Los Jaigüey


Los Jaigüey con sabor a México.


POR Staff Rolling Stone México  



Los Jaigüey con sabor a México.

Por Natalia Cano

Dice jaime lópez que “la letra con ritmo entra”. Un principio que define la propuesta musical de Los Jaigüey, un trío funkero, cumbianchero y rockero integrado por el bajista Poncho Figueroa (Santa Sabina) y los hermanos Gustavo y Ricardo Jacob (La Escalera de Jacob).

“Nos consideramos herederos de toda esa tradición de lo que llamaron ‘Los Rupestres’, un movimiento surgido en México en la década de 1980 encabezado por Rockdrigo González, Rafael Catana, Guillermo Briseño y el propio Jaime López. En sus canciones, estos cronistas retratan una visión muy urbana, aunque con una perspectiva foránea. Nuestro proyecto se apega mucho a esa estética lírica, con un mensaje social y político; es una forma de homenaje a esos músicos, cuya escuela era la calle”, cuenta Figueroa.

El nombre de la banda surge de la inspiración de una de las películas más emblemáticas del cineasta y músico David Lynch (Lost Highway,1997), pero con una ligera adaptación sarcástica e irreverente. “Creemos que la realidad social y política de México se acerca a ser una película de Lynch, muy surrealista, así que nuestras canciones narran un poco eso. Pero en las líricas seguimos sumergidos en una onda muy Jim Jarmusch, dónde el texto impera”, refiere Gustavo Jacob, guitarrista del grupo.

Los integrantes de Los Jaigüey estrenaron recientemente su segunda producción discográfica titulada Haciendo tiempo, donde retoman esa conexión entre la música y el cine para presentar cada uno de los nueve temas que dan vida al disco, a manera de guión cinematográfico. “El título lo sacamos de una fragmento de la canción de John Lennon ‘Watching The Wheels’, que dice: ‘I’m just sitting here doing time’. Curiosamente el nombre de este disco fue lo primero que tuvimos listo, antes de la canción que le da nombre”, recuerda el baterista Ricardo Jacob.

Para el trío, más que el disco, lo importante son los conciertos en vivo desde donde pueden completar el llamado a la conciencia del individuo. “No pretendemos crear consciencia social, la palabra social ya es muy megalómana, pero sí consciencia en cada persona. Creemos firmemente que una persona siempre puede ser tocada por el arte. El cambio empieza primero por uno mismo”, opina Figueroa.

“Lo único que no vamos a hacer es tratar de estar a la moda. A lo mejor eso nos condena, porque desafortunadamente es el precio de no estar en el mainstream. A veces pienso que debía hacer jingles como algunos de mis amigos. Lo único que tengo muy claro, es que no quiero parecerme a ninguna de esas bandas gringas de moda. Nuestro estilo musical se acerca más a un son jarocho que al último disco de no sé qué banda”, dice el bajista.



comments powered by Disqus