30 años de ‘Bad’


Michael Jackson estrenó el 31 de agosto de 1987, su reconocido séptimo álbum de estudio.


POR Julio Cruz Montoya  



Cuando Michael Jackson lanzó Bad en 1987 logró algo asombroso: los sencillos “I Can’t Stop Loving You”, “Bad“, “The Way You Make Me Feel”, “Man in the Mirror” y “Dirty Diana” se colocaron como los Número Uno dentro del Top 100 de ese año.

Previo a este estreno, Jackson tenía mucha presión. Buscaba crear un álbum que tuviera un impacto similar al de Thriller (el disco más vendido de la historia). “El rey del pop” sabía lo que estaba en juego, incluso en el documental Bad (2012) algunos de sus colaboradores recordaron que Michael Jackson escribió “100 millones” en un espejo para recordarle su meta. “Había mucha presión para Michael”, declaró su productor Bill Bottrell en una entrevista.

El proceso creativo de este material fue largo y exhaustivo. Bottrell recuerda los interminables días en la casa de Jackson junto al tecladista John Barnes mientras creaban demos: “Él era un gran motivador, él me motivaba. Quería superar las ventas de Thriller”.

“El rey del pop” mantuvo en su órbita a los colaboradores que había participado en su álbum anterior. Nombres como el tecladista Greg Phillinganes, el ingeniero Bruce Swedien, Michael Boddicker (sintetizador), Jerry Hey (trompetista) y el percusionista Paulinho Da Cost formaron parte de la estelar alineación de Bad que fue producido por el legendario Quincy Jones. Además, a finales de los años ochenta, Jackson contó con diversos avances tecnológicos que facilitaron e hicieron que ese material sonara como ningún otro.

Durante este camino, Michael creó la mayoría de las canciones. Sus entregas anteriores contaron con grandes colaboraciones como Rod Temperton. Pero en Bad, él escribió ocho de las 10 canciones de este clásico, incluyendo cuatro de los cinco Número Uno. Esta posición, como la mente maestra de la lírica, fue un nuevo rol que adoptó. Según Bill Bottrell todo nació de la visión de Jackson.

Michael y Jones tenían algunas ideas del sonido que querían para este disco. Después de analizar su álbum anterior, ambos se percataron de que debían incluir más bajo y reducir el sintetizador en este material. “Lo puedes reproducir en un bar, en un club y en un yate. Funciona en todos lados”, agregó Bottrell.

La mayoría de las canciones de Bad fueron creadas en la casa de “El rey del pop”. Sus colaboradores han mencionado que se sentían un ambiente parecido al de un laboratorio y que Michael podía trabajar en lo que quisiera como quisiera.

Aquí puedes escuchar Bad y recordarlo a 30 años de su lanzamiento:



comments powered by Disqus