ser unos maestros con los instrumentos. Somos simples y se percibe eso. El mensaje es directo y es fácil de recibir

¿Cómo han sentido la respuesta fuera de Latinoamérica?
Juanito: En Estados Unidos la gente fue muy abierta. Hemos tocado en el Millenium Park de Chicago en donde la gente se fue acercando por curiosidad por la música y la pasamos muy bien.

¿Cómo escogen los covers que han incluido en su discografía?
Aldo: Escogemos los temas que nos gustan. Gran parte de ellos son temas antiguos, pero como era un género “renegado” no tuvieron una gran trascendencia en sus épocas. Incluso muchos se han acercado a recomendarnos canciones para hacer nuestras versiones.

¿Qué es lo que más les gusta de México?
Sebastián:
La gente es muy alegre. Tienen una ironía similar a la chilena y los modismos mexicanos nos encantan. No hay tanta violencia verbal como en Chile, ya que se nos ha olvidado un poco la cortesía por allá.

¿Qué les gustaría hacer aprovechando el alcance que han tenido?
Juanito:
Tenemos un proyecto en el tintero para hacer un disco acústico e íntimo “más de humilde campesino” en donde queremos probar nuevos instrimementos como el piano, contrabajo, diferentes guitarras y lo que se nos ocurra. Me encantaría que se concretara pronto.



comments powered by Disqus