Invadiendo: John Talabot


Aprovechando su paso por el SXSW conversamos con John Talabot acerca de su acenso musical en el 2012, su visión de la situación musical en España y las posibilidades de visitar México.


POR Staff Rolling Stone México  



Aprovechando su paso por el SXSW conversamos con John Talabot acerca de su acenso musical en el 2012, su visión de la situación musical en España y las posibilidades de visitar México.

Por @Claudia Ochoa

Como un juego de niños, Oriol Riverola, descubre la música con sus compañeros de escuela como único público, es así como surge el proyecto de John Talabot, quien retoma, a manera de broma, el nombre de la escuela en que estudió.

El Myspace funcionó como plataforma para sus primeros EPs y remixes, siendo aquí donde nace el enigma de su procedencia y el encanto de sus mezclas. Jamás imaginaría el impacto que supondría una recomendación en la web estadounidense Pitchfork y la explosión de su carrera.

Hay quienes piensan que es inglés, otros que es francés, pero en realidad es español, compartiendo con los mexicanos las mismas raíces.

Conversamos con John Talabot acerca de su acenso musical en el 2012, su visión de la situación musical en España y las posibilidades de visitar México.

¿Cómo fue para tí que a partir de la reseña de Pitchfork tu música como John Talabot creciera tanto?
No sé como tomarlo, creo que es como un regalo. De repente un tema tuyo aparece en una web importante, y tu música la empieza a conocer exponencialmente mucha gente, y poco a poco van interesándose  por lo que haces, empiezan a escuchar tus producciones y a estar pendiente de lo que editas.

Sí, es un hecho que ha existido en estos años una progresión a partir de los EPs y remixes, pero ahora con el álbum no sospechaba este rendimiento. Hice un disco pensando en lo que me gustaría escuchar en casa y no esperaba que fuera tan bien recibido. El álbum ha llegado a gente que a la que no me imaginaba que llegaría.

Tu disco ƒin tuvo un impacto a nivel internacional que te ha llevado a girar por muchos países, principalmente fuera de España. ¿Cómo lo percibes contrastado con la situación que España atraviesa?

Evidentemente la situación en España es patética, nos dirigen unos políticos a los que ni les interesa que las cosas se resuelvan, y claro, yo por mi proyecto no me puedo quejar, mi música funciona bien fuera de España, estamos teniendo buenas reseñas y vendiendo discos. En España es difícil compartir el momento de John Talabot, tu llegas de hacer un tour en el extranjero y ves a la gente que la está pasando mal, que tiene problemas y no te dan ganas de compartir y comentar:  “mira me está yendo bien, estoy muy contento”. En este caso, notas a la gente tan aturdida con la situación que casi prefieres no decir nada, e intentas ayudar un poco a los que están en momentos complicados.

Realmente son personas de mi edad, no creas que son señores de 50 años o gente mayor a los que prejubilan. Son personas como tú y como yo que están sin trabajo, recién salidos de carreras y de quizás haber estudiado durante 10 años.

¿Cómo ves el impacto de otros proyectos electrónicos de España hacia el extranjero, como el caso BeGun  o Pional?
Lo veo perfecto, para mí todo lo que sea ayudar a exportar música de amigos, conocidos o relacionados es bueno. En España hay muy buenos artistas y a veces solo falta el empujón para que la gente los conozca, una vez superado esto, el público estará pendiente de la bandas y su perfil alrededor del mundo crecerá.

Tomando en cuenta que el último año estuviste presente en muchos festivales, incluyendo el Primavera Sound en tu ciudad, ¿Qué opinas del hecho de que la subida de impuestos en tu país ha incrementado el precio de los boletos de dicho festival y que contradictoriamente se perfila como el mejor cartel para el 2013 y al que nadie quiere faltar?

Sí, es cierto que el Primavera Sound tiene su base en Barcelona, pero es un festival que ya no llamaría local, el público que trae es internacional, tiene lazos con medios de muchos países, cuenta con escenarios como el Pitchfork y el ATP. El Festival atiende bastante bandas locales, para que la gente las vea, pero es un festival cien por cien internacional que ya no responde a una situación económica en España, sino quizás a una más global, es un producto fuerte y exportable, cosa que se agradece.

Hay festivales que por la subida de impuestos se dejarán de hacer en España, como el Primavera Club, y es una pena.

Entiendo que el nombre de John Talabot lo tomaste de la escuela en la que estudiabas. ¿Crees que el nombre te ha abierto las puertas internacionales al sonar anglosajón?
Es verdad, le puse el nombre de John Talabot al proyecto como una broma entre mis amigos de la escuela, hice los temas, los subí al MySpace sin la intención de editar en físico, y todo se desvirtúo en cierta manera. No es un nombre muy inglés, puede ser francés, puede ser galés o incluso de Normandía, es algo raro, pero mucha gente cree que  realmente me llamo John, fue una broma privada que se convirtió en algo que ya no se puede parar.

¿Te interesaría realizar alguna colaboración con Djs mexicanos?
Pues no lo sé, la verdad es que no conozco mucho la escena de México. He colaborado con músicos mexicanos como Rebolledo, quien ha remezclado el último EP con Pachanga Boys, y después he estado en contacto con músicos de allá, pero realmente no tengo un conocimiento extenso de la escena.

Se escucharon rumores de que visitarás México próximamente. ¿Es cierto?
Estamos buscando opciones para visitar México muy en breve.

Recibimos muchos mails de México preguntando: “¿Cuándo vienes? escuchamos tu disco en la radio.”
Eso me fascina cuando viene de países que no he visitado nunca y en los que mi música gusta, nunca me habría imaginado que una radio de México pusiera mi música, tengo muchas ganas de ir. Fernando, mi manager, está muy enterado de la escena de allá, me ha hablado muy bien acerca del país, él ha estado muchas veces, y todos los grupos que van repiten porque el publico es súper cálido y creo que puede ser un intercambio bastante enriquecedor.



comments powered by Disqus